Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El Nuevo Día supo que Albert Torres Berríos (arriba) también fue objeto de una querella por hostigamiento laboral presentada por una exempleada en la oficina de Recursos Humanos del Senado.
El Nuevo Día supo que Albert Torres Berríos (arriba) también fue objeto de una querella por hostigamiento laboral presentada por una exempleada en la oficina de Recursos Humanos del Senado. (Teresa Canino Rivera)

Una querella ética anónima en manos de la Comisión de Ética del Senado le imputa al legislador popular Albert Torres Berríos un presunto esquema de sobornos (kickbacks) en su oficina al, supuestamente, solicitarle dinero a empleados para cubrir sus gastos personales, supo El Nuevo Día.

💬Ver comentarios