Residentes de la comunidad El Rocío en Peñuelas. (Ramón “Tonito” Zayas)

Peñuelas - Entre 800 y mil personas se han ido de este municipio a causa del terremoto de hace dos semanas y sus constantes réplicas, informó hoy el vicealcalde Miguel Figueroa, quien se expresó confiado en que la mayoría regresará “cuando todo esto se haya calmado”.

En entrevista con El Nuevo Día desde la llamada “zona segura” (refugio) en la pista atlética Glidden Feliciano, el vicealcalde tildó de “alto” el número de peñolanos que “se han ido en busca de un poco de paz y tranquilidad”, ya que el municipio apenas cuenta con 26,000 habitantes.

“Es un número alto, pero la gente está bien temerosa y lo vemos aquí, en el refugio, cuando empieza a temblar”, dijo Figueroa, al mencionar, incluso, que su hermana, cuñado y sobrinos figuran entre los que se han ido, en este caso, al estado de Florida.

“Esperamos que, una vez pase el estado de emergencia, estas personas regresen a Peñuelas. La gente se está yendo porque no quieren tener la preocupación de que la casa se les va a caer encima”, agregó.

De acuerdo con el vicealcalde, entre los que se han ido hay una decena de empleados municipales, que han solicitado licencias sin sueldo o de vacaciones.

“También tenemos casos de empelados que se han ido a Estados Unidos y no han solicitado ninguna licencia. Son empleados que se han ido temerosos, pero que confiamos regresarán en dos o tres semanas”, recalcó Figueroa.

Inspeccionan viviendas (subtítulo)

Por otro lado, el vicealcalde informó que, en virtud de un acuerdo firmado entre el Municipio y la Ciudad de Nueva York, ingenieros de ese estado comenzaron, el domingo pasado, a inspeccionar las 8,000 residencias que hay aquí.

Hasta ayer, se habían inspeccionado 724 viviendas, de las cuales 572 están en buen estado, 114 tienen daños que pueden repararse y 38 están en riesgo de colapso o ya colapsaron.

“Con las inspecciones de hoy, esperamos sobrepasar las mil viviendas. Hay seis brigadas de la Ciudad de Nueva York recorriendo los barrios”, dijo Figueroa.

“Se está verificando el exterior de las propiedades y, si los dueños están en las casas y autorizan que los ingenieros entren, también se inspecciona el interior. En base a la cantidad de propiedades, esperamos tener todas las inspecciones en un mes”, añadió el funcionario.

Indicó, entretanto, que el ayuntamiento contrató a la firma local de ingeniería SEM para que inspeccione, a partir de mañana, las propiedades municipales.

El contrato asciende a $28,800 y, en principio, es para la inspección de 10 propiedades. No obstante, podría enmendarse para incluir la inspección de 12 centros comunales, que el ayuntamiento interesa poner a disposición del Departamento de Educación para acoger en ellos a los estudiantes de laúnica escuela superior peñolana, que resultó con daños severos a causa del terremoto y sus réplicas.

“Si se incluyen los centros comunales, el (monto del) contrato se duplicaría”, dijo Figueroa.

Urgen catres

Mientras, el vicealcalde indicó que, a dos semanas del terremoto de magnitud 6.4, “lo que más se necesita” en Peñuelas son catres.

“Ya tenemos luz y agua en el pueblo, pero la gente no tiene dónde dormir bien. Están durmiendo en carros o en el piso de las marquesinas. Necesitamos catres”, declaró.

Según Figueroa, el ayuntamiento tenía 250 catres y los puso a disposición del Departamento de la Vivienda para que los usara en el refugio.

“Pedimos 300 catres más y nos llegaron 100, que los estamos repartiendo en todo el pueblo, según la necesidad. Ayer, nos llegaron otros 70 que estaban en el almacén de Ponce, pero no dan abasto”, subrayó.

Hoy, 282 personas amanecieron el refugio de la pista atlética.


💬Ver 0 comentarios