Parte de las monjas de la Obra Misionera de la Restitución. (Captura / Facebook)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

--

Las hermanas de la Obra Misionera de la Restitución vieron concretado hoy "el poder de la oración" tras vivir uno de los momentos más críticos en su historia de 25 años de servicio en Puerto Rico.

Ante la crisis por la pandemia por el COVID-19, las religiosas que dependen de la caridad para subsistir, se enfrentaron a la falta de comida y dinero para atender sus necesidades básicas. Mientras esto ocurría, nueve de las 16 hermanas que residen en los conventos localizados en Bayamón y Sabana Grande dieron positivo a la enfermedad a principios de marzo.

"Nosotras nos tuvimos que enclaustrar y no salir por dos semanas en lo que las hermanas se recuperaban", contó a El Nuevo Día la madre superiora Teresita María de la Luz.

"Ya Gracias a Dios están muy bien. Accionamos rápidos y las llevamos a un laboratorio, luego llamamos a unas personas que nos donaron los antibióticos. Estuvieron dos semanas con ese tratamiento y ya se encuentran bien", añadió.

La religiosa explicó que como el toque de queda paralizó la actividad comercial, no podían salir a la calle a vender las artesanías y rosarios que realizan para pagar la luz, el agua, la casa y su plan médico. Al darse cuenta que sus abastos de comida no daban para varios meses, decidieron acudir a las redes sociales y medios de comunicación para clamar por la generosidad de los ciudadanos.

Su historia tomó relevancia ayer y, desde entonces, decenas de personas han acudido a los conventos a llevar alimentos y donativos en efectivo para el grupo compuesto de religiosas de Puerto Rico, República Dominicana México, Costa Rica y Estados Unidos.

"La gente se ha desbordado, yo estoy impresionada con cómo ha sido el pueblo puertorriqueño. Aquí ha llegado gente de Carolina, de Río Piedras, de Naranjito y Barranquitas con compras y mucha gente nos ha donado por ATH Móvil. Yo creo que lo que tenemos ahora nos da para dos o tres meses y comer", celebró.

No obstante, dijo que la necesidad sigue vigente y que las personas pueden donar agua, mascarillas, alcohol, papel de baño y artículos de limpieza para el hogar. Igualmente, dijo que las personas que quieran donar dinero pueden realizarlo a través de ATH Móvil al 787-475-1404 o a través de la cuenta de Banco Popular 052-891-6666.

Sobre la clave para enfrentar la necesidad que tuvieron, la madre superiora indicó que fue la oración y no perder la fe de que todo estaría bien.

"Nunca perdimos la fe y sabíamos que Dios no nos iba a abandonar. Sabíamos que la misericordia de Dios y la providencia de Dios es muy grande y hoy nos ha ayudado", dijo.

Exhortó a los ciudadanos a que aprovechen la emergencia para alimentar su vida espiritual para afrontar la adversidad.

La Obra Misionera de la Restitución se dedica a la realización de talleres para fomentar los valores en los jóvenes, realizan misiones a diferentes lugares y ofrecen servicios de desarrollo espiritual. Igualmente, se dedican a la visita de enfermos y familias casa a casa "para evangelizar".


💬Ver 0 comentarios