El alcalde de Manatí, José Sánchez
El alcalde de Manatí, José Sánchez (David Villafañe Ramos)

Manatí – Una variedad de proyectos de construcción, rehabilitación y remozamiento está en curso en Manatí, a partir de la diversidad geográfica que posee el municipio como costas, montañas y zonas urbanas, indicó el alcalde José Sánchez.

“Tenemos tres importantes atributos. Tenemos la costa, que es hermosa, con las playas más hermosas de Puerto Rico, entre ellas, Mar Chiquita. De la misma manera, tenemos un casco urbano que ahora mismo estamos trabajando varios proyectos para revitalizar con (fondos de) City Revitalization y CDBG para atraer turismo”, dijo el alcalde.

“De igual manera, tenemos la montaña, que es el área de Montebello, que siempre se ha caracterizado por la agricultura y la ganadería. Tenemos los tres atributos, las tres bendiciones que nos ha dado Dios a través de la naturaleza. Y estamos enfatizando en los tres elementos”, abundó.

Desde su oficina en la Casa Alcaldía, el primer ejecutivo municipal detalló cada uno de los proyectos que se propone desarrollar por área, algunos de ellos ya en curso y otros en subasta.

Por ejemplo, en el casco urbano se propone remozar algunas vías como el Paseo de Atenas y la José de Diego. En esta última, colocará un museo interactivo con piezas arqueológicas, salón del deporte, café teatro y un kiosko para la venta de café. También, habrá un cine abierto al público en el centro del pueblo y un área de hospedaje en lo que anteriormente era el Hotel Café Central que data de finales del siglo 19.

“Ambos proyectos ya tienen fondos asignados con fondos CDBG regular y CDBG-DR”, sostuvo Sánchez que cree firmemente que los alcaldes no deben sobrepasar los 12 años en el cargo.

Manatí recibió $12 millones del Estado para lo que ha llamado “Revitalización en la Ciudad” con fondos del programa federal CDBG-DR. Es dinero para que los alcaldes inviertan en sus respectivos cascos urbanos.

Manatí
Manatí (El Nuevo Día)

En la montaña de Manatí, habrá más proyectos para siembra de la mano de organizaciones sin fines de lucro con las que el alcalde ya colabora, particularmente en las cinco de las ocho escuelas públicas que cerró el Estado. “Y estoy pidiendo dos (escuelas) más”, apuntó Sánchez.

En el área de la costa, el alcalde está en proceso de adquirir 14 cuerdas de la zona marítimo-terrestre de Mar Chiquita, donde construirá lo mínimo: baños ecológicos.

“La compra es para preservar el área de manera perpetua y que las mejoras sean ecológicas”, dijo el alcalde.

También, reconstruirá las vías en la costa para correr Mountain Bike.

Mientras, en la Playa Los Tubos, se hará trabajo de revitalización como unas canchas de arenas y áreas recreativas para niños y niñas, cumpliendo con la reserva de la Laguna Tortuguero.

“Estamos estimando que el 2022 es el año en el que van a explotar muchos de estos proyectos. Unos estarán en construcción y otros en subasta. Ese es el año donde va a haber plena ebullición de todos los proyectos. Para el 2023, la mayoría deben estar terminados y uno de ellos que se haya quedado pendiente, terminarlo”, precisó el primer ejecutivo municipal.

Además, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) ya la asignó cerca de $420 millones para ocho de las 32 instalaciones afectadas por el huracán María.

Sin embargo, FEMA aclaró que ha aprobado, hasta la fecha, cerca de $11 millones al Municipio de Manatí para 21 proyectos de recuperación por el huracán María.

De esos 21 proyectos, tres son de categoría de emergencia y 18 corresponden a categorías de obra permanente.

Sánchez indicó que, aunque aún mantiene un litigio con la aseguradora del ayuntamiento, decidió comenzar a trabajar los proyectos de rehabilitación porque tienen los fondos para que luego sean reembolsados por FEMA.

