Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

“Nuestra prioridad es sacarlo de cualquier riesgo en el que pueda estar”, detalló el doctor sobre la importancia de que el animal sobreviva las próximas cuatro semanas. (Ana María Abruña Reyes)

Dos brazos lo sostienen las 24 horas del día. Poco a poco, aprende a respirar fuera del agua y a moverse con libertad. Su cuidadora al momento, Carla Rivera, intenta despegarlo de su cuerpo pero, cual bebé recién nacido buscando el calor de su madre, se aferra nuevamente a la estudiante voluntaria.


💬Ver 0 comentarios