El Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) Susana Centeno en Vieques, que permanece cerrado desde el impacto del huracán María en septiembre de 2017, es una de las estructuras en espera de reparación bajo los procesos de la Sección 428. (GFR Media)

El Gobierno de Puerto Rico solicitó a la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) una extensión de la fecha que se había dispuesto para la culminación de los estimados de costos totales de los proyectos permanentes de reparación o reconstrucción a través de la Sección 428 de la de la Ley Stafford.

La fecha límite para la entrega de todos los estimados es el 11 de octubre de 2019. El director ejecutivo de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3), Omar Marrero, confirmó que ya envió una carta a FEMA con la solicitud, aunque dijo que la agencia federal denegó una extensión general del límite en calendario para completar todos los estimados.

“Hace unas semanas atrás solicitamos la extensión de la fecha, porque las reglas o las guías de la (Sección) 428 establecía que a un año de haberla firmado teníamos que verificar y ver si era necesario una extensión”, afirmó Marrero en entrevista exclusiva con El Nuevo Día.

El licenciado indicó que en la respuesta FEMA planteó que únicamente considerarían la extensión por sector o por recipiente, pero dijo que COR3 ya se encuentra trabajando para demostrarle a la agencia federal que la extensión general se justifica.  

Luego del huracán María el Gobierno de Puerto Rico se acogió a los procesos alternativos bajo la Sección 428, que prometían flexibilidad y agilidad en el uso de los fondos, aunque la realidad en la isla ha sido distinta. El gobierno estatal y FEMA establecieron en abril de 2018 las guías para el programa de proyectos permanentes.

Atrás en los estimados de costos

Desde la firma e implementación de los procesos, el COR3 y FEMA han culminado 46 estimados de costos totales de proyectos.

La proyección de COR3 es que, cuando finalicen los procesos, debe haber entre 5,000 y 7,000 estimados de costos de proyectos. Es decir, que hasta la fecha solo se ha realizado menos del 1% del trabajo.

Según Marrero, las partes -entiéndase COR3, FEMA y en muchos casos, terceros como municipios- deben evaluar 90,000 “sitios” o lugares de impacto, pero solo 12,000 han pasado por el filtro completo de análisis. De ese universo saldría el total de proyectos.

El funcionario denunció que el atraso se debe en gran medida a que FEMA se ha negado a autorizar que ingenieros locales certifiquen estimados de costos, de modo que en ese sentido se ha dependido en su totalidad de los expertos que provee FEMA.

“Algo que hemos acentuado es la necesidad de que se permita a los ingenieros locales debidamente licenciados que puedan estimar los costos dentro de ciertos parámetros, permitir que ingenieros licenciados -que tienen que pasar a través del mismo proceso que cualquier otro ingeniero licenciado de Estado Unidos- pueda certificar esos estimados, particularmente en el renglón de los municipios”, explicó.

En declaraciones escritas a El Nuevo Día, FEMA aseguró que “considera plenamente” la experiencia local en ingeniería para la formulación de proyectos, incluyendo la determinación de la aplicación de los métodos de estimación de costos. La agencia no respondió de manera específica si está utilizando ingenieros locales para certificar los estimados.

“FEMA colaborará con los profesionales locales de ingeniería, en particular con los arquitectos e ingenieros profesionales contratados por los subreceptores para realizar el trabajo de diseño para la reconstrucción, y utilizará los informes locales de ingeniería para informar el desarrollo de Descripciones y Dimensiones de Daños, Alcance del Trabajo, Propuesta para la Mitigación de Riesgos y estimaciones de costos”, respondió la Oficina de Prensa de FEMA en Puerto Rico.

Marrero indicó, además, que la agencia federal se ha negado a utilizar ciertas metodologías de estimación de costos que han resultado ser más eficientes en otras jurisdicciones.

“El trabajo es humanamente imposible a menos que puedas utilizar muestreo y metodología de estimación de costos que se han utilizado en otras jurisdicciones o utilicen ingenieros locales”, subrayó.

“Si no van a utilizar nada de eso y únicamente dependen (los estimados) de los procesos internos de FEMA, yo creo que la data evidencia el reto monumental que sería tener todo eso para esa fecha (11 de octubre)”, sostuvo.

