Aunque la etiqueta de la Pepa Negra reclama ser un “suplemento natural”, la FDA ha encontrado ingredientes activos que son regulados por la entidad federal. Asimismo, la agencia federal ha advertido que su proceso de manufactura no está regulado, por lo que representan un riesgo a la salud.
Aunque la etiqueta de la Pepa Negra reclama ser un “suplemento natural”, la FDA ha encontrado ingredientes activos que son regulados por la entidad federal. Asimismo, la agencia federal ha advertido que su proceso de manufactura no está regulado, por lo que representan un riesgo a la salud. (Pablo Martínez)

En la lista de productos falsificados que entran a Puerto Rico, se encuentran medicamentos que, en otros países, como la República Dominicana, se venden como equivalentes a marcas registradas, pero que en Estados Unidos violan los derechos de propiedad intelectual del fabricante.

Uno de esos productos que llega desde la vecina isla caribeña es una pastilla que replica el componente activo de Viagra. Aunque la patente de ese medicamento para la disfunción eréctil caducó, la farmacéutica Pfizer registró, como parte de su marca su color azul y su forma de diamante, por lo que en el mercado estadounidense estaría prohibida la entrada de un equivalente con esas mismas características de forma y color.

El viajero que traiga esa pastilla, aunque solo sea para su uso, se arriesga a no contar con ella cuando la necesite porque, si el medicamento es detectado al entrar a Puerto Rico, puede ser incautado por el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), indicó el especialista en asuntos públicos de la agencia para Puerto Rico y la Isla Vírgenes, Jeffrey Quiñones.

“Los productos que violan la propiedad intelectual casi siempre vienen con una calidad inferior a lo que es el producto real”, alertó, además, Quiñones. “Hay personas que las traen de República Dominicana y traen muchas (pastillas) supuestamente para uso personal, pero traen lo suficiente como para venderlas al detal”, dijo el portavoz.

Ayer, El Nuevo Día publicó que, a pesar de las orientaciones e intervenciones que han hecho la Administración Federal de Alimentos (FDA, en inglés) y el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) sobre los productos no aprobados, pastillas como la Pepa Negra y otras siguen disponibles en el mercado local.

Aun cuando no fuera un producto engañoso y realmente sea un equivalente de Viagra, al imitar el color y la forma de la marca original se considera una falsificación, por lo que se pudiera incautar, pese a que el propósito de traerla fuera solo para el uso personal y no el de su distribución, aclaró Quiñones.

“Estamos compelidos a detener el producto para proteger el derecho intelectual de esa entidad que lo registra”, dijo el portavoz de CBP.

💬Ver comentarios