Clientes hicieron largas filas frente a la tienda ISP en Bayamón, especializada en productos para emergencias. (Luis Alcalá del Olmo)

La alarma provocada por los dos terremotos que impactaron a Puerto Rico esta mañana, así como los temblores y réplicas que se han experimentado desde el 28 de diciembre, ha disparado la venta de las “mochilas de emergencia familiar” y sus componentes, así como de distintos tipos de generadores de electricidad que se alimentan con energía solar.

El Nuevo Día pudo constatar largas filas de clientes que dijeron haber esperado hasta cuatro horas en la tienda especializada en equipos y artículos de seguridad y supervivencia ISP en Bayamón. Personas entrevistadas explicaron que llegaron allí a adquirir las mochilas y muchos de ellos se mantuvieron esperando con paciencia, aun cuando en la misma fila sabían que no obtendrían de inmediato todo lo que fueron a buscar.

Rafael López, vicepresidente de ventas de ISP, informó que desde tempranas horas de hoy ya escaseaban algunos de los artículos que la gente interesaba incluir en su mochila, pero reiteró que todos los días están recibiendo mercancía. “Esta tarde llegan más bultos, llega más comida”, afirmó.

“Durante los últimos días, desde la semana pasada, nos ha estado visitando gran cantidad de público adquiriendo equipo para preparación familiar. Desde los primeros movimientos telúricos de la semana pasada ya la gente empezó a activarse y a prepararse para esto”, indicó López.

Atribuyó la gran cantidad de público que llegó hasta la instalación al hecho de que la empresa desarrolla desde hace tiempo campañas y ofrece adiestramientos a la ciudadanía sobre temas de seguridad. “Por eso es que la gente sabe a dónde acudir ahora que está la emergencia. Por eso es que hay tanto público aquí”, expresó.

El vicepresidente de ventas de ISP sostuvo que todos los equipos que trabajan en la tienda son de emergencia familiar con una larga vida útil. “No es un falso sentido de seguridad, no es comprar una botella en un supermercado, que te da un tiempo determinado de vida. Aquí se venden empaques de agua que duran cinco años. Es un sentido de seguridad real lo que tú tienes en los bultos de emergencia”, abundó López.

Listas de espera

El comerciante explicó que la demanda por estos productos, particularmente agua y comida, es de tal magnitud que la empresa estaba preparando listas con las ordenes de los interesados, con el objetivo de llamarles tan pronto recibieran lo solicitado. “Nosotros, al igual que se hizo en el huracán María, somos responsables en llamar a las personas para informarle que llegó su equipo”, dijo.

Lo que debe incluir tu mochila

López sostuvo que si bien lo idóneo son mochilas específicas con líneas reflectivas y otras características, también puede ser una mochila regular de niño. “Lo importante es el contenido de la mochila”, subrayó.

La gerencia de ISP explicó lo que debe incluir una mochila de emergencia. (Luis Alcalá Del Olmo)

Explicó que lo primero que deben tener un bulto de emergencia familiar es agua y comida de emergencia que sea no perecedera y de una vida útil extensa. “No deben ser latas de salchichas porque esas cosas caducan con el tiempo y si tienes un bulto de emergencia y lo usas más de un año, ya no lo tienes disponible”, expresó.

Debe tener además un radio AM – FM o que tenga la frecuencia de la NOAA, (National Oceanic and Atmospheric Administration) 'porque de esa forma podrá conocer si la alerta de sunami está activa. Señaló también como “bien importante” un equipo de primeros auxilios, que no debe ser muy pequeño.

Incluyó además en el listado herramientas de emergencia que tienen múltiples usos para manejar obstáculos, toallas húmedas que vende en la tienda, linterna, guantes, filtros para purificar agua, y una alarma que alerta sobre la inminencia de un terremoto algunos segundos antes de que se sienta.

Lo dejan para último…

Marilis Acosta de Bayamón, fue una de las clientes que logró acceso a la tienda. “Vine comprar algunas cosas, hasta donde se pueda, pues desafortunadamente uno, como todo puertorriqueño, lo deja todo para lo último”, dijo.

Acosta había estado antes en la tienda y vino a buscar el botiquín de primeros auxilios, la radio que es solar y “las otras cosas que se puedan conseguir porque aquí ha venido un montón de gente. He esperado casi cuatro horas para esto”

Por su parte, Marlene Silva, residente de San Juan, indicó que fue a la tienda a comprar las mochilas para sus padres. “Les voy a incluir los estuches de primera ayuda, y entonces llenársela de sus cosas personales, tales como medicamentos, comidas para ellos, y alguna otra cosa que sea necesario. Ahora tengo que cotejar la lista”. También esperó cerca de cuatro horas para realizar su compra.

Se fueron también los generadores solares

Por otra parte, Rafael Bobé, gerente de la empresa Goal Zero Puerto Rico, en la Avenida Andalucía en Puerto Nuevo, que se dedica a la venta de generadores eléctricos solares portables, reveló que el almacén de la compañía se vació. “Desde ayer para acá hubo una avalancha de llamadas. En la oficina central en Utah están volviéndose locos, me acaban de llamar y están determinando si todo el almacén que tienen en Utah nos los envían a Puerto Rico por la demanda que hay”, dijo sorprendido por la reacción del público.

Explicó que la empresa mercadea generadores que van desde los 400 watts hasta 3,000 watts con tecnología “inverter” integrada de 1,500. Este último tiene un costo que supera los $3,000 y aún estos equipos se agotaron, señaló.


💬Ver 0 comentarios