El gobernador de Nueva York puso los recursos del estado a disposición de Puerto Rico.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, señaló no estar sorprendido por la falta de compromiso de la administración del presidente Donald Trump para asistir a la isla tras los daños que se han registrado en el país, especialmente en la zona sur, a consecuencia de los recientes y continuos sismos.

Cuomo sostuvo que la administración, a una semana del sismo de mayor magnitud registrado el 7 de enero, debió haber firmado una declaración de emergencia.

“No creo que el gobierno federal fue responsivo durante el huracán María, así que no estoy sorprendido por su falta de respuesta. No voy a esperar por ellos para que respondan ahora. Queremos ayudar como neoyorquinos”, señaló.

Ante esto, Cuomo puso los recursos de ese estado a disposición del gobierno local para asistir en la recuperación del país tras el terremoto del pasado martes y sus constantes réplicas.

El mandatario neoyorquino señaló que, además, reactivará la red de organizaciones que se creó para ofrecer ayudas a Puerto Rico después del huracán María.

“Mi corazón se rompe al ver que Puerto Rico tenga que pasar por esto otra vez. Estábamos aquí con huracán María y había tanto dolor, y no se había completado la reconstrucción, y ahora tenemos esta situación”, expresó el gobernador.

“Dejando a un lado la política, yo no creo que el gobierno federal está haciendo todo lo que puede y por eso es que Nueva York está tan comprometido, porque amamos a la gente de Puerto Rico. Cuando tú creces en Nueva York, tú creces con la comunidad puertorriqueña”, señaló el gobernador. “Somos uno”, añadió en español.

A preguntas de cuáles podrían ser las razones para el retraso en la declaración de emergencia por parte del gobierno federal, el primer ejecutivo sostuvo que “solo toma mucho tiempo cuando tú quieres que tome”.

Cuomo realizó ayer un recorrido por tres de los municipios más afectados por los sismos. Comenzó con una visita a la generatriz Costa Sur en Guayanilla, luego llegó al refugio ubicado en el exterior de coliseo Mariano “Tito” Rodríguez en Guánica y a la barriada La Esperanza.

Posteriormente, se reunió con la alcaldesa de Ponce, María “Mayita” Meléndez, y visitó a refugiados en la escuela Bernardino Cordero en la Ciudad Señorial.

“Queremos estar seguros que hagamos todo lo que esté a nuestro alcance después de este terremoto, enviando gente que ayudar a construir, enviando guardias nacionales que puedan ayudar en las labores de limpieza, enviando equipos que puedan hacer trabajo de infraestructura, médicos, lo que la gente de Puerto Rico necesite, nosotros vamos a estar ahí para ayudarle”, puntualizó Cuomo.

El alcalde de Guánica, Santos “Papichy” Seda, se mostró optimista con el resultado que pueda generar la visita. Sostuvo que una de sus prioridades es lograr la inspección de todas las viviendas de Guánica para darle paz a los residentes. Le dijo a Cuomo que además de las residencias, quedaron sin “casa alcaldía, sin centros comunales, sin centro gubernamental”.

“La acción de estar aquí con nosotros y de caminar aquí con nosotros demuestra un compromiso… Le estamos presentando un escenario en donde yo sé y estoy esperanzado que nos va a estar ayudando en la obtención de esos fondos federales que tanto necesitamos”, indicó Seda.

El sábado, la gobernadora Wanda Vázquez Garced formalizó la petición al presidente Trump para que declare una emergencia de desastre mayor, preliminarmente, en seis municipio de la zona sur. El estimado inicial de daños del gobierno central asciende a $110 millones, aunque la cifra preliminar de daños de cinco municipios sobrepasa los $460 millones.

Durante un recorrido por la barriada La Esperanza, en Guánica, Cuomo le exigió a Trump que le preste atención a la isla y se olvide de la política partidista.

“Cuando tú eres ciudadano americano, eres un ciudadano americano y la gente de Puerto Rico necesita nuestra ayuda, necesita nuestra asistencia y ellos se la merecen. Merecen más del gobierno federal de lo que han recibido y no tiene nada que ver con política, se trata de principios humanos”, manifestó.

Promete ayudas

Durante una visita a la central Costa Sur, la cual se mantiene inoperante a causa de los sismos, Cuomo indicó que los expertos de la New York Power Authority (NYPA) están listos para ayudar a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en el estimado de daños y su eventual reparación.