“Ya no le puedo decir (a la gente) ‘el seguro no me ha pagado’. No me lo van a comprar”, sostuvo el alcalde de hablar rápido.

El Municipio de Manatí tenía en el 2017 un déficit acumulado de $10 millones.

Con la auditoría en mano del 2020, Sánchez mostró que hoy día tiene un superávit acumulado de $13,126,700 y otro anual ascendente a $4,876,000.

“He trabajado con honradez e integridad porque tengo tres hijos que los amo y los adoro. El día que me quiera ir de aquí, me quiero ir con la frente en alto. Mis hijos se sienten orgullosos por lo que he logrado y he luchado. No porque soy alcalde”, dijo.

El Municipio de Manatí tenía en el 2017 un déficit acumulado de $10 millones. Con la auditoría en mano del 2020, Sánchez mostró que hoy día tiene un superávit acumulado de $13,126,700 y otro anual ascendente a $4,876,000.
El Municipio de Manatí tenía en el 2017 un déficit acumulado de $10 millones. Con la auditoría en mano del 2020, Sánchez mostró que hoy día tiene un superávit acumulado de $13,126,700 y otro anual ascendente a $4,876,000. (David Villafañe Ramos)

El presupuesto actual del ayuntamiento es de $21.6 millones. Se le suman $42.9 millones en fondos federales.

Explicó que, en el 2017, cuando llegó a la poltrona municipal, después de retar en primarias a Jonathan Figueroa Ríos, el candidato respaldado por quien fuera el alcalde de Manatí por décadas Juan Aubin Cruz Manzano, debió tomar medidas “drásticas” para poner al día las finanzas.

“Tenía un montón de deudas. El municipio gastaba más de lo que recibía. Ese primer año tuve que tomar decisiones difíciles. Del alcalde para abajo, tuve que bajar horas de trabajo. Eliminé el bono de verano. A todos los jefes, les bajé el salario incluyendo el alcalde. Tiré a la calle a todo el mundo a cobrar todo lo que me debían. (El déficit) lo liquidé en el 2018″, apuntó.

Luego, dijo, restableció las horas de trabajo, el bono de verano de $250 y el de Navidad de $600 y creó un nuevo plan de clasificación y retribución, que le costó $1 millón.

“Cuando yo entré (al cargo), no cogí tarjeta de crédito ni la tengo al día de hoy. No la quiero. Eso es un problema. Eso meten preso a los alcaldes por la tarjeta de crédito. El celular es mío personal. Lo único que tengo es el vehículo oficial. No tengo chofer asignado. Esa plaza está vacante. Eso trae problemas también”, enfatizó.

Rodríguez sostuvo que pese a que enderezó las finanzas municipales, aún tiene retos. “Levantar el casco urbano para atraer turismo y desarrollo económico”, afirmó no sin antes destacar que la manufactura fue, por muchos años, la punta de lanza de la economía de Manatí.

Ahora el desarrollo económico de Manatí recae sobre la industria médica con los hospitales que alberga, seguido por el renglón de servicios que el alcalde quiere “complementar” con turismo.

Manatí fue de los primeros municipios que abrazó el concepto de las empresas municipales. Pero al día de hoy solo dos permanecen en pie: Atenas Pineapple y Atenas Community Health. Esta última, explicó el alcalde, administra el centro de diagnóstico y tratamiento junto a una empresa privada.

“Con la pandemia y los huracanes ha mejorado porque ha recibido muchos fondos”, manifestó el alcalde.

En cambio, Atenas Pineapple, una empresa municipal dedicada a la siembra de piñas, resultó muy afectada con los huracanes y la pandemia. Rodríguez indicó que busca, con la asistencia de Agricultura, una empresa privada que le inyecte fondos para que florezca nuevamente.

También el alcalde dijo que otro reto que tiene es la seguridad porque reconoce es uno de los flancos de su pueblo.

💬Ver comentarios