Edison Avilés, presidente del Negociado de Energía. (Suministrada)

El presidente del Negociado de Energía, Edison Avilés, fue confirmado esta tarde a dicho puesto por el Senado, pese a los señalamientos de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier), que le imputan haberse convertido en un “juez y parte” en medio de la selección del consorcio LUMA Energy como privatizador de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Las minorías legislativas rechazaron esta tarde el nombramiento de Avilés.

El presidente del Negociado integró el comité que estableció la Autoridad para las Alianzas Público-Privadas (P3, en inglés) para evaluar las propuestas de los competidores que interesaban administrar la corporación pública. A diferencia de las concesiones del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín y la autopista José de Diego (PR-22), en las que miembros del sector privado participaron de la selección, este comité solo estuvo integrado por figuras del gobierno.

En el caso de Avilés, su participación fue en calidad de un oficial público experto en energía.

En votación mayoritaria, el Negociado emitió un Certificado de Cumplimiento de Energía al contrato para privatizar la operación de los sistemas de transmisión, distribución y servicio al cliente de la AEE, que concentran el 80% de los empleados de la corporación pública.

Por ley, el Negociado tiene que emitir un Certificado de Cumplimiento de Energía para cualquier transacción de la AEE, a fin de garantizar que cumple con la Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico y su marco regulatorio. En este caso, el Negociado determinó que las cláusulas y condiciones del contrato de privatización cumplen con lo dispuesto en la Ley 120-2018 y la Ley 17-2019.


💬Ver 0 comentarios