(semisquare-x3)
Los castillos San Cristóbal y San Felipe del Morro permanecen abiertos por un acuerdo con la Compañía de Turismo. (GFR Media)

La principal amenaza del cierre del gobierno federal para Puerto Rico continúa siendo el potencial retraso en las tareas administrativas asociadas con los fondos de reconstrucción que aún no se han autorizado.

Esto es particularmente importante en los proyectos que se canalizan a través del Departamento de Vivienda federal, una de las principales agencias afectadas por el tranque entre la Casa Blanca y el Congreso, que hoy entra al decimocuarto día.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, también destacó que hay un impacto significativo con los empleados federales que se han quedado sin paga por el cierre. La funcionaria no precisó cantidad, pero algunas versiones apuntan a que 4,000 personas se han afectado por el cierre.

“El efecto es que los envían a sus casas sin compromiso de pago o pueden estar trabajando sin paga”, sostuvo, y mencionó, por ejemplo, a los trabajadores del área de seguridad.

Otra gran amenaza fue para la industria turística. Por ejemplo, los castillos San Cristóbal y San Felipe del Morro iban a ser cerrados por el Servicio de Parques Nacionales, agencia estadounidense que los administra y que está sujeta a la contingencia federal. Las instalaciones, sin embargo, se mantuvieron abiertas debido a que la Compañía de Turismo está sufragando la operación con sus fondos.

Una situación similar se perfiló para el Bosque Nacional El Yunque, pero el Departamento de Agricultura federal mantuvo los servicios abiertos allí, pese a que cerca del 40% de sus operaciones fueron suspendidas. 

El cierre comenzó el 22 de diciembre y afecta a cerca del 25% del gobierno federal. Entre las agencias más afectadas están los departamentos del Tesoro, de lo Interior, de Comercio, de Vivienda y Desarrollo Urbano, y de Protección Ambiental. Estas dependencias tienen más del 70% de sus operaciones paralizadas.

Otras dependencias tienen cierres, pero limitados. Estos son los departamentos de Justicia, Agricultura, Servicios Generales, Transporte y Seguridad Interna. Los programas de estas agencias que sean considerados esenciales para la operación del gobierno federal siguen funcionando, a pesar del cierre decretado por el impasse entre la Casa Blanca y el Congreso.

Por ejemplo, la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) está adscrita al Departamento de Seguridad Interna, que enfrenta cierres en una buena parte de sus programas, pero al estimarse como un servicio esencial sigue funcionando como de costumbre. En cambio, el Servicio de Parques Nacionales no es considerado un servicio esencial, por lo que no está en funciones salvo en aquellos casos donde hay algún tipo de financiamiento estatal, como ocurrió en Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios