El senador Larry Seilhamer realizará las vistas oculares como resultado de la aprobación de la Resolución del Senado 1027, que busca indagar sobre la condición de los vertederos. (horizontal-x3)
El senador Larry Seilhamer realizará las vistas oculares como resultado de la aprobación de la Resolución del Senado 1027, que busca indagar sobre la condición de los vertederos. (Ramón “Tonito” Zayas)

La Comisión Especial de Asuntos de Energía del Senado, que preside el senador Larry Seilhamer, inició hoy una serie de vistas públicas sobre la condición de los vertederos de la isla con la intención de presentar legislación que tienda el estado crítico en que se encuentran estas instalaciones.

El Nuevo Día publicó en marzo que, si los puertorriqueños no cambian sus patrones de consumo para generar menos basura, ni se crean o identifican nuevos mercados de reciclaje, la isla se quedaría sin vertederos en los próximos dos a cuatro años.

Seilhamer realizará las vistas oculares como resultado de la aprobación de la Resolución del Senado 1027, que busca indagar sobre la condición de los vertederos para identificar las alternativas viables para el uso de estos como fuente de energía renovable alterna.

“Hemos sostenido varias reuniones con miembros y exmiembros de agencias como la Autoridad de Desperdicios Sólidos, la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y otras, con el fin de conocer y auscultar más sobre la situación del manejo y disposición de desperdicios sólidos en la Isla. Ahora estamos en la etapa de las visitas a los vertederos y comenzamos con el de Fajardo, porque además de estar en cumplimiento, y tener un buen funcionamiento cuenta con un proyecto de energía renovable en el que se utiliza el gas del sistema de relleno sanitario para generar energía”, sostuvo Seilhamer.

En la vista ocular se explicó que Landfill Gas Technologies of Fajardo comenzó la construcción del proyecto de generación de energía renovable en noviembre de 2013, con una inversión aproximada de $7 millones. La energía generada por este sistema de control ambiental es ingresada al sistema energético de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la capacidad de generación de electricidad de este proyecto es de 2.4 Megavatios con un beneficio ambiental que equivale a evitar las emisiones de CO2 de la quema de 13 millones de galones de gasolina anuales.

Seilhamer sostuvo que quedó complacido con lo que pudo observar en cuanto al funcionamiento del vertedero de Fajardo, que es operado por la empresa Conwaste. 

“El próximo jueves estaremos visitando el vertedero de Toa Alta y observando las condiciones del mismo. La situación del manejo y disposición de desperdicios sólidos es uno de los retos más grandes que tenemos ahora como pueblo. Actualmente, en Puerto Rico operan 29 vertederos, de los cuales solo 11 están en cumplimiento con las normas ambientales y poseen revestimientos sintéticos “liners” para evitar la percolación de lixiviados al subsuelo y a los acuíferos. Es un escenario crítico que debemos atender con urgencia y evaluar también la posibilidad de considerar el uso de los terrenos impactados por aquellos vertederos que deberán ser cerrados, así como la utilización de los sistemas de relleno sanitario como fuente de energía renovable sostenible y alterna”.


💬Ver 0 comentarios