(semisquare-x3)
Hasta el momento, las operaciones del castillo San Felipe del Morro han sido sufragadas por la Compañía de Turismo. (GFR Media)

El proceso de enmiendas al plan de reconstrucción de Puerto Rico que maneja el Departamento de Vivienda federal (HUD, por sus siglas en inglés) tendrá un retraso de unos 60 días debido al cierre parcial del gobierno estadounidense, informó ayer el director ejecutivo de la Administración de Asuntos Federales (Prfaa), Carlos Mercader.

Si el tranque entre el Congreso y la Casa Blanca se extiende mucho más, el retraso en la reconstrucción del país con los fondos del programa de desarrollo comunitario para la recuperación tras desastres (CDBG-DR, por sus siglas en inglés) podría ser aún mayor.

El plan de reconstrucción original, aprobado en septiembre, implica la inversión de $1,500 millones en iniciativas que buscan principalmente mejorar las viviendas, en Puerto Rico, que fueron vapuleadas por los huracanes Irma y María. La primera enmienda al plan busca añadir unos $8,200 millones adicionales para la reconstrucción.

“Esto es un efecto directo del cierre que lo tenemos confirmado. HUD no tiene el personal que necesita por el cierre”, dijo Mercader a El Nuevo Día.

Desde el inicio del cierre en diciembre, se ha mantenido latente la clausura temporal de los castillos San Cristóbal y San Felipe del Morro en el Viejo San Juan.

Hasta ahora, las operaciones en estas instalaciones históricas, administradas por el Servicio de Parques Nacionales, han sido sufragadas por la Compañía de Turismo. Al extenderse por un período mayor al anticipado, la corporación busca el apoyo económico de líneas de cruceros que atracan en Puerto Rico para sufragar la operación y mantener el atractivo abierto para los turistas.

Por otro lado, el sindicato de oficiales de la Agencia de Seguridad de Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) informó que las ausencias por el cierre parcial del gobierno federal han aumentado en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín.

El presidente de la local sindical 557 de oficiales de TSA, Javier Centeno, indicó que, el miércoles, se registraron 14 ausencias en un solo día. Señaló que ese total representa un aumento significativo en comparación con el promedio de entre tres a cinco ausencias diariamente.

“Los empleados quieren trabajar, pero ya no tienen dinero para comprar gasolina para sus vehículos y tienen que optar por usar los pocos recursos que tienen para garantizar un plato de comida en la mesa de su hogar”, indicó Centeno.

El cierre parcial del gobierno federal -que se calcula tiene a unos 4,500 trabajadores en Puerto Rico sin cobrar-, va camino a cumplir un mes, sin que se vea una solución a corto plazo.

Por octava ocasión, en esta recién inaugurada sesión legislativa, la Cámara de Representantes aprobó ayer, jueves, una resolución que busca reabrir todas las oficinas del gobierno federal, esta vez con fondos que durarían hasta el 28 de febrero.

Pero, como las anteriores, no se prevé que sea debatida en el Senado, dominado por los republicanos, debido a que los demócratas no incluyeron los $5,700 millones que pide el presidente Donald Trump para construir parte de un muro en la frontera con México.

Como presidenta de la Cámara de Representantes, la speaker Nancy Pelosi informó, el miércoles, a Trump que aplazaría su mensaje sobre el Estado de la Unión, que estaba previsto para el 29 de enero, debido al cierre parcial del Departamento de Seguridad Interna, bajo el cual trabaja la Oficina del Servicio Secreto.

Pelosi considera que la seguridad del mensaje de Estado pueda estar disminuida ante el hecho de que hay funcionarios del Servicio Secreto que han tenido que quedarse en sus casas, debido a la falta de un acuerdo sobre todo el presupuesto del año fiscal federal vigente, que termina en septiembre.

La otra alternativa que le dio a Trump, amante de las cámaras de televisión, es que entregue su mensaje por escrito.

Trump respondió ayer mismo a Pelosi cancelándole el uso de un avión oficial del gobierno para un viaje de una delegación del Congreso a Bruselas, Egipto y Afganistán.

Hace unos días, Trump había terminado una reunión con Pelosi, el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer, y los líderes republicanos del Congreso, con un manotazo en una mesa, cuando la speaker se negó a considerar una alternativa que financiara el muro.

“Frente a la rabieta de Trump, Pelosi le quitó la televisión”, tituló un artículo de opinión la comentarista Jennifer Rubin, en el diario The Washington Post, en el que analizó la decisión de por lo menos aplazar el mensaje de Estado.

El cierre parcial del gobierno federal –que tiene sin funcionar a cerca de un 25% de las oficinas y sin cobrar a 800,000 empleados-, cumplirá un mes, el lunes, sin un acuerdo.


💬Ver 0 comentarios