El CDT de Vieques. (GFR Media)

El presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, pidió hoy disculpas a los padres de Jaideliz Moreno Ventura, la niña viequense de 13 años que murió el pasado 12 de enero en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de la isla municipio, tras escuchar su relato de lo que pasó ese día.

Jéssica Ventura y Luis Moreno participaron de una vista pública de la Comisión de Salud de la Cámara que investiga las circunstancias en que murió la menor. La causa del deceso fue una aneurisma cerebral.

“Les pido excusas por la insensibilidad del Departamento de Salud y de ese personal (del CDT de Vieques)”, manifestó Méndez a los padres de Jaideliz. “Tengo vergüenza ajena. Pido excusas a nombre de la Cámara de Representantes. La insensibilidad nos está matando”.

La menor llegó al CDT a las 6:30 a.m. del 12 de enero y, según sus padres, el doctor que la atendió no le dio medicamentos para controlar las convulsiones que sufría a cada minuto. También les indicó que había que esperar por instrucciones del pediatra Mario Paulino, quien llegó a la institución a las 8:00 a.m. Este, tras evaluar a la niña, sostuvo que podría tener meningitis y daños neurológicos. Es entonces cuando inician los trámites para trasladarla al Hospital Pediátrico.

“Lo más que me duele es que no le dieron medicamentos. Solo un suerito”, dijo Ventura.

La empresa de ambulancia aérea Aeromed había detallado que la llamada llegó a las 8:08 a.m. No obstante, los progenitores de Jaideliz indicaron que se canceló la solicitud porque Paulino argumentó que prefería mover a la niña en un avión de la línea Vieques Air Link (VAL) porque ya se encontraba en el aeropuerto. “Decía que el protocolo de Aeromed tardaba mucho”, añadió Ventura.

Según Ventura, a eso de las 9:00 a.m. el vuelo de VAL a la Isla Grande tuvo que ser abortado porque la niña entró en un paro respiratorio. La entuban por primera vez de regreso al CDT.

Ambos padres contaron cómo, para darle oxígeno de manera manual a la niña, varios familiares y paramédicos tuvieron que tomar turnos ya que se cansaban físicamente apretando el dispositivo.

Al llegar al CDT, un familiar pregunta por un ventilador y el personal médico le responde que no había, contó Moreno.

Paralelo a estos eventos, personal de Aeromed, que confrontó problemas de comunicación con el CDT de Vieques, despachó su nave a las 10:23 a.m. y llegó a Vieques a las 10:48 a.m. Según Moreno, ya era muy tarde y no podíaser trasladada en las condiciones en que se encontraba.

“Consideraron que ya no había que hacer nada por mi hija”, dijo el hombre.

Su hija fue declarada muerta a las 11:40 a.m.

“¿Cómo pueden decir que hay una sala de emergencias? Eso es un matadero, es una morgue esperando que entren clientes”, sostuvo Moreno. “Si se hubiese trasladado inmediatamente a la Isla Grande, posiblemente se hubiese salvado (su hija), pero me quitaron esas posibilidades. Llegó a morir por falta de equipo y por no poner medicamentos”.

Por su parte, el doctor Paulino solicitó ser excusado de la vista, pero que estaba disponible a prestar testimonio a puerta cerrada. La administradora del CDT, Dora Berenguer, también solicitó ser excusada al plantear que dentro de sus funciones no está la supervisión del personal de la clínica y que eso recae sobre el director médico, cargo que, al momento, nadie ocupa.

Inconformes, pero no piden la renuncia

Al salir de la vista, Méndez evitó solicitarle la renuncia al secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, e insistió que eso le tocaría a la gobernadora Wanda Vázquez. Sí dijo que está inconforme con su trabajo.

“Llevamos tres años peleando para que la facilidad de Vieques se rehabilite”, dijo Méndez. “Eso es una falta de respeto. He ido al CDT de Vieques y he visto lo que señalé ahí: medicamentos vencidos, equipos utilizados y han perdido vida útil”.

Méndez refirió inicialmente al presidente de la Comisión de Salud, Juan Oscar Morales, las preguntas sobre su opinión del desempeño de Rodríguez Mercado y si enfrentaría consecuencias por los problemas de administración en Vieques.

¿Está complacido con la labor de Rodríguez Mercado?, se le insistió.

“Pues claro que no. Las facilidades de salud son para que estén en condiciones óptimas, no es para tener esta descripción que hemos visto”, dijo.

Morales, por su parte, dijo que tiene que cuestionarle a Rodríguez Mercado “¿qué está pasando en Salud?”

“Algo tan mínimo como era inspeccionar esos equipos cuando se mudaron del CDT al refugio cuando María era lo mínimo. El secretario va a tener que venir a la Cámara de Representantes para rendir cuentas”, dijo Morales, sin precisar la fecha de la citación. “Ha habido negligencia de parte del Departamento de Salud en asegurarse que no tengamos una sala de emergencias con el equipo mínimo que requiere para poder operar”.

Deficiencias en el CDT

Esta es la única instalación médica a la que tienen acceso los viequenses, a menos que decidan acudir a la Isla Grande, y opera desde un refugio contra huracanes.

Desde el 21 de noviembre de 2019 opera con una licencia provisional la que se logró, explicó el director de la secretaría Auxiliar para Reglamentación y Acreditación de Facilidades de Salud (SARAFS), Andrés Ojeda, tras pasar una serie de inspecciones que no requerían revisar la disponibilidad de medicamentos o equipo. Reconoció que el reglamento que regula las operaciones de los CDT, vigente desde 1999, requiere que se tenga disponible un desfibrilador.

Según Ojeda, la última inspección fue el 19 de noviembre, pero solo para verificar que se instaló un sistema de alarmas. Cuando Morales le indicó que ese era un día feriado y solicitó un documento que evidenciara esa inspección, la secretaria auxiliar de SARAFS, Verónica Muñiz, le dijo que esa petición tenía que ser por escrito.

Eso provocó la intervención del presidente de Méndez, quien le indicó a Muñiz, en tono molesto, que la petición de Morales no tenía que ser por escrito.

“No puede traer el argumento de que me tienen que hacer una cartita”, sostuvo Méndez. “No vamos a permitir que esta administración siga insistiendo para impedir investigaciones legislativas”, agregó al aludir al gobierno de Vázquez.

Muñiz insistió que el CDT de Vieques pasó la inspección de planta física y seguridad. Abundó que será evaluado para conocer si pasa la inspección completa -que incluye la disponibilidad de equipo y medicamentos- cuando esté listo para solicitar la Licencia Operacional Permanente, lo que no ha ocurrido.

Cuando el personal de SARAFS también notificó que la institución médica no cuenta con un director médico, Morales cuestionó cómo el personal puede manejar medicamentos regulados.

Ojeda le argumentó que la instalación podría utilizar para esos efectos la Licencia Operacional Permanente -que no tiene-. Reconoció también que es el director médico quien tiene la responsabilidad de “establecer, basado en los servicios que ofrece, qué medicamentos tiene disponible y qué equipo debe tener disponible”.

Acto seguido, Muñiz alegó a Morales que su pregunta la tenía que contestar la Oficina de Sustancias Controladas de Salud.

“Para darle la Licencia Operacional Permanente tiene que haber un director médico”, dijo Muñiz.

Cuando Morales les preguntó si han hecho señalamientos, como personal de SARAF, a Salud por la falta de un director médico, Muñiz contestó que eso le toca a la secretaría de Servicios Médicos.


💬Ver 0 comentarios