Se espera que la nube de polvo del Sahara llegue al país este domingo y se mantenga sobre la región hasta mediados de la próxima semana. (GFR Media)

La nube de aire seco con polvo del Sahara que llegaría a Puerto Rico, a partir del domingo, no solo pone bajo alerta a personas asmáticas, alérgicas y con condiciones respiratorias y de la vista, sino también a pacientes de COVID-19, advirtieron ayer expertos.

Es muy peligrosa la mezcla del polvo del Sahara y el COVID-19. Personas propensas a complicarse deben tratar de estar en interiores, sobre todo a partir del domingo”, indicó Rafael Méndez Tejeda, director del Laboratorio de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Carolina.

Méndez Tejeda recordó que, como se estima que el 80% de las personas con COVID-19 no presenta síntomas o solo algunos leves, si se contagian con el virus, y su cuadro ya está comprometido con otra condición respiratoria, podrían complicarse. Entre otras recomendaciones, Méndez Tejeda aconsejó a las personas a no salir a correr para evitar que se agraven sus condiciones.

Benjamín Bolaños, catedrático asociado del Departamento de Microbiología del Recinto de Ciencias Médicas de la UPR, explicó que el polvo del Sahara, así como las esporas de hongo, son desencadenantes de asma, por lo que estos pacientes deben tomar precauciones.

“Quedarse en sus casas no los va a proteger ni del polvo del Sahara ni de los hongos porque ambos van a entrar por la ventilación natural. Por eso, se recomiendan purificadores de aire y el uso de medicamentos”, señaló el experto.

Bolaños agregó que un estudio en el que participó, y publicado el año pasado en el Journal of Asthma, encontró que por cada aumento de un microgramo por metro cúbico de aire del polvo de África puede haber un aumento de 1.4 en los casos de asma. El microgramo por metro cúbico es la unidad usada para medir los contaminantes suspendidos en el aire.

El experto estimó que en Puerto Rico, que cuenta con una población de 400,000 asmáticos, podría haber un aumento de 5,600 casos de asma.

Según el catedrático, las esporas de hongos también son desencadenantes del asma y un aumento en 1,000 esporas por metro cúbico de aire podría desencadenar un 0.28 por ciento de casos de asma. Calculó que, en la isla, el aumento se traduciría en unos 1,120 casos de asma.

Datos de la Asociación Puertorriqueña de Médicos Alergistas indican que, en PuertoRico, mueren unas 80 personas al año por complicaciones de asma, mientras que 80% de los asmáticos tiene un componente alergénico.

De acuerdo con el pediatra Ricardo Fontanet, una atmósfera cargada de aeroalérgenos podría provocar congestión nasal, dolor de garganta, estornudos, tos y asma.

“Algunos (casos) podrían confundirse con COVID-19 o influenza, especialmente si tienen dolor de garganta, tos, congestión nasal y enrojecimiento de ojos; aunque si es alergia o asma, no tendrían fiebre ni malestar general”, dijo Fontanet, al advertir que pacientes de coronavirus podrían afectarse con los aeroalérgenos.

Por su parte, la neumóloga pediátrica Denise Rivera indicó que varios padres le han advertido que las condiciones respiratorias de sus hijos se han exacerbado en las últimas semanas y han tenido que recurrir a medicamentos de mantenimiento para controlarlas.

Señaló que como los niños han permanecido más tiempo en sus hogares durante la cuarentena, eso ha sido un factor protector, especialmente entre los asmáticos. Indicó que no ha habido muchos casos de COVID-19 a nivel pediátrico.

“Episodio intenso”

El meteorólogo Ian Colón Pagán, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM), informó ayer que los satélites pronostican que será un área “bastante significativa” que se espera se extienda del domingo al miércoles. Un alto nivel de humedad junto a vientos fuertes también la acompañarán, dijo.

“Es el episodio más intenso de este año, pero para saber si es un récord o no, habría que ver la densidad del polvo, más adelante”, opinó, entretanto, Méndez Tejada.

Bolaños, entretanto, advirtió que la magnitud de este evento dependerá de la lluvia previo a la llegada del polvo del Sahara.

“Todo va a depender del tamaño de la nube, porque una cosa neutraliza a la otra”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios