Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Tony, un joven de 15 años, amaneció muerto en su hogar. La familia recibió la triste noticia de que se había suicidado. El día de su entierro los amigos y la familia lloraban desconsolados y se preguntaban qué había pasado. Todos decían que Tony era tranquilo y bueno. No entienden por qué se quitó la vida.

Los amigos comentaron que Tony llevaba un tiempo que no hablaba mucho, pero estaba con el grupo. A Jaime le estuvo raro que Tony le regalara unos videojuegos, pero pensó que ya estaba cansado de jugar lo mismo. A Manny le estuvo raro que cuando salieron de la escuela Tony dijo ‘ya no vuelvo más’, pero pensó que era porque se había colgado en un examen. Los papás lo regañaron y les estuvo raro que dijo “ya no se tienen que preocupar por mí”.

Ninguno pensó que tomaría una decisión tan abrupta. Todos sabían que Tony había estado bien frustrado y triste. Aunque había mencionado que se quería suicidar para salir de sus problemas, había mejorado. No necesitaba ayuda de un psicólogo porque no quería hablar de sus cosas.

Preguntas guías:

1. ¿Crees que Tony dio indicios de que se iba a quitar la vida?

2. ¿Crees que los amigos pudieron haberlo ayudado y salvado?

3. ¿Crees que los padres debieron darse cuenta de su “despedida?

4. Si un joven no quiere hablar de sus problemas aunque le estén afectando, ¿cómo quiera se le debe llevar a un psicólogo?


💬Ver 0 comentarios