Asimismo, Cuomo criticó a la administración de Trump, a quien acusó de no atender esta emergencia con urgencia y de tratar a los puertorriqueños como “ciudadanos americanos de segunda clase”.

“No es una prioridad política para ellos y es vergonzoso. Lo que (el estado de) Nueva York está haciendo hoy es llenado ese rol que se supone ocupe el gobierno federal”, dijo el gobernador a los periodistas que lo acompañaron durante su recorrido en la planta.

“Sé lo que el gobierno federal puede hacer cuando quiere hacerlo y cuando está realmente comprometido. Creo que este gobierno federal no está realmente comprometido (con Puerto Rico)”, añadió Cuomo, quien fue gobernador del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE.UU. (HUD, en inglés) durante la administración de Bill Clinton y asistió en la recuperación de la isla tras el paso del huracán Georges, en 1998.

Sobre la asistencia de la NYPA, Cuomo indicó que se daría como parte de la relación establecida con la AEE luego del huracán María, en 2017. De hecho, ingenieros y otros expertos de la NYPA colaboran en lo que sería el diseño y construcción de la nueva red eléctrica resiliente de Puerto Rico.

“Ahora, la Autoridad necesita más de nosotros debido al terremoto y por eso estamos aquí. Queremos saber lo que la Autoridad y la isla necesitan, y cuándo rápida puede ser la respuesta para la recuperación”, declaró.

El recorrido estuvo guiado por el director de Generación de la AEE, Daniel Hernández, quien se abstuvo de comentar sobre las expresiones de Cuomo en torno a la respuesta federal.

“No puedo decir nada sobre eso”, acotó.

Hernández se limitó a indicar que la AEE está en conversaciones con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) para la instalación de generadores portátiles que compensen el déficit en megavatios de la salida del sistema de Costa Sur.

El viernes pasado, el director ejecutivo de la AEE, José Ortiz, mencionó que se instalarían entre 500 y 800 megavatios para que la red no se quede sin reserva y pueda responder a cualquier avería o contingencia inesperada.

La AEE y FEMA harían la instalación luego de que el presidente Trump apruebe una declaración de desastre mayor para Puerto Rico, que ya fue peticionada por Vázquez Garced.

Hernández le mostró a Cuomo varios daños en la central, como paredes y pisos agrietados, transformadores rotos y un tanque de agua que se desplazó con el terremoto.

“Esta planta tiene 60 años y se construyó sobre terrenos ganados al mar. Tomarán más de un año las reparaciones”, dijo el director de Generación.

El recorrido por Costa Sur inició de forma atropellada, luego de que el portavoz de la AEE, José Luis Blanco, indicó que, "por instrucciones de La Fortaleza", la prensa local no podía estar en la planta. Según Blanco, solo estaban autorizados los medios de EE.UU. que viajaron con Cuomo.

Hernández se unió a lo dicho por Blanco, y reclamó la salida de medios como El Nuevo Día, El Vocero y Univision.

El Nuevo Día contactó a la secretaria de Prensa de La Fortaleza, Mariana Cobián, quien dijo no conocer sobre instrucciones para impedir el acceso a los medios locales a la planta.

Tras un intenso pulseo, finalmente todos los medios de comunicación hicieron el recorrido.

Atentos a la salud mental

El ejecutivo estatal llegó casi en la noche a la escuela Bernardino Cordero de Ponce junto a algunos asambleístas estatales, quienes vieron a los refugiados ubicados en catres al aire libre, por el temor a que temblores adicionales provoquen el colapso de la estructura.

A las 5:00 p.m., el refugio tenía un censo de 976 personas: 505 adultos entre las edades de 22 a 65 años de edad y 185 son de 66 años en adelante.

Muchos de ellos no tienen daños en sus casas, pero también temen estar bajo el techo de sus residencias.

La asambleísta estatal neoyorquina Maritza Dávila señaló que una de las recomendaciones de asistencia que ha hecho a Cuomo es el envío de más profesionales de salud mental para ayudar con la demanda de esos servicios en el sur de la isla.

Dávila dijo que lleva varios días en Puerto Rico y ha notado la necesidad de tal ayuda.

“Lo más que se necesita es la ayuda sicológica. Solamente hay 180 en la isla y ellos también están pasando por esto. Así que hay que traer más sicólogos. Estaba hablando con el gobernador de eso y vamos a bregar con eso”, acotó.


💬Ver 0 comentarios