La ACLU indicó que intentar limitar el movimiento de los manifestantes previo a la protesta tiene el efecto de disuadir la participación. (semisquare-x3)
La ACLU indicó que intentar limitar el movimiento de los manifestantes previo a la protesta tiene el efecto de disuadir la participación. (Ramón “Tonito” Zayas)

La Unión de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) defendió la intención de los manifestantes de marchar y ubicar una tarima en las vías públicas que deseen para la manifestación convocada para mañana, Día Internacional de los Trabajadores.

La expresión de la ACLU surge luego de que organizadores del evento denunciaran que las autoridades no les informaron que no podrían marchar por la avenida Juan Ponce de León en la Milla de Oro en Hato Rey hasta la calle Chardón, donde tampoco podrían ubicar su tarima.

“Las vías y plazas públicas son foros de expresión pública. La manifestación del 1ero de Mayo es tradicionalmente un medio de expresión por parte del pueblo, un ejercicio cobijado por la Primera Enmienda y Carta de Derechos de Puerto Rico, en contra de los atropellos gubernamentales”, indicó la ACLU en declaraciones escritas.

Agregó que “esta es una actividad protegida por la Constitución que no se puede censurar previamente por el gobierno”.

“Le recordamos al gobierno que los manifestantes no pueden ser controlados en su ejercicio del derecho constitucional a la libertad de expresión. Intentar limitar el movimiento de manifestarse previo a la protesta tiene el efecto de disuadir la participación, ya que crea aprehensión, un clima de tensión y un efecto paralizante”, abundó.

Tras una reunión con el liderato de la Policía con el gobernador Ricardo Rosselló Nevares, el subsecretario de la gobernación, Erik Rolón, dijo en conferencia de prensa ayer que la ruta y ubicación de la tarima propuesta por los manifestantes no era compatible con el plan de seguridad.

Dijo que se le ofreció, en cambio, que ubiquen la tarima donde estuvo el año pasado, en la intersección de la avenida Muñoz Rivera con la avenida Roosevelt.

Rolón indicó que la oposición a la tarima en la calle Chardón se debe a que “la Policía ha identificado que es un área propensa que coloca en riesgo la seguridad... Basado en la experiencia de pasados años, se entiende que esa no es el área idónea para garantizar la seguridad de los manifestantes y de los no manifestantes”.

En caso de que se produzcan las manifestaciones sin acuerdos, Rolón indicó que “la Policía está lista para cualquier imprevisto en caso de que una organización no acuerde la ruta y la tarima… Hay un plan con varios escenarios”.

Mientras, el comisionado de la Policía, Henry Escalera, indicó que la Uniformada tiene autoridad para establecer medidas.

“No, no. Nosotros no imponemos. Nosotros vamos a garantizarle sus derechos”, dijo Escalera a El Nuevo Día. “Sí puedo decir que hay jurisprudencia de que la Policía puede regular unas áreas para la seguridad de todos. Lo que buscamos es el diálogo. No venimos a buscar ninguna confrontación. Se le va a garantizar sus derechos”.


💬Ver 0 comentarios