Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El abogado Jorge Flores detalla las ventajas de utilizar este método de transporte en el Día Internacional De Ir Al Trabajo En Bicicleta

El reloj marcaba las 5:00 p.m. cuando los bocinazos de los automóviles demandaban movimientos en las vías principales de Santurce.

En las intersecciones de las calles de la ciudad cangrejera, conductores retaban los segundos que tardaban los cambios de las luces amarillas a rojas en los semáforos para no quedarse atascados en el tráfico, actos lejos de ser una ventaja y más una consecuencia para agravar el embotellamiento vehicular.

Entre los vehículos de motor que avanzan a pasos de tortuga, Jorge Flores de Jesús se mueve con facilidad para llegar a su destino, quizás primero que muchos desesperados en arribar a sus hogares tras largas horas de trabajo, con dos ruedas en vez de cuatro.

Hace tres años, el abogado prefiere dejar su carro en su hogar en Hato Rey para recorrer de tres a seis millas por aproximadamente 14 minutos, tanto ida como vuelta, para llegar en bicicleta a su oficina en Santurce.

Hoy, viernes, realizará el rutinario trayecto con la invitación y el llamado a que los ciudadanos puertorriqueños se unan a la práctica en el Día de ir al Trabajo en Bicicleta, evento anual que se celebra en distintas ciudades de Estados Unidos y Canadá.

El día fue originado por la Liga Americana de Ciclistas en 1956.

“La razón por la que voy en bicicleta al trabajo son muchas”, dijo el villabeño de 33 años.

“La primer es no coger tapón. Pienso que mi tiempo es muy valioso para perderlo en el tráfico. El conductor promedio pasa alrededor de un mes en los tapones al año, nos dice la Junta de Planificación (de Puerto Rico). La segunda es no buscar estacionamiento y el tema de la salud. Me gusta mantenerme saludable y la bicicleta es un mecanismo para facilitar ese proceso”, agregó.

Según un estudio del portal worldbank.org, para el 2010 hubo 635 autos por cada 1,000 habitantes en la Isla, colocándola en la posición 12 entre más de 200 países y territorios del mundo con más automóviles.

Para Flores de Jesús, transitar por la vías de San Juan requiere planificación. (David Villafañe)

En el 2011, datos del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) mostraron que el total de carros privados en San Juan era de 224,147 entre 395, 326 sanjuaneros. Estos números fueron parte de los 2,311,686 carros registrados en Puerto Rico en una población de 3,725,789.

Algo de planificación

Ir al trabajo en bicicleta, como ir en un vehículo de motor, también requiere planificación antesde pedalear.

“Yo todos los días me llevo dos bolsos. En uno tengo mis artículos de trabajo y en la otra tengo una muda de ropa en caso de que sude un poco, o que me caiga un aguacero. Siempre ando con un kit de herramientas, un tubo extra y con hidratación como agua, agua de coco, porque siempre el sol da duro. De todas formas, es divertido”, contó Flores de Jesús.

El joven profesional va más allá de la práctica, ya que promueve la iniciativa a través de su marca Rúa Riders, con presencia en las redes sociales.

“La plataforma que fundé ve a la bicicleta como una herramienta para atender poco a poco los problemas que el desparrame urbano y la mala construcción nos ha traído. Lo vimos después del huracán María, como tuvimos que viajar distancias enormes sin tener acceso a gasolina… El ciclismo como método de desarrollo económico ha tomado un auge mundial. Se han establecidos carriles en lugares donde james se pensaba, en lugares peores que Puerto Rico en términos de infraestructura ciclista”, indicó Flores de Jesús.

En Rúa Riders, Flores de Jesús orienta y da consultorías a los administradores de edificios en la capital de cómo ser biciamigable.

Flores de Jesús a su salida de su oficina con los bultos que utiliza para transportarse en bicicleta. (David Villafañe)

“No solo es poner un ‘rack’ de bicicletas, es saber qué medida debe tener, qué espacio se debe dejar, dónde ubicarlo, qué permisos gubernamentales hay que tener y, por ejemplo, qué otros elementos del edificio se pueden modificar como colocar duchas que, en nuestro clima, haría la diferencia. También, unos ‘lockes’. Esos elementos requieren un poco de expetise que nosotros manejamos y llevamos a los edificios”, explicó.

¿Qué pueden hacer los puertorriqueños con familias que dependen de un automóvil y que no viven en el área metropolitana?

“Un poco siendo realista, cada pueblo tiene una manera de incorporar la bicicleta a su casco urbano. Lo que proponemos es que, si tienes la facilidad y si vives en un área densificada del casco urbano, intentes irte en bicicleta y que experimentes de primera mano los beneficios que esto tiene, no solamente para tu salud, sino para tu bolsillo, tu salud emocional y, en todos los aspectos, de tu vida”, aconsejó.

“Si vives lejos de tu trabajo, lo que puedes hacer es que cuando llegues a tu casa y tengas que ir a la panadería, o te vas a divertir con tus niños, en vez de dejarlos con videojuegos, darles una bicicleta para que vayan juntos a comprar pan, al supermercado, y con una canastita como la que tengo, puedes transportar artículos de primera necesidad. Así, se va reduciendo la dependencia del vehículo que tanto problemas nos trae como país”, añadió.

Fuera de la capital, recientemente Flores de Jesús se aventuró en bicicleta a Juan Díaz para sorprender a su abuela el Día de las Madres. El trayecto le tomó de cuatro a cinco horas, travesía que gozó gracias a los paisajes de la ruta tomada.

No obstante, reconoce es indispensable utilizar su carro en la Isla cuando es necesario.

 

El abogado asegura que ha visto a más boricuas utilizar la bicicleta como medio de transporte después del huracán María.

“Elementos del tiempo y el clima requieren usar el vehículo. Somos realistas, las personas que estamos en este movimiento sabemos que a Puerto Rico le hace falta mucha infraestructura para ciclistas, pero pensamos que integrar la bicicleta como solución de muchos problemas causados por la ejecución desafortunada de la planificación, puede ayudar mucho. Yo no digo que la gente deje de usar el vehículo por completo, menos gente que nunca han intentado esto, sino que pueden alternar. Yo mismo alterno. No siempre me muevo en bicicleta. Pero un día que dejes de usar el vehículo te vas a sentir mucho mejor, experimentas los beneficios y ayudas a tu país”, aseguró.

A través de Rúa Riders, Flores de Jesús tiene en agenda inaugurar un portal oficial donde ofrecerá un directorio de lugares amigables para las bicicletas.


💬Ver 0 comentarios