Por su parte, FEMA sostuvo que no ha rechazado ninguna metodología de estimación de costos hasta la fecha y aseguró que se mantiene en coordinación con especialistas en estimación de costos de COR3 para desarrollar una metodología conjunta para la formulación de proyectos.

“FEMA utiliza una mezcla de costos reales, el Formato de Estimación de Costos (CEF), y el flujo de trabajo nacional a través del Centro de Recursos Consolidados del Atlántico (CRC) para desarrollar estimaciones de costos para proyectos. Estos presupuestos/proyectos se presentan al solicitante antes de que se produzca cualquier obligación de dinero”, apuntó la agencia.

El director de FEMA en Puerto Rico, Michael Byrne, sostuvo en marzo que “el gobernador (Ricardo Rosselló Nevares) ha identificado 81 proyectosprioritarios que estamos trabajando conjuntamente para terminarlos”, en referencia a los estimados de costos de infraestructura.

“Establecimos procesos con paneles de expertos mirando estos trabajos para asegurar que están bien estimados, porque ciertamente no queremos estimar de menos”, expresó en entrevista con este medio.

Debaten por reconstruir más fuerte

Marrero planteó que otra de las presuntas razones del atraso es que FEMA se negó a incluir en los estimados las condiciones preexistentes de las estructuras o facilidades impactadas por el huracán María, luego que la Ley de Presupuesto Bibartidista aprobada en febrero de 2018 dejara a discreción del administrador de FEMA si se incluían o no dichos costos.

Esto tendría como resultado una reconstrucción resiliente o resistente a futuros eventos atmosféricos. “Básicamente le daba discreción al jefe de FEMA de obviar o eximir la condición preexistente de una facilidad que provee servicios críticos de forma tal que se pueda reparar de manera más fuerte”, sostuvo.

Sin embargo, el proyecto de asistencia por desastres que firmó el presidente Donald Trump el jueves incluye entre sus disposiciones un lenguaje más claro respecto a la consideración de la condición preexistente, que ya no sería un asunto discrecional de parte de FEMA, sino que hay un mandato de construir más fuerte aunque eso implique reparar condiciones previas al huracán.

Marrero calificó dicha disposición como “fundamental” para el proceso de reconstrucción en la isla, aunque se encuentra atento a cómo, finalmente, la agencia interpreta e implementa la disposición.

“Estaremos bien vigilantes en cuanto a cómo va a ser esa política que se desarrolle para asegurar que la intención congresional se haga conforme a Derecho”, manifestó.

En ese sentido, el director ejecutivo adelantó que el COR3 comenzaría a revisar nuevamente los estimados de proyectos ya completados o en proceso para que se tome en cuenta las condiciones preexistentes en los costos totales.  

Por su parte, FEMA indicó que previo a la aprobación de la nueva medida ya había desarrollado una guía que establecía que, para las instalaciones de servicios críticos, la condición de los componentes dañados o no dañados previa al desastre atmosférico no será un factor para determinar el alcance elegible del trabajo.

“FEMA, la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia de Puerto Rico (COR3), y los funcionarios locales solicitantes trabajan en colaboración para revisar conjuntamente el resultado de los desastres y los daños preexistentes con fines de elegibilidad, esto incluye la evaluación de todos los daños para determinar las posibles medidas de mitigación y el incremento de la resiliencia de la instalación”, aseguró la agencia.

La fecha en la que culminen todos los procesos relacionados a la Sección 428 y se firmen todos los estimados de proyectos es particularmente importante luego de la firma Trump en el nuevo proyecto de asistencia por desastres.

Dicha medida incluye una disposición que especifica que los fondos de CDBG no estarán disponibles para Puerto Rico hasta que no se llegue a un acuerdo final total respecto a los costos. Marrero restó preocupación ante esa disposición y dijo que el enfoque ahora es garantizar que los fondos sean obligados para los proyectos permanentes.

“Lo que nos motiva es que nos aseguremos que tengamos todos los recursos y las herramientas para un proceso de recuperación digno para los puertorriqueños, eso es lo que estamos pidiendo”, subrayó.

Al menos $8,226 millones en fondos de mitigación asignados bajo el CDBG-DR, dependen del acuerdo sobre las obras permanentes que financiará FEMA bajo la sección 428, así como los $304 millones adicionales que otorga la legislación recién aprobada por la Casa Blanca.


💬Ver 0 comentarios