Se adhiere a los criterios de The Trust Project
A raíz de caótica entrega de vales para placas solares, el secretario de Vivienda reconoce que se debe evaluar el método de distribución presencial

A William Rodríguez se le cuestionó en una vista pública en la Cámara por los criterios utilizados para la repartición de la ayuda y el funcionario admitió que no hay garantías que beneficiados sean representativos de los sectores más vulnerables del país

5 de febrero de 2024 - 8:08 PM

“Se acabaron los boletos”: momento en que se agotaron los vales para placas solares
REPRODUCIR

“Se acabaron los boletos”: momento en que se agotaron los vales para placas solares

El Departamento de Vivienda repartió 4,000 taquillas por internet, 1,000 mediante llamadas y otros 1,000 de manera presencial. Pero los pases, para recibir la asistencia de $30,000, se agotaron con rapidez.

El secretario del Departamento de la Vivienda, William Rodríguez, reconoció este lunes, durante una vista pública en la Cámara de Representantes, que las razones “medicas críticas” no forman parte de los criterios de elegibilidad -establecidos por el gobierno federal- considerados en la otorgación de los 6,000 vales del Programa Nueva Energía, distribuidos la semana pasada para la instalación de placas solares.

A su vez, Rodríguez identificó la necesidad de replantearse a futuro el formato utilizado para la entrega de vales presenciales para la participación de programas similares a Nueva Energía.

“No es un criterio (las necesidades médicas críticas) al momento de selección. Fue un criterio al momento de montar el programa, de lo que queremos y es el propósito del programa… no es que es un criterio prioritario ni de selección excluyente de otras personas”, respondió el titular de la agencia ante cuestionamientos del presidente de la Comisión de Vivienda de la Cámara, el representante Ángel “Tito” Fourquet.

“El programa buscaba no solamente crear resiliencia y un ahorro en la factura, sino, particularmente, preservar la vida y la salud de las familias a través de estos sistemas”, agregó el funcionario.

A pesar de que el diseño del programa está enfocado en los sectores más vulnerables y en aquellas personas con “necesidades médicas críticas”, los requerimientos para determinar la elegibilidad se circunscribieron únicamente a criterios residenciales y de ingresos, según dispuesto por el Departamento de Vivienda federal (HUD, por sus siglas en inglés), dijo Rodríguez.

El secretario del Departamento de la Vivienda, William Rodríguez.
El secretario del Departamento de la Vivienda, William Rodríguez. (Carlos Rivera Giusti)

Argumentó, sin embargo, que han identificado los ingresos “como un indicador clave de vulnerabilidad”, de acuerdo con las estadísticas del Programa de Reparación, Reconstrucción o Reubicación (R3). Bajo esta iniciativa, los peticionarios con ingresos muy bajos constituyeron el 86% del total de solicitudes y, dentro de ese grupo, el 56% eran residentes de edad avanzada.

La primera ronda de asistencia del Programa Nueva Energía -efectuada en marzo de 2023- se limitó a hogares cuyo ingreso no excedía los $22,000 anuales, dependiendo de la composición familiar. En esta segunda fase se aumentó la asistencia a hogares con ingresos que no estuvieran sobre los $63,400 anuales.

“Aquí no hubo beneficio para nadie… aquí no se están viendo colores. Aquí no está habiendo referencia de algún tipo y, si nos pueden acusar de algo, es precisamente de buscar esa transparencia de los procedimientos”, aseveró el jefe de Vivienda.

Abordado sobre el porqué no agregar criterios de elegibilidad, como podría ser las personas encamadas, Rodríguez señaló que HUD dispone, a través de sus requisitos, que no se puede discriminar ni proteger ciertas poblaciones. “Ahora bien, aunque eso fuese permitido, la necesidad en Puerto Rico es mucho más grande... Siempre van a haber personas que van a quedar desprovistas y no podemos ser arbitrarios ni caprichosos en el proceso de selección”, argumentó.

Necesidad de preservar la salud de beneficiarios

Ante las controversias que surgieron -a través de los diez centros- entre quienes llegaron el mismo día de la entrega para intentar lograr obtener uno de los 1,000 vales a ser distribuidos presencialmente, el secretario apuntó a la necesidad de repensar cualquier mecanismo de este tipo.

No digo que no es una alternativa, sino que vemos que la necesidad es tanta y no queremos exponer a las personas de la tercera edad a estar tres días esperando por un boleto. Esa nunca fue la intención y no debería ser”, afirmó.

Relató que para garantizar la seguridad de los solicitantes que empezaron a llegar a los centros con hasta 48 horas de anticipación a la fecha de entrega, el 31 de enero, aprobó que a estas personas se le concedieran boletos que le garantizaran su lugar en la fila.

“Tan pronto advengo en conocimiento de que esto estaba sucediendo a través de los distintos centros…tomé una determinación, como secretario, de preservar la salud y seguridad de las personas que estaban allí y, en ese momento, se hizo un mecanismo de ordenar la fila y se distribuyeron unos documentos respetando el orden de la fila”, explicó el funcionario.

No era un vale del programa y, si la persona no llegaba a la hora de apertura del programa, perdía su turno en la fila”, dijo. “Me sostengo en esa decisión. Para mí lo primordial es la salud, la seguridad y la vida de las personas que estaban allí”, agregó Rodríguez.

Hay programas federales, como Sección 8, que han limitado las solicitudes a formatos virtuales, indicó.

Rodríguez reveló que los 6,000 vales se agotaron a cinco minutos y 20 segundos de haberlos hecho disponible. Entre 8:00 a.m. y 8:01 a.m., dijo, al portal web que habilitaron para el proceso ingresaron 45,000 personas en búsqueda de la ayuda.

“Es igual que en un concierto de Bad Bunny. Si llegas temprano al coliseo y haces la fila, compras el boleto. Pero, aquí el criterio es, si llegas un poco más tarde, tienes 70 años, en lo que buscaste a alguien que te llevara, no cualificas. Es así”, señaló el portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez.

Esta es la segunda ronda del Programa Nueva Energía. Durante la primera, que se concretó en marzo del año pasado, se otorgaron 3,380 boletos. Al momento, dijo Rodríguez, se han completado 604 instalaciones correspondientes a esa primera etapa. “Todavía hay gente que está completando expedientes de solicitantes de la primera ronda”, mencionó.

Nueva Energía es el programa con menor nivel de inelegibilidad, con solo un 5%.

“Siempre los centros fueron importantes y serán importantes para aquellas personas que no tienen acceso a la tecnología. Aquí el tema es que hay una gran necesidad allá afuera que no vamos a poder satisfacer con 6,000 vales”, comentó.

Rodríguez expresó que “no vislumbramos” una nueva ronda del Programa Nueva Energía, aunque adelantó que hay otras iniciativas que “vienen en camino”.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: