Elmer Román dijo que evalúa qué procede ahora con el caso. (GFR Media)

El secretario de Seguridad Pública, Elmer Román, reconoció hoy que el traslado del teniente y piloto de FURA José Estrada Almodóvar no se hizo conforme a los reglamentos internos del Negociado de la Policía y, también, admitió que discutirá las acciones tomadas por el comisionado de la Policía, Henry Escalera, con la gobernadora Wanda Vázquez Garced.


¿El traslado se hizo acorde con el reglamento de la Policía?, se le preguntó a Román durante una vista pública de la Comisión de Seguridad Pública del Senado que investiga las circunstancias en que se dio una manifestación el 30 de septiembre en Vieques y que fue interpretada por la Policía y por la directora de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM), Mara Pérez, como una restricción de libertad de su persona que implicaba una emergencia.

“Entiendo que no. El proceso, si se fue a hacer un traslado y lo he hablado con el comisionado, hay un proceso administrativo (requerido) y luego se hacen las determinaciones de traslado. El reglamento de la Policía y las órdenes generales estipulan que el comisionado puede hacer traslados como medida cautelar y en este caso, entiendo que eso se puede entender como un traslado, como una medida disciplinaria”, dijo Román.

Asimismo, se le cuestionó a Román si el traslado fue un castigo.

“De la manera en que estaba escrito, sí”, respondió a periodistas el secretario de Seguridad Pública.

¿Escalera va a responder por esto?

“Claro. Tendré que evaluar cuál será la acción que se tomará. Estoy evaluando todo lo que tengo para en un momento dado sentarme con la gobernadora y tener una charla sobre qué procede”, contestó Román.

¿Cuándo se sabrá qué acción se tomará?

“Eso está bajo evaluación”, dijo Román.

Hoy trascendió que el traslado del piloto por denunciar supuestas irregularidades en la Policía podría constituir una violación a la Reforma de la Policía.

Estrada Almodóvar fue trasladado fulminantemente al cuartel de Morovis al rechazar realizar un vuelo de helicóptero que, según él violaba reglamentaciones de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés).

El traslado fue revertido por Román, por lo que Estrada Almodóvar realizará labores administrativas en la sede de FURA hasta que se resuelva el proceso administrativo en su contra, que incluye dos cargos:  falta grave por desacatar órdenes legalmente comunicadas y demostrar incapacidad manifiesta, ineptitud, parcialidad o negligencia.

Estrada Almodóvar se enteró de la decisión de Román hoy, a través de la prensa.

En una circular de la FAA con fecha del 21 de septiembre y que fue entregada a la prensa, se indica en el artículo 8.09 que una nave clasificada como pública -y ese es el caso de los helicópteros de la Policía- no puede transportar civiles a menos que su presencia sea clave para que se pueda ejecutar la misión. También señala el artículo que proveer “transportación aérea no es una función gubernamental”, excepto por ciertas excepciones.

Esas excepciones fueron provistas por el Departamento de Seguridad Pública en su ponencia y una de estas es “búsqueda y rescate”. Al referirse a ese concepto, Estrada Almodóvar dijo que por esto se refiere la FAA a una persona que se está ahogando o una misión de una persona desaparecida en un monte, por ejemplo.

"No existe excepción a esta regla. La emergencia es otra cosa, porque cada caso tiene que ser evaluado individualmente", sostuvo Estrada Almodóvar. "Si la persona está en el mar, eso es una emergencia. Esto no estriba en una emergencia que amenazara la vida de una persona, lo que me estaban diciendo es que ella no podía salir de Vieques por una situación y que había que transportarla", indicó el piloto de FURA.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, fue quien primero levantó bandera sobre el traslado del piloto, quien es teniente II de la Policía. El líder senatorial interpretó también la movida de personal como un castigo luego de que el oficial levantara sobre la supuesta ilegalidad de la misión que se le encomendó.

Según indicó el piloto, las instrucciones que le dio la inspectora Nilsa Bonilla, de FURA, era que “transportara” a Pérez de Vieques a la llamada Isla Grande.

Durante su interrogatorio, Escalera, quien salió a toda prisa de la audiencia al culminar su testimonio, indicó que la misión consistía en mover personal de SWAT a Vieques y “de ser necesario” transportar a Pérez de regreso.

Estrada Almodóvar, con 40 años de experiencia como piloto y 28 en la Policía, dijo, a preguntas de senadores, que nadie se le indicó que tenía que llevar personal de SWAT a la Isla Nena.

Al salir de la vista, Rivera Schatz sostuvo que en la audiencia se validó que Pérez ni ninguno de los otros cinco funcionarios que la acompañaban en Vieques vivieron emergencia alguna.

“No había ninguna emergencia”, dijo Rivera Schatz al recordar que luego de una negociación, Pérez pudo salir con sus acompañantes de Vieques.

Rivera Schatz indicó que le toca a la Comisión de Seguridad Pública aquilatar la información que tiene de frente para determinar si la manifestación en Vieques y la intención de los participantes de que Pérez y su grupo no abordaran la lancha para regresar a la Isla Grande constituyó una emergencia que requería la activación del helicóptero de FURA. De hecho, Rivera Schatz aludió a un informe preparado por la agente Virgen Figueroa Parilla, del distrito de Vieques, en que se indica que no se trataba de una emergencia.

Esa versión contrasta con la plasmada en un documento por la inspectora de FURA. En un informe de vuelo rendido por el piloto José Santana, quien realizó el vuelo que Estrada Almodóvar se negó a realizar, este indica que, según Bonilla, “la seguridad de la dama (Pérez) y los compañeros estatales (seis policías) estaba comprometida”.

“Soy de la opinión de que no era necesario el traslado. Que no era necesario el traslado de la Policía, que es un acto incorrecto trasladar al teniente”, dijo. “Hizo todo lo que estuvo a su alcance. Lo único que hizo que pudiera chocar con una instrucción que le diera antes era decir que si trasladamos a esta persona estaríamos en violación y dio una alternativa: verificar con un vuelo de reconocimiento qué estaba pasando… fue diligente”.

“No veo en el testimonio que él y con los documentos que tenemos que se le pueda imputar nada”, agregó.

Al preguntársele a Rivera Schatz si la Policía está en buenas manos contestó que no se podía “singularizar” el asunto.

“Hubo un problema de comunicación. Ellos no tenían toda la información y de los documentos que trae FUPO se deprende que no había una emergencia que pusiera en peligro la vida de nadie”, contestó.

¿La Policía está en buenas manos?, se le insistió.

“Esa pregunta de querer singularizar la Policía… el pueblo de Puerto Rico puede llegar a sus propias conclusiones”, respondió el presidente senatorial. “No hay ninguna organización pública o privada que sea perfecta”.




💬Ver 0 comentarios