Un grupo de manifestantes arrastran una nevera a la protesta de este jueves en Viejo San Juan.
Un grupo de manifestantes arrastran una nevera a la protesta de este jueves en Viejo San Juan. (David Villafane/Staff)

Con la caja de lo que era su televisor, Raquel Quiñones, residente en Aguadilla, participó este jueves de la manifestación en contra de la alianza público privada (APP) entre el gobierno y LUMA Energy.

“Decidí venir a la manifestación porque si yo estoy sufriendo los daños a través de LUMA y no me expreso, no me hago sentir, (entonces) no tengo derecho de protestar, de decir nada. Si yo protesto y me pongo solidaria con el pueblo, puedo exigir”, dijo Quiñones, quien explicó que perdió el televisor que le regaló su hijo hace un año a causa de “los bajones de luz”, según se lo certificó un técnico.

La mujer de 67 años, al igual que decenas de manifestantes, acudió esta tarde a las inmediaciones de La Fortaleza para exigir la cancelación del contrato. Ante una fuerte vigilancia policial, que cerró las calles inmediatas a la mansión ejecutiva, los manifestantes decidieron concentrarse en la plaza de armas. Allí depositaron abanicos, televisores, monitores de computadoras, entre otros enseres, que dijeron fueron averiados por apagones o cambios constantes en el voltaje de la luz.

“En Aguadilla eso (las interrupciones del servicio eléctrico) ocurren prácticamente todos los días. Puede irse por horas, un día entero. Todo depende”, agregó la mujer, de 62 años.

Previo a que comenzara la manifestación, pautada para las 5:00 p.m., el gobernador Pedro Pierluisi había advertido que colocar “desperdicios” en la calle era ilegal. Además, dijo que a los manifestantes les asistía su derecho a expresarse, pero pidió respeto para la Policía y que se siguieran las leyes.

Al preguntársele qué pasaría con el contrato suplementario de LUMA Energy que vence el 30 de noviembre, Pierluisi dijo que esa fecha no ha llegado.

“Yo estoy bien pendiente de cómo está la cantidad de abonados sin luz. Yo lo que quiero es la red estable”, dijo.

Un manifestante muestra un letrero durante la protesta de este jueves en Viejo San Juan.
Un manifestante muestra un letrero durante la protesta de este jueves en Viejo San Juan. (David Villafane/Staff)

Indignada y molesta la gente

“No quiero hablar”, respondió Clarissa Ramos, residente de Caguas, cuando El Nuevo Día le preguntó qué debía suceder con el contrato de LUMA Energy.

Su participación en la manifestación estaba motivada por el alza en la factura que ha tenido en los últimos meses, pese a las fallas con el servicio ofrecido por LUMA Energy.

“Yo pagaba sobre $50 y $60 (al mes). El último me llegó de $98. Yo vivo sola. Soy jubilada. No puedo”, lamentó al tiempo en que decía que no tiene enseres que causan gastos extremos de luz como secadora, calentador de agua y estufa eléctrica.

“Lo que yo veo en la factura es que me están cobrando el combustible. Mi consumo no ha aumentado. Ese contrato hay que cancelarlo”, exigió la mujer.

Lo mismo reclamó José Hernández, quien incluso tenía una camiseta con la imagen del gobernador y la frase “renuncia Pierluisi”.

“Para mí, Puerto Rico nunca tuvo un gobernador después que sacamos a Ricky (Rosselló de la gobernación). Pierluisi se coló en La Fortaleza y lo que ha hecho es politizar”, dijo el hombre que cargaba un abanico de pedestal.

“En el último apagón, se me dañó el abanico y un televisor. Ellos (el gobierno) han tenido un año y medio para probar que tienen buena fe con el pueblo y hasta ahora no lo han probado. El pueblo se cansó ya”, agregó Hernández.

Atribuyó a una “estrategia política” las expresiones del gobernador de que mantenía en una “probatoria” a la empresa LUMA Energy.

En la manifestación estuvo presente el actor Teófilo Torres con su personaje de Pateco, que entre frase y frase, cuestionó las ejecutorias de los políticos. No faltaron las consignas al ritmo de batucada y las pancartas pidiendo la cancelación del contrato con LUMA Energy y/o la renuncia del gobernador.

José Rodríguez, de Río Piedras, dijo no creer en el gobernador. Explicó que acudió a la manifestación porque en plena temporada de huracanes teme que con el servicio energético a cargo de LUMA Energy, “el país se quede a oscuras totalmente”.

“Yo, como individuo, puedo sobrevivir. Pero tengo que pensar en la gran cantidad de encamados, que sobrepasan de 30,000. Tengo que pensar en lo que pasó tras el huracán María y los compañeros de la UTIER, de Energía Eléctrica fueron los que levantaron todo el sistema con la experiencia de ellos”, sostuvo.

Dudó que ante un huracán de gran magnitud, LUMA Energy pueda atender una emergencia. “Nos dejaron parte del Centro Médico sin luz”, recordó sobre el evento reciente que mantuvo a oscuras el Hospital Universitario.

También, cargando un televisor averiado, Reynaldo Alvarado Rivera, un maestro retirado de Naranjito, cuestionó las ejecutorias del gobernador para con LUMA Energy.

“El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, es el abogado de LUMA porque con todo el desastre que ha hecho LUMA, él sigue defendiéndolo y no los quiere sacar, pues entonces si él no los quiere sacar, vamos a sacar a Pierluisi”, sentenció.

De inmediato, sostuvo que la molestia del pueblo no solo es contra el contrato con LUMA, sino también con el mal estado de las escuelas públicas, las vías de rodaje, los aumentos de luz, la gasolina cara y una economía deficiente.

“¿Qué es lo que están buscando? Estrangular a este país. Y ya estamos cansados. Vamos a hacer lo que sea para defendernos de este atropello”, destacó.

💬Ver comentarios