Rafael "Tatito" Hernández, presidente de la Cámara. (Ramón "Tonito" Zayas)

El presidente de la Cámara de Representantes, Rafael “Tatito” Hernández Montañez, firmó esta mañana una una orden administrativa para atender el COVID-19 en dicho cuerpo, luego de que un empleado resultó positivo a la enfermedad.

El líder de la Pava llamó a la iniciativa una “estado de emergencia”.

El caso positivo provocó la cancelación el jueves de la sesión legislativa. Como resultado, cinco legisladores -incluyéndolo- están en cuarentena, además de 11 empleados de la oficina de prensa y seis personas de la presidencia.

Todas estas personas, al igual que 11 periodistas que participaron en una conferencia de prensa el martes, se tendrán que hacer el lunes pruebas de COVID-19 en el Departamento de Salud.

El protocolo anunciado por Hernández Montañez ya consigna la necesidad de que personas con contacto directo con un caso positivo se tienen que comenzar cuarentena. Esa es la primera fase y la segunda establece que “varios” casos positivos en un departamento u oficina provocarán su cierre.

De aumentar el número de casos positivos, se podría ordenar el cierre de los trabajos administrativos. Esa es la tercera fase.

Como pasos preventivos, Hernández Montañez anunció que se han cancelado todas las reuniones presenciales y otras -como tres vistas de enmiendas a proyectos pautadas para el lune- se harán mediante videoconferencia, solamente con la presencia del presidente de la comisión en el salón de audiencias.

Las sesiones legislativas y las vistas públicas se celebrarían con acceso limitado de personas. Igualmente, el cuerpo legislativo repartirá materiales de protección personal y requerirá, a partir del lunes, que todo el mundo utilice mascarillas quirúrgicas o K-95.

También se instalarán termómetros digitales en la entrada (actualmente personal de seguridad toma la temperatura manualmente) y “en las próximas semanas” se instalarán estos termómetros en oficinas legislativas y en otras dependencias.

El nuevo protocolo también ordena la designación por cada oficina o dependencia de un oficial de cernimiento que tendrá que tomarle la temperatura a todos los visitantes y empleados. También servirán de enlace con la Oficina de Manejo de Emergencias de la Superintendencia.

Hernández Montañez indicó que le envió una carta al gobernador Pedro Pierluisi y al secretario de Salud, Carlos Mellado, para que los mayores de 65 en la Cámara -que son alrededor de 100- que no se han vacunado, puedan cumplir con el proceso de inoculación en el distrito Capitolino. El líder cameral subrayó que la petición no persigue que se modifiquen planes actuales de vacunación a nivel isla.

El pasado cuatrienio, el expresidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez Núñez, firmó en marzo del 2020 un protocolo de seguridad contra el virus. Luego firmó un plan de reapertura de la Cámara cuando se detectaron una serie de casos en mayo.

En ese entonces, nunca estuvo disponible para la prensa para contestar preguntas del asunto.

Hernández Montañez convocó esta mañana a una videoconferencia acompañado, entre otras personas, por el superintendente del Capitolio, César Hernández Alfonzo. A pesar de que Superintendencia tiene jurisdicción sobre todos los edificios del distrito Capitolino, Hernández Montañez argumentó que esa dependencia no tiene el poder de imponerle nuevos protocolos de seguridad al Senado y a la Oficina de Servicios Legislativos.

“Superintendencia no le puede pedir a un legislador que haga algo en su oficina. Eso es un asunto estrictamente del cuerpo legislativo”, dijo Hernández Montañez al indicar que confía que Dalmau Santiago implantará un protocolo igual o más riguroso que el de él.

“Confío en eso”, dijo. “De la misma manera en que el Senado ha hecho cambios administrativos y nos envían copia de las órdenes administrativas, y han sido varias, en cuanto a este proceso les vamos a dar copia a ellos”, dijo Hernández Montañez al insistir en que hay buena comunicación entre él y Dalmau Santiago.

“Acabo de firmar el documento”, dijo. “Él (Dalmau Santiago) domina el tema de salud, se está moviendo”.

Ángel Raúl Matos, portavoz de Dalmau Santiago, indicó que las entradas al Capitolio son controlada por Superintendencia, que tiene la facultad de establecer protocolos específicos En cuanto a vistas públicas, indicó que si un deponente solicitar que una audiencia se realiza de manera virtual “se tomarán medidas” y, de ser presencial, “se establecerán las medidas de seguridad necesarias”.

“Y las sesiones van a seguir corriendo con normalidad y velando por el distanciamiento y las medidas de seguridad’, dijo.

💬Ver comentarios