Roberto Rodríguez Casillas durante el anuncio de su nominación al Tribunal Supremo.
Roberto Rodríguez Casillas durante el anuncio de su nominación al Tribunal Supremo. (Ramón "Tonito" Zayas)

Independientemente si existe o no la urgencia para llenar la vacante al Tribunal Supremo, tal y como ha sostenido el presidente del Senado, José Luis Dalmau, legisladores de diversas visiones ideológicas coincidieron ayer, lunes, en un proceso de evaluación justo de dicho cuerpo legislativo sobre las cualidades y capacidades del nominado.

“Creo que hay que hacer un análisis de los méritos de la persona que ha sido designada. Lo que no creo es que se pueda descartar a la persona nominada solo por el criterio de que, según lo que dice el presidente, no es una prioridad”, afirmó la portavoz del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén.

La legisladora sostuvo, además, que el nombramiento no debería ser “una pieza de juego político”, como le ocurrió en el pasado al exgobernador Aníbal Acevedo Vilá que tuvo la oportunidad de hacer tres nombramientos al Tribunal Supremo, pero en aquel momento el Senado –nominado por el partido de oposición- no cedió.

“Todo hay que evaluarlo en sus méritos, inclusive eso que dice que el presidente (de que no hay urgencia para llenar la vacante), pero no puede trancarse la evaluación de nominado”, agregó Rivera Lassén.

El domingo el gobernador Pedro Pierluisi anunció la designación del honorable Roberto Rodríguez Casillas al Tribunal Supremo.

Dalmau ha sido consistente en su postura. “Sí, tengo objeción a que se llene la vacante. No estoy hablando del candidato estoy hablando de la vacante. La vacante del Tribunal Supremo, a mi juicio, no es urgente llenarla en estos momentos”, insistió ayer. “De aquí al junio 30 tenemos para evaluarlo... o no atenderlo”, subrayó.

A preguntas de los medios de comunicación descartó ayer que exista algún tipo de negociación con el Ejecutivo condicionando el nombramiento al Tribunal Supremo con designaciones para la Comisión Estatal de Elecciones. “No estuvo en la conversación, ni una negociación ni nada a cambio”, aseguró.

El presidente senatorial recordó que la posición institucional del Partido Popular Democrático (PPD) en cuanto a la composición del máximo foro judicial del país siempre fue que debía tener un máximo de siete miembros.

“La composición del Tribunal Supremo está establecida en ley y cuando hay una vacante en cualquier puesto y no haya obstáculo para llenarla, se llena... Yo respeto mucho la función del Senado, lo que sí pienso es que cada cual tiene que hacer su trabajo”, sostuvo el domingo, por su parte, el primer ejecutivo.

Mientras, el portavoz alterno del Partido Nuevo Progresista (PNP), Carmelo Ríos, dijo que el Supremo no puede ser un “banquete” o “un tesoro que usted lo guarda por tres años para ver qué pasa”. “Esto es una cosa seria y deben darle, por lo menos, el debido proceso. Si ellos creen que después de darle el debido proceso, no cuenta con los votos, pues que cada cual rinda su responsabilidad, pero no puede despecharlo con que no es su prioridad”, afirmó.

“Todo lo que ellos dicen que van a hacer no lo hacen y parece una feria científica de tantas investigaciones que hacen. Se han dedicado a investigar y qué soluciones, a través de esas investigaciones, han tenido, ninguna. Por lo menos han sido consistentes en que no tienen prioridad para nada”, agregó Ríos en referencia a la mayoría legislativa.

El senador Rafael Bernabe, también del MVC, sostuvo que, independientemente del candidato, hay que evaluarlo en sus méritos. “Para nosotros, es bien importante su posición respecto a unos temas importantes como el derecho al aborto, la separación de Iglesia y Estado, el acceso a la justicia de personas las sin recursos económicos y la situación con estas leyes de libertad de conciencias”, dijo.

“Yo creo que, sí debe realizarse el proceso de evaluación independientemente de que siempre van a haber otras consideraciones, pero eso es harina de otro costal”, expuso la portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago.

Alineados

El senador independiente José Vargas Vidot coincidió con la postura del presidente legislativo. “A veces esa prisa desdeña la posición misma, habla muy mal porque lo mete en el quiosquismo político. Creo que en este momento debemos estar resolviendo un saco de cosas que se han desatendido. La violencia de género ha tenido un repunte, al igual que el COVID-19”, afirmó.

Mientras, la senadora Gretchen Hau señaló respetar la conversación sostenida entre el presidente del Senado y el gobernador y sostuvo que es el nombramiento del secretario del Departamento de Educación el que debe ser atendido con “más premura aún”.

“Reconozco la importancia de cada nombramiento, en especial cuando se trata del Tribunal Supremo. Sin embargo, es de conocimiento público la controversia generada ante la nominación del juez Roberto Rodríguez Casillas para el puesto de juez asociado luego de que el presidente del Senado le informara al gobernador su postura con relación a este nombramiento”, señaló Hau en expresiones escritas.

Aprueban resolución

Mientras, el caucus del PPD en la Cámara aprobó ayer -de forma unánime- una resolución institucional en respaldo a la posición que ha asumido Dalmau, como presidente de la colectividad, sobre la nominación hecha al Tribunal Supremo por el primer ejecutivo.

La resolución también le solicita a la Junta de Gobierno del PPD que acoja la resolución aprobada por el caucus y que respalden institucionalmente la decisión de Dalmau. “Que tengan una posición consistente y clara del Partido Popular”, dijo el presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández.

“Exhortamos al primer ejecutivo a que respete la voluntad del pueblo, que eligió un gobierno compartido para propiciar el diálogo y mantener un balance adecuado de nuestro gobierno. Además, invitamos al gobernador a que busque el consejo y no solo el consentimiento del Senado a la hora de hacer una designación de esta envergadura”, lee el documento.

💬Ver comentarios