Según Francisco Parés Alicea (arriba), la entrada en vigor de los cambios contributivos le costará al erario unos $400 millones. (Jorge A. Ramírez Portela / Especial El Nuevo Día)

El secretario del Departamento de Hacienda, Francisco Parés Alicea, aseguró este lunes que, a partir de este año, casi 400,000 contribuyentes podrán beneficiarse del Crédito por Ingreso Devengado (EITC, en inglés), y otros 179,000 cuentapropistas podrían tomar partido de una rebaja considerable en el pago de impuestos, si se acogen al llamado cómputo opcional, ahora que entran en vigor los cambios más importantes de la reforma contributiva aprobada hace casi dos años.

Según Parés Alicea, la entrada en vigor de los cambios contributivos le costará al erario unos $400 millones, incluyendo en la cifra el descuento de 5% que también podrán solicitar los contribuyentes como resultado de la reforma contributiva del 2012.

Ese dinero que no ingrese a las arcas públicas favorecerá la actividad económica en la isla, un objetivo que también debe alcanzarse en el contexto del plan fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), explicó el funcionario.

“En la próxima planilla contributiva, los individuos podrán reclamar un (EITC) entre $300 y $2,000, dependiendo de su ingreso, estado civil y la cantidad de dependientes”, dijo Parés Alicea haciendo referencia a la Ley 257 de 2018.

“Hacienda ha recaudado más de $500 millones por encima de la proyección de la (JSF)”, continuó diciendo Parés Alicea al insistir en que los cambios tributarios no tendrán un efecto significativo en el fisco.

Hace dos años, el gobierno aprobó una nueva reforma contributiva bajo la premisa de que una reducción en las tasas contributivas que pagan las personas y las empresas hace bien a la economía de la isla.

Sin embargo, las reducciones a las tasas contributivas que se legislaron, finalmente, resultaron menos beneficiosas a los contribuyentes que las proyecciones iniciales.

Cuando se aprobó el estatuto en el 2018, aparte del EITC y el cómputo opcional, se contempló la reducción en el Impuesto sobre Ventas yUso (IVU) por los alimentos preparados y la eliminación del impuesto al consumo por compras entre negocios o B2B. Se apostaba a que todos los cambios supondrían unos $800 millones a la economía.

Este lunes, Parés indicó que las medidas supondrían un alivio de $400 millones.

En el caso del EITC, una herramienta que busca promover la inserción de las personas en la fuerza trabajadora formal, los contribuyentes podrían reclamar entre cero a tres dependientes. Para reclamar el EITC, que actúa de manera progresiva, los pueden devengar hasta $42,000.

En promedio, según Parés, los contribuyentes que reclamen el EITC podrían ver un alivio de entre $500 y $600 en su responsabilidad contributiva.

En el caso del cómputo opcional, dirigido a trabajadores por cuenta propia, el contribuyente podrá pagar una contribución fija sin necesidad de presentar evidencias o tomar deducciones que puede comenzar en 6% y que aumenta hasta 20%, dependiendo del ingreso ganado o bruto que haya recibido.

El resto de los contribuyentes, mientras tanto, podrán optar por una rebaja de 5% en su contribución sobre ingresos.


💬Ver 0 comentarios