Según José Sánchez de la Asociación de Laboratorios Clínicos, gran parte del equipo que se utiliza en los laboratorios es fabricado y enviado desde China. (GFR Media)

Falta de equipo de protección personal y de materiales de desinfección, así como problemas en la disponibilidad de reactivos de pruebas rutinarias, amenazan con que los laboratorios de comunidad del país tengan que limitar sus horas de operación y los servicios que puedan ofrecer, anticipó José Sánchez, miembro de la junta de directores de la Asociación de Laboratorios Clínicos.

Sánchez resaltó que ya los suplidores locales no tienen disponibilidad de mascarillas, guantes, batas ni “face shields”, entre otros artículos de protección personal importantes para el personal de laboratorio, así como otros proveedores de la salud.

“Los laboratorios están poniendo órdenes (a los suplidores), pero están en “back order” (no disponibles en inventario). Dicen que pueden tardar de cuatro a seis semanas (en tener este equipo)”, dijo.

La escasez, indicó, también abarca reactivos de muestras rutinarias, como la que utiliza la técnica molecular (PCR, por sus siglas en inglés), el procedimiento que se utiliza en las pruebas diagnósticas del COVID-19 en los Estados Unidos.

“Nos vamos a ver afectados en el seguimiento de otras pruebas. Algunos laboratorios ya están limitando los horarios (de operación) para minimizar el riesgo de contagio (en el personal de los laboratorios)”, dijo Sánchez, quien resaltó que gran parte del equipo que se utiliza en los laboratorios es fabricado y enviado desde China, donde comenzaron los primeros casos de COVID-19 y donde se considera el epicentro de esta pandemia.

Según Sánchez, esta situación no solo se vive en Puerto Rico, sino a nivel nacional también.

“Esto va a afectar a todos los hospitales y a todo el sistema de salud”, sostuvo.

La licenciada Alba Rivera, pasada presidenta de la Asociación de Laboratorios Clínicos, coincidió en la falta de equipo esencial para la operación de los laboratorios. Se mostró particularmente consternada con la falta de reactivos para poder realizar la prueba de micoplasma, enfermedad respiratoria de fácil contagio.

“Esta mañana llamé a varios distribuidores y dijeron que las cantidades (de estos reactivos) estaban bastante limitadas, que no los tenían disponibles hoy”, dijo.

Su preocupación, explicó, nace de la cantidad de casos de micoplasma que continúan diagnosticándose en la zona sur del país, donde ubica su Laboratorio Clínico Plaza Oasis, en Santa Isabel.

“El problema es que como se parece tanto a la influenza como se puede diferenciar es si se trata de un cuadro bacteriano o viral”, señaló.


💬Ver 0 comentarios