Al tiburón se le mutiló una aleta.  (Imagen tomada de Facebook) (semisquare-x3)
Al tiburón se le mutiló una aleta. (Imagen tomada de Facebook)

El Cuerpo de Vigilantes del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) investiga el caso de un tiburón gata que fue encontrado mutilado cerca de la entrada del Parque Nacional Isla de Cabras, en Toa Baja.

La especie, que está protegida, fue encontrada el sábado por la Unidad Marítima de Manejo de Emergencias municipal mientras patrullaban el área debido a las fuertes marejadas que causó la tormenta tropical Leslie el pasado fin de semana.

Al escualo, que medía unos cinco pies, dos desconocidos le cortaron una de las aletas de la cola y lo dejaron a la intemperie, donde iba sufrir una muerte lenta por deshidratación.

“Cuando lo vemos, notamos que está vivo porque estaba moviendo las agallas. Cogimos una soga, con una paila de agua y extraíamos agua del mar para seguir hidratándolo porque el sol le estaba dando demasiado y se iba a morir. Cerramos la carretera para que ningún vehículo fuera a darle un golpe”, contó a endi.com el director de la Oficina de Manejo de Emergencias de Toa Baja, Luis Rivera.

Según Rivera, testigos que se encontraban cerca de la zona mencionaron haber visto a dos jóvenes pescar el escualo y dejarlo en el área.

El personal contactó al Cuerpo de Vigilantes, quienes identificaron la especie de la que se trataba y lo soltaron al mar.

La Unidad Marítima de Manejo de Emergencias Municipal, que se mantiene inspeccionando las costas debido a la marejada...

Posted by Municipio de Toa Baja on Saturday, September 29, 2018

“Estuvo un tiempo inmóvil, hasta que reaccionó y partió”, recordó Rivera, quien destacó que ese mismo día intervinieron junto con la Policía Municipal varias personas que estaban tirando escombros en la costa.

“Obviamente, la hace falta (la aleta) porque la tiene, pero no era la más necesaria para estar en su ambiente, por lo que podía seguir viviendo. El mar le ayuda a cicatrizar la herida”, explicó, por su parte, el teniente Santiago Pabón, de la Comandancia del Cuerpo de Vigilantes.

Según Pabón, esta práctica de cortarle las aletas a los tiburones es más común en países asiáticos. “Estuvo raro porque no hemos tenido este tipo de suceso”, destacó.

El último incidente que se registró de este tipo ocurrió en agosto del 2014, cuando buzos de la organización Scuba Dogs Society encontraron agonizando a un tiburón gata mutilado en el Parque Marino del Escambrón, en San Juan, que posteriormente murió.

“Estamos investigando a ver si aparecen confidentes. Vamos a estar en vigilancia e investigación sobre esto. También se hizo un aumento en el patrullaje en la zona”, dijo Pabón.

El Reglamento 7949 de Pesca de Puerto Rico, en el artículo 8, inciso 27, establece que la pesca o venta del tiburón gata está prohibida por ley.

Asimismo, quitarle la aleta a un tiburón constituye una violación a la Ley 154 del 2008 para el Bienestar y Protección de los Animales, y puede conllevar una pena de hasta 15 años de cárcel.

Se estima que más de 100 millones de tiburones son capturados en el mundo, según el EcoExploratorio: Museo de Ciencias de Puerto Rico. La pesca indiscriminada de estas especies ha reducido significativamente su población, colocando a algunas especies en peligro de extinción.


💬Ver 0 comentarios