Al centro, el presidente de la Cámara de Representantes, Rafael “Tatito” Hernández Montañez. (Ram—n "Tonito" Zayas)

El presidente de la Cámara de Representantes, Rafael “Tatito” Hernández Montañez, confirmó esta mañana que el nombramiento de Manuel Torres como contralor de Puerto Rico será objeto de negociación con el Ejecutivo.

Lo que Hernández Montañez no quiso precisar hoy es a cambio de qué se condicionaría esa designación.

“Hay un caucus pendiente… y el tema que está presentado sobre la mesa es qué vamos a negociar en cuanto a nuestra parte y qué activos de mucho valor del gobernador para poder intercambiar”, dijo Hernández Montañez a El Nuevo Día.

¿Y entre esos asuntos podría estar Manuel Torres?, se le preguntó.

“Adjudícalo. Está, sí lo está. Lo que quiero es balance. No quiero que el caucus, ya que son cuatro años de gobierno… no quiero que me digan que a cambio de un nombramiento tengo 25 cosas porque sería irrazonable. Lo que sea que vamos a negociar, y hay una sola cosa ahora mismo en el tintero (el nombramiento de Larry Seilhamer como secretario de Estado y cambios al Código Electoral) está negociada y trabajándose. Es lo único, pero hay un planteamiento formal en el caucus y tengo que escuchar a los compañeros”, respondió.

Paralelamente, la semana que viene iniciará en la Cámara el proceso de evaluación del nombramiento de Torres cuando el presidente de la Comisión de Nombramientos, Jesús Manuel Ortiz, reciba la visita del nominado. En ese encuentro se le entregará al Torres la lista de documentos que tiene que suplir.

En entrevista con El Nuevo Día, Ortiz indicó que anticipa celebrar la vista pública sobre la evaluación del nombramiento de Torres en dos semanas.

Esta mañana el Senado llevará a votación el proyecto de ley que eleva los requisitos para ocupar el cargo de Contralor y se incluye el que sea Contador Público Autorizado (CPA) y tenga al menos cinco años de experiencia realizando auditorías.

“Lo discutí con el presidente de la Comisión (de Gobierno), Jesús Manuel Ortiz, y lo que hablamos es que, si llega, darle paso a ver cuál es el proceso y ver cuáles son las posiciones. Aquí la costumbre y la norma es que traigamos todas las partes”, dijo, por un lado, Hernández Montañez. “El estado de derecho hoy es el Yellow Book (Libro Amarillo) y no tiene esa rigurosidad. Auditoría es una cosa y ser CPA es otra. Hay una cultura y tradición, pero no ha sido uniforme. No todos los contralores han sido CPA”.

El Libro Amarillo es un documento utilizado por auditores de entidades gubernamentales para realizar su trabajo.

“Quisiera participar… ese tema es de gran interés para mí y quisiera ser parte de las vistas”, señaló.

En el caso de Ortiz, insistió en que quiere escuchar a los “conocedores del tema”, entiéndase el Colegio de Contadores Públicos Autorizados, que ha dejado clara su postura a favor de que el próximo contralor sea CPA. Sin embargo, la actual contralora Yesmín Valdivieso no considera que tener ese título deba ser un requisito y así lo consignó en una ponencia en la Legislatura.

“No he visto el proyecto del Senado y esperaré a ver ese lenguaje. Es de los temas más importante a considerar en cuanto a esta nominación versus su experiencia como contralor electoral haciendo auditorías. No voy a asumir una posición hasta tanto no escuche a las personas que vayan a a la comisión. Quiero saber cuán necesario es que la persona nominada tenga ese título o no”, indicó.

Ortiz sí indicó que solo tres representantes: Orlando José Aponte, Eladio Cardona y Juan José Santiago han levantado preocupación sobre el hecho de que Torres no sea CPA.

Cuando se le preguntó si el nombramiento de Torres debe estar condicionado a alguna acción del Ejecutivo, Ortiz señaló: “El gobernador tiene que contar con la Asamblea Legislativa para que haya diálogo entre las dos ramas y se tiene que dar esa dinámica y eso incluye todos los nombramientos”.

💬Ver comentarios