La trayectoria más reciente de la tormenta tropical Dorian coloca al sistema pasando más cerca de Puerto Rico. (Captura / NOAA)

La tormenta tropical Dorian continuó hoy, martes en la noche, su movimiento hacia el oeste-noroeste, con vientos sostenidos de 50 millas por hora, según el boletín intermedio publicado por el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) a las 8:00 p.m.

El fenómeno atmosférico debería entrar como tormenta tropical entre Ponce y Peñuelas entre las 10:00 a.m. al mediodía de mañana, miércoles, confirmó el Servicio Nacional de Meteorología (SNM).

De acuerdo al boletín del NHC, el centro del sistema se encuentra en la latitud 15.8 norte, longitud 62.7 oeste, a unas 300 millas de Ponce.

La tormenta tropical mantiene su velocidad de traslación en 13 mph y sus vientos de tormenta tropical se extienden a unas 45 millas de su centro. Se espera que este movimiento continúe durante la noche, seguido por un giro hacia el noroeste el miércoles. 

El próximo boletín completo será emitido a las 11:00 p.m.

La agencia local añadió que el sistema saldría por el área de Aguadilla en la noche del miércoles, pero que la lluvia y los vientos podrían sentirse hasta pasada la medianoche.

El meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) Walter Snell dijo que la agencia no vislumbra que la tormenta tropical se convierta en huracán por los próximos tres días, aunque sí se observó un movimiento de traslación más al norte.

El centro de la tormenta tropical pasó durante el día de hoy por la isla de Santa Lucía, lo que perturbó el núcleo interior de vientos. Aunque un cazahuracanes tuvo dificultades para identificar un centro definido, la definición global del sistema luce mejor organizada que en días anteriores, explicó el NHC en la discusión sobre la tormenta tropical incluída con el boletín de las 5:00 p.m.

En el boletín de las 5:00 p.m., el centro de este sistema estaba ubicado cerca de la latitud 15.3 norte, longitud 62.5 oeste. 

El meteorólogo Gabriel Lojero (SNM) enfatizó en que los impactos del sistema continúan iguales. Por lo que, los vientos de tormenta tropical podrían representar un riesgo para las personas que viven en el suroeste de la isla.

El meteorólogo informó que el SNM emitió una vigilancia de inundaciones repentinas para Puerto Rico hasta el jueves debido al paso de la tormenta tropical.

“Una vigilancia de inundaciones repentinas significa que las condiciones son favorables para lluvia fuerte a través del área de la vigilancia que podrían ocasional inundaciones”, advirtió el SNM.

El caza huracanes tiene un vuelo programdo a las 8:00 p.m.

Así como anticipó más temprano el SNM, la tormenta tropical se topó, a su entrada al mar Caribe, con un ambiente hostil que incluye una masa de aire seco con vientos cortantes y que ha impedido su desarrollo.

“Los impactos ahora mismo son los mismo, es bien importante observar los siguientes boletines en cuando a la trayectoria. Tenemos que tener en cuenta que este sistema es bastante pequeño”, indicó el meteorólogo.

El meteorólogo reiteró que el sistema sigue compacto, por lo que es difícil pronosticar la intensidad de la tormenta tropical.

Independientemente de su intensidad, la tormenta tropical deteriorará las condiciones del tiempo en el país, provocando aguaceros, tronadas y condiciones marítimas peligrosas.

De igual forma, el NHC emitió esta madrugada un aviso de tormenta tropical y una vigilancia de huracán para Puerto Rico ante la cercanía de la tormenta tropical Dorian, e incluyó a Vieques y Culebra dentro del aviso de tormenta tropical.

Un aviso de tormenta significa que Puerto Rico podría sentir los efectos de esta tormenta tropical en las próximas 36 horas. Mientras, una vigilancia de huracán significa que las condiciones provocadas por Dorian se podrían sentir en el área, generalmente en las próximas 48 horas.

Las principales amenazas del sistema asociadas a Dorian son las inundaciones, especialmente en el sur y oeste, donde las acumulaciones de lluvia podrían alcanzar entre cuatro y seis pulgadas con cantidades aisladas a ocho, que se extienden hacia la mitad noreste de la isla.

Las olas rompientes podrían estar entre 10 y 20 pies a lo largo de la costa sur de Puerto Rico. Las olas rompientes podrían provocar inundaciones costeras, erosión y corrientes marinas peligrosas.


💬Ver 0 comentarios