El senador Héctor Martínez conversa con el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz.
El senador Héctor Martínez conversa con el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz. (Vanessa Serra Díaz)

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, anunció esta mañana, al iniciar la sesión legislativa, que el cuerpo legislativo que dirige no va a concurrir con la versión de la Cámara de Representantes del presupuesto.

Ante esta determinación, anticipó que el presupuesto que entraría en vigor a partir del 1 de julio sería el vigente.

No obstante, la directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal, Natalie Jaresko, ha advertido a la Legislatura que las cámaras tenían hasta hoy para ponerse de acuerdo sobre el presupuesto, lo que significa que existía una pequeña ventana para que entrara el vigor 1 de julio el presupuesto aprobado por la Cámara de Representantes, descrito por Jaresko en una carta como "significativamente consistente" con el presentado el 10 de junio por el ente fiscal.

"Al aparecer no vamos a concurrir con el proyecto de presupuesto  de la Cámara así que el presupuesto vigente se mantendría en vigor", dijo Rivera Schatz al aludir a la disposición constitucional que establece que si la Legislatura no aprueba un presupuesto entraría en vigor el 1 de julio una repetición del vigente.

Con su declaración, el presidente del Senado obvia la facultad que le ha conferido la Ley Promesa a la Junta para imponer su presupuesto. Jaresko ha advertido que si la Legislatura no se ponía de acuerdo hoy en torno al documento de ingresos y gastos del gobierno, impondría a partir del 1 de julio el suyo, que se diferencia del presentado por la gobernadora Wanda Vázquez por $169 millones.

Durante el fin de semana, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos "Johnny" Méndez, y el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Antonio Soto, insistieron en que el cuerpo legislativo defendería el presupuesto que aprobaron, precisamente porque coincide con el de la Junta.

Sin embargo, el Senado introdujo cambios al presupuesto aprobado en la Cámara como asignar $57 millones y no $29 millones -como dispuso la Cámara- a un Programa de Retribución de Empleados Públicos acorde con la Ley del Empleado Único.

El Senado también removió ciertas asignaciones del presupuesto de la Cámara con fondos identificados a los distritos de Soto y de Méndez.