El Departamento de Educación se enfocará en tres estrategias este año escolar: mayor uso de la tecnología, enseñanza basada en proyectos e instrucción individualizada. (horizontal-x3)
El Departamento de Educación se enfocará en tres estrategias este año escolar: mayor uso de la tecnología, enseñanza basada en proyectos e instrucción individualizada. (José R. Madera)

Cuando el timbre suene mañana en las escuelas públicas del país, poco más de 20,000 estudiantes estarán pisando por primera vez un nuevo plantel luego que los centros educativos que los acogieron hasta el pasado mes de mayo fueran cerrados por el Departamento de Educación.

La incertidumbre de cómo se logrará la integración de cientos de comunidades escolares añade un elemento adicional de complejidad al inicio de este año escolar, uno en el que además se podría registrar una reducción marcada de menores en el sistema.

Reubicaciones a escuelas más distantes de los hogares o la unión de alumnos que provienen de sectores en los que existen rencillas entre los adultos son algunos de los elementos que han estado en la mente de los padres mientras compraban uniformes nuevos, libretas y crayolas.

“Por la seguridad de los niños, preferimos escoger otra escuela (a la que había seleccionado el Departamento de Educación). Preferimos matricular a los niños en otro pueblo, muchos nos fuimos para otro pueblo”, expresó Idela Iñesta, madre de un alumno que hasta mayo asistió a la escuela Luis Muñoz Rivera en San Germán. Este plantel ya fue cerrado, así que el hijo de Iñesta comenzará mañana el quinto grado en una escuela en Hormigueros.

Al finalizar el pasado año escolar, el Departamento de Educación concretó el cierre de 167 escuelas públicas, principalmente debido a la reducción constante en la población estudiantil y en el presupuesto de la agencia.

“Esta ha sido la decisión más horrible que ha podido tomar el Departamento de Educación. No ha habido un apoyo para los niños. Los van a ubicar en una escuela que no es apropiada para nuestros niños por los problemas de seguridad que hay”, aseguró Anette Cruz, portavoz de la comunidad escolar del plantel María Montañez Gómez, de Caguas.

Cruz relató que los estudiantes fueron reubicados a planteles dentro del mismo municipio, pero ubicados en sectores donde se conoce que hay rencillas entre grupos criminales. “La directora (de una de las escuelas) dijo que iba a tomar las medidas necesarias, siempre que estuviera en sus manos, para garantizar la seguridad de los niños. Pero esto sabemos que es más lo que puede hacer dentro portón de la escuela hacia adentro”, añadió.

A pesar de las preocupaciones de padres, madres y encargados, la secretaria de Educación, Julia Keleher, aseguró que se han tomado todas las medidas para que los alumnos de escuelas que fueron cerradas sean atendidos adecuadamente en las escuelas que los reciban.

En total, la secretaria destacó que la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) autorizó la contratación de unos 4,600 maestros transitorios para este semestre escolar. De estos, 1,000 educadores formarían parte del proyecto “Team Teaching”, mediante el cual se busca que existan asistentes de maestro en las aulas para ofrecer una instrucción individualizada a los estudiantes. De estos, hasta lasemana pasada quedaban poco menos de 230 vacantespor llenar. 

“Voy a tener maestros de más. No se esperaba una merma así de grande en la matrícula”, expresó Keleher.

A base a la cantidad de estudiantes que habían sido matriculados en las escuelas hasta el jueves, a los planteles llegarán aproximadamente 40,000 estudiantes menos al compararlos con lo que cursaron estudios en el sistema público en mayo. No obstante, la funcionaria reconoció que este número no es final, pues no es obligatorio que los padres o encargados matriculen a los menores previo al inicio del año escolar y, por lo tanto, no existe una cultura de hacerlo.

De todos modos, la agencia ya prepara el mecanismo para reubicar empleados docentes en septiembre.

Áreas prioritarias

Este será el primer año escolar que Keleher estrena como secretaria de Educación y como encargada de transformar el sistema educativo, por lo cual está enfocada en implementar una serie de cambios tanto a nivel administrativo como académico.

Además de continuar con la reestructuración de las regiones educativas en busca de convertirlas en agencias educativas locales (LEA, por sus siglas en inglés) para que sean entes autónomos bajo las regulaciones federales, la funcionaria además ha impartido instrucciones que redundarán en cambios en los salones de clases.

Por un lado, este semestre se le dará más énfasis al uso de la tecnología en las lecciones diarias, así como modificar el mecanismo de instrucción para que gire en torno al desarrollo de proyectos -que permitan que los estudiantes apliquen lo que aprenden y desarrollen su pensamiento crítico- mediante la filosofía conocida como “project based learning”, indicó Keleher.

Lograr que todas las escuelas públicas puedan tener una conexión adecuada a internet ha sido un reto de años para Educación, pero la secretaria aseguró que esa meta se alcanzará.

“No hay que reinventar la rueda, hay distritos que lo han hecho ya y lo que vamos a hacer es trabajar con ellos para que nos ayuden a lograrlo”, señaló Keleher, al destacar que recibirán asesoría del distrito de Jefferson Parish, en el estado de Lousiana.

El semestre pasado, la funcionaria anunció que se modificaría -por segunda ocasión en tres años- el proceso de contratación de transportación escolar. No obstante, debido a limitaciones de tiempo, hace dos semanas se firmaron contratos de emergencia para extender los acuerdos vigentes de modo que no se afecten los servicios a los niños mientras se evalúan las rutas duplicadas que se han identificado, expresó Keleher.


💬Ver 0 comentarios