36 bibliotecas participaron del estudio realizado por el Instituto de Estadísticas. (GFR Media)

El 83% de las bibliotecas en Puerto Rico no cuenta con personas certificadas en asistencia tecnológica para atender a personas con impedimentos, según un estudio presentado hoy, viernes, por el Instituto deEstadísticas de Puerto Rico (IEPR).

El estudio reveló además que alrededor del 40% de las bibliotecas admitieron que no cuentan con computadoras o equipos electrónicos requeridos para cumplir con un programa de asistencia tecnológica para personas con impedimentos.

Los datos presentados corresponden al año natural 2019 e incluye una muestra de las bibliotecas del sistema de la Universidad de Puerto Rico, universidades privadas, instituciones de educación superior y municipios.

"Como sociedad debemos y tenemos que garantizarles a todas las personas acceso a la educación y a la información, y las personas con impedimentos no pueden ser discriminadas", afirmó Orville Disdier, autor principal del estudio y director ejecutivo interino del IEPR, en un comunicado de prensa.

"Este estudio nos permite, además de cumplir con la ley, determinar dónde debemos hacer los ajustes necesarios para atender las necesidades de acceso a la información de las personas con impedimentos", agregó Disdier.

Este es el primer informe que Puerto Rico realiza sobre las estadísticas relacionadas a la implantación de la Ley 63 del año 2011, que tiene como objetivo principal establecer el Sistema de Servicios Bibliotecarios Inclusivos de Asistencia Tecnológica en todas las bibliotecas de la isla.

Dicha ley, de igual manera, ordena al Gobierno de Puerto Rico a "levantar datos estadísticos anuales sobre los Servicios Bibliotecarios Inclusivos de Asistencia Tecnológica".

Sin embargo, de acuerdo con el IEPR, el gobierno no ha logrado cumplir cabalmente con esta encomienda.

Es por ello, que el IEPR, en colaboración con el Programa de Asistencia Tecnológica de la Universidad de Puerto Rico, diseñó un sistema de recopilación y un conjunto de datos para que el gobierno local tenga la capacidad de recopilar, analizar y divulgar datos sobre la implantación de dicha ley.

El IEPR detalló que unas 36 bibliotecas completaron el cuestionario, la mayoría de ellas de universidades privadas (39%).

El estudio reveló además que el 36% de las bibliotecas participantes no cuentan con un plan para implantar la Ley 63.

Igualmente, solo el 8% de las bibliotecas participantes indicó que la administración tiene planes para ofrecer adiestramientos sobre el uso de programas y equipos de asistencia tecnológica.

Y, aunque el 67% de las bibliotecas participantes alegaron que su biblioteca cuenta con los requisitos establecidos por la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades, en cuanto a la accesibilidad de espacios físicos para personas con impedimentos, todas indicaron que no poseen una certificación oficial para estos fines.

Entre las razones que las bibliotecas participantes establecieron para no cumplir con la Ley 63 de 2011, están la falta de recursos económicos, de orientación, de apoyo por parte de la administración y de recursos humanos.


💬Ver 0 comentarios