(Ariel Schalit)

Washington - Más de 16,200 trabajadores en 239 plantas procesadoras de productos cárnicos han sido infectados por el coronavirus y al menos 86 murieron por COVID-19 en estas instalaciones ubicadas en 23 estados, indicó hoy el Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, en inglés).

"Los brotes de COVID-19 entre los trabajadores de las plantas de procesamiento de productos cárnicos pueden afectar rápidamente a un gran número de personas", señaló el informe de la agencia.

En los casos en los cuales la información da detalles de raza o grupo étnico, según CDC, el 87% de las infecciones ocurrió en "trabajadores de minorías".

La faena de animales y el procesamiento de productos cárnicos emplea a unos 525,000 trabajadores en unas 3,500 plantas en todo el país y el informe señaló que "los efectos de COVID-19 sobre los grupos étnicos o raciales minoritarios no se conocen plenamente todavía".

"Pero los datos actuales indican un impacto desproporcionado de enfermedad y muerte entre estos grupos de población", añadió.

Entre los trabajadores de mataderos y plantas de procesamiento en los 21 estados incluidos en este informe cuya raza o grupo étnico se conocen, aproximadamente el 39% eran blancos, el 30% latinos, el 25% afroamericanos y 6% asiáticos.

Pero entre los 9,919 trabajadores con COVID-19, sobre cuya raza o grupo étnico se obtuvo información, aproximadamente el 56% eran latinos, el 19% eran afroamericanos, el 13% eran blancos y el 12% eran asiáticos lo cual, según CDC, "sugiere que los trabajadores hispanos y asiáticos pueden ser afectados de manera desproporcionada por COVID-19 en estos sitios".

Las plantas que procesan carnes rojas y de aves encaran problemas específicos para el control de las enfermedades contagiosas y las evaluaciones de casos de COVID-19 entre los trabajadores de 115 plantas de este tipo hasta el 27 de abril habían documentado 4,913 casos positivos y 20 muertes en 19 estados.

Los factores peculiares que incrementan el riesgo de exposición de los trabajadores al virus que causa COVID-19 incluyen el prolongado contacto personal de los trabajadores ubicados a menos de 5 pies de distancia unos de otros por al menos 15 minutos, en turnos de trabajo que pueden durar de ocho a 12 horas.

Asimismo, los empleados comparten el sitio de trabajo, el transporte desde y hacia sus hogares, el hecho de que muchos de ellos viven congregados en la misma residencia, y el frecuente contacto con otros trabajadores en la comunidad, detalló CDC.

De las 239 plantas que informaron de casos positivos de infección con coronavirus, solo 111, ubicadas en 14 estados, también dieron cuenta de los esfuerzos hechos para contener la propagación de la enfermedad.

El 80% de estas plantas indicó que había instituido controles de temperatura y síntomas cuando los trabajadores entran a su labor; el 77% requirió que los trabajadores se cubran el rostro; el 65% aumentó la disponibilidad de puestos para higiene de las manos; el 63% dio instrucciones a sus empleados sobre salud comunitaria y el 62% instaló barreras físicas entre los trabajadores.