La epidemióloga Carmen Deseda recordó que aún no existe un medicamento específico para curar el COVID-19. (David Villafañe)

La epidemióloga del Estado, Carmen Deseda, dejó la puerta abierta a que investigadores y ciudadanos en Puerto Rico participen en el desarrollo de una vacuna para detener los contagios de coronavirus COVID-19.

Investigadores del Instituto de Investigación Permanente Kaiser de Washington iniciaron el lunes la primera fase de un estudio para desarrollar una posible vacuna contra el COVID-19 al inyectar a un voluntario una vacuna experimental, informó la Agencia Efe. Más de una treintena de entidades, en países como Estados Unidos, Alemania y España, entre otros, trabajan en el desarrollo de vacunas contra el virus.

“En el momento en que se encuentre algún medicamento o surja la posibilidad de una fase 2 o 3 de la vacuna para COVID-19, lo vamos a estar notificando porque quizás podría Puerto Rico participar de estos estudios y nosotros ser parte de esa investigación”, indicó Deseda, en referencia a la realización de ensayos clínicos en la isla.

No sería la primera vez que investigadores en Puerto Rico trabajan en el desarrollo de investigaciones para crear nuevas vacunas, como han hecho en proyectos para crear posibles vacunas contra el zika o el VIH.

La epidemióloga alertó a las personas a no dejarse llevar por “curas milagrosas” que actualmente se anuncian, particularmente en redes sociales.

“No se ha establecido ningún medicamento antiviral, no se han identificado medicamentos que sean tratamientos para el COVID-19 y eso lo mantenemos, hasta el día de hoy, basado en estudios científicos y análisis que se están llevando a cabo”, señaló Deseda.

El tratamiento médico contra el COVID-19 se basa en atender los síntomas, explicó la epidemióloga.


💬Ver 0 comentarios