José Baquero, a la derecha, destacó el trabajo que han hecho los municipios pese a contar con pocos recursos.
José Baquero, a la derecha, destacó el trabajo que han hecho los municipios pese a contar con pocos recursos. (Ramon "Tonito" Zayas)

El coordinador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) en Puerto Rico, José Baquero, estimó que la entidad ya ha comprometido alrededor del 90% de los fondos que serán necesarios para completar las obras de reconstrucción producto de las emergencias de los pasados cinco años, incluyendo el huracán María.

Los fondos obligados, poco más de $29,200 millones, cubren unas 10,000 obras de reconstrucción, de las cuales cerca del 60% son municipales, estimó Baquero en una mesa redonda con varios medios.

Los desembolsos, de acuerdo con el portal de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR 3), todavía no alcanzan los $6,000 millones de esa partida, por lo que el país se encuentra en la etapa de “ejecución”, subrayó el funcionario federal, quien, a seis días del quinto aniversario del huracán María reconoció que la fase de respuesta a la emergencia se extendió más de lo ordinario.

“Ahora es que estamos entrando, mayormente, en esa fase de ejecución. El primer paso para que una facilidad se pueda recuperar es que tenga una asignación de dinero. Ya eso está hecho en 10,000 ocasiones, $28,000 millones […] Nosotros continuamos dando asistencia técnica y de política pública al gobierno y a los municipios”, sostuvo Baquero, usando como ejemplo el programa de Working Capital Advance (WCA), mediante el que se adelanta el 25% de los fondos obligados a los ayuntamientos y a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

A pesar de la amplia diferencia entre el dinero comprometido y los desembolsos, Baquero destacó la ejecución de los municipios. Los 6,000 proyectos municipales implican gastos que rondan los $3,000 millones, resaltó el coordinador de FEMA en la isla.

Yo creo que los municipios han hecho, dentro de sus capacidades, un trabajo extraordinario. Usted va a un municipio pequeño y las oficinas de fondos federales son de una persona y es la que trabaja con todos (los proyectos). En términos generales, los municipios han hecho un trabajo extraordinario en esas obligaciones”, dijo Baquero.

El ritmo de los desembolsos dependerá, en gran medida, de la ejecución de la AEE, la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados y el Departamento de Educación que, en conjunto, han recibido asignaciones de cerca de $15,000 millones. Los fondos para las tres entidades se asignaron mediante el mecanismo FAAST (FEMA Accelerated Awards Strategy), que permite calcular el dinero requerido a partir de un muestreo de los daños.

Baquero explicó que tanto FAAST como el WCA se estrenaron en Puerto Rico y son dos de los elementos que FEMA implementará al responder a otros procesos de reconstrucción mayor en los Estados Unidos.

Encaminadas múltiples auditorías

Paralelamente al desarrollo de las obras permanentes, Baquero señaló que FEMA comenzó el proceso de auditar el uso de los fondos desembolsados durante la fase de emergencia, una cantidad que excedió los $5,000 millones. En el caso de algunos subrecipientes, tales como los municipios de Hormigueros y San Sebastián, FEMA está próximo a “cerrar” dichas auditorías.

De acuerdo con Baquero, hasta el momento FEMA no ha identificado alguna irregularidad en el manejo de los fondos correspondientes a la emergencia.

El proceso de auditorías, igualmente, se realiza al concluir los trabajos de obras permanentes, un trámite que puede extenderse por años, toda vez que FEMA audita el manejo de todos los desembolsos. En Luisiana, por ejemplo, FEMA aún no ha cerrado las auditorías relacionadas con la reconstrucción del huracán Katrina, que azotó al estado sureño en 2005.

“Nadie está satisfecho”

Ante la pregunta de cómo catalogaría el manejo de la reconstrucción, a casi cinco años de María, Baquero afirmó que “nadie en Puerto Rico está satisfecho”.

“Hemos hecho gran progreso en cuanto a hacer las obligaciones que son necesarias para que se puedan ejecutar los proyectos. Creo que nadie en Puerto Rico está satisfecho con el paso. Todos queremos que la recuperación se dé más rápido y ese es mi norte, que la recuperación se dé de la forma más rápida posible. Sabemos que hay muchísimos pasos que hay que seguir para que eso se dé”, subrayó Baquero.

Baquero sí aceptó que la fase de emergencia se extendió más del año y medio a dos años que suele demorar, lo que atribuyó a la magnitud del desastre.

Fue, yo creo, en el año tres donde realmente cogió velocidad el proceso de las obligaciones para obra permanente. Esas reparaciones de obra permanente requieren de hacer una inspección, de muchísima documentación por parte de los municipios, (revisar) los récords de mantenimiento de la carretera…”, planteó Baquero.

Las 10,000 obligaciones de $28,000 millones en cinco años es histórico para FEMA. Es la asignación más grande que ha hecho FEMA en su historia y es la que más rápido ha llegado a un número como ese en términos de las obligaciones. Eso no significa que todo ese dinero se vea en la calle, pero ese primer paso de tener la obligación hecha para poder ejecutar va bien”, afirmó el funcionario.

💬Ver comentarios