En esta fotografía de archivo del 2 de marzo de 2019, un muro fronterizo separa Nogales, México, a la izquierda, de Nogales, Arizona. (The Associated Press)

Houston — Un tribunal federal de apelaciones en Estados Unidos revivió el viernes una objeción legal de la Cámara de Representantes a la decisión del presidente Donald Trump de utilizar fondos del Departamento de Defensa para construir un muro fronterizo luego que los legisladores demócratas se negaron a proveer los recursos que él solicitaba.

La Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia revirtió el falló de un tribunal menor que desestimó la demanda de los representantes demócratas. El panel de apelaciones dijo que la cámara baja había sido erróneamente privada “de su papel legislativo constitucionalmente indispensable” cuando Trump desvió unilateralmente unos 8.000 millones de dólares para la construcción del muro.

El poder del Congreso para asignar gastos “es una protección clave en la Constitución, un muro, pudiera decirse, entre las ramas del gobierno que previene la usurpación del poder de fondos del Senado y la Cámara de Representantes”, escribió el panel.

La causa regresa ahora a la corte del juez federal Trevor McFadden, nombrado por Trump, que en abril del 2009 falló que el Congreso carecía de la autoridad para demandar.

El Departamento de Justicia no comentó de inmediato.

Los demócratas en la cámara baja demandaron tres meses después del final del cierre de gobierno más prolongado en la historia estadounidense, desatado por la demanda de Trump de financiamiento para construir el muro.

El presidente más adelante firmó una ley de fondos que incluyó $1,400 millones para barreras fronterizas, menos que los $5,700 millones que él había demandado del Congreso. Pero entonces declaró una emergencia nacional para asegurarse miles de millones más en fondos negados por la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, desviando dinero destinado inicialmente para viviendas militares y programas antidrogas.

El paso desató varias demandas legales, incluyendo una de la cámara baja contra la transferencia de dinero para proyectos de construcción militar. Pero la Corte Suprema en julio declinó frenar la construcción del muro mientras continuaba la causa. Los cuatro jueces liberales de la corte disintieron. Una de ellos, Ruth Bader Ginsburg, falleció el 18 de septiembre.

El panel de apelaciones estuvo formado por el juez David B. Sentelle, nombrado por el presidente Ronald Reagan, y dos nominados de Barack Obama: Patricia Millett y Robert Wilkins.

Construir el muro fronterizo fue una de las promesas centrales de la campaña de Trump en el 2016, aunque dijo que México pagaría por la construcción.

La Patrulla Fronteriza dice que ha completado 321 millas de muro durante la administración Trump, aunque la mayoría es remplazo de barreras existentes.