El maestro Pablo Látimer emitió su voto ayer en Toa Baja. ([email protected])

Tras registrarse una baja participación en los primeros dos días de votación, la Asociación de Maestros extendió hasta este viernes el referéndum para ratificar o rechazar el acuerdo alcanzado con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) sobre la pensiones.

Al cierre de la edición, se desconocía cuántos maestros habían acudido a votar ayer, pero la secretaria general de la Local Sindical, Grichelle Toledo, confirmó que la participación no ha sido la esperada.

“La participación ha sido un poco baja... muchos maestros están de vacaciones o no le dan la importancia que requiere el tema. Esto abona a que el maestro decida no ir y es una pena”, dijo.

Alegó, además, que otros grupos magisteriales han acudido a los centros de votación y han llegado al punto de bloquearles el paso a participantes. “Esto lo que hace es desalentar la participación del magisterio, y es lamentable porque es un ejercicio democrático”, agregó Toledo.

Los maestros regresaron ayer a las urnas en medio de un panorama de incertidumbre. Según un sondeo informal realizado por El Nuevo Día en el centro de votación de la Legión Americana, en Toa Baja, la mayoría se inclinaba a votar en contra de la propuesta.

“Están votando abrumadoramente por el ‘no’. Los maestros no quieren que les impongan una vejez de indigencia, los maestros no quieren trabajar hasta los 63 años y no quieren que les recorten sus pensiones”, señaló la presidenta de la Federación de Maestros, Mercedes Martínez.

Los maestros entrevistados -además de evidenciar el desespero que atraviesan ante la posibilidad de recortes a sus pensiones- denunciaron que el proceso de consulta fue atropellado y que no se discutió con detenimiento el detalle del acuerdo.

“Yo tengo 29 años cotizados para el retiro y no estoy de acuerdo. El proceso ha sido muy rápido, hay compañeros que no están, otros que están dando (clases de) verano o se fueron a viajar”, sostuvo Yolanda Valentín, maestra de Historia de la escuela Pedro Albizu Campos en Toa Baja.

Señaló que entiende que hay otras alternativas para salvar el retiro de los maestros, como la imposición de mayores arbitrios a las empresas foráneas. “Puerto Rico se ha convertido en una isla cara, así que no hay justicia para nosotros de esta manera. La soga sigue partiendo por lo más finito y por los hombros cansados de los maestros”, señaló.

La semana pasada, la presidenta de la Asociación, Aida Díaz, anunció un acuerdo con la JSF que -según ha dicho- asegura las pensiones de los maestros, así como la cotización al Seguro Social de los educadores menores de 40 años y la creación de una cuenta de aportación definida, modelo similar al 401K. No obstante, este último grupo vendría obligado a trabajar hasta los 63 años cuando la edad de retiro actual es 55.

María Panet, maestra transitoria de nivel elemental, dijo que está dispuesta a correrse el riesgo de confiar que su pensión será garantizada por el gobierno aun cuando empiece a emitirse el pago de la deuda. “Comoquiera que sea… no sabemos qué va a pasar luego. Tenemos el derecho al voto y a escoger lo que nosotros pensamos que nos conviene”, señaló.

“El día que a mí me toque, yo quiero tener la cantidad que en realidad yo aporté, no solamente un 60%”, señaló Panet.

Leorna Marrero, maestra de educación especial por 19 años, defendió los acuerdos logrados. Aseguró que rechazarlos significaría dejar en manos de otros el futuro de sus pensiones. “Si no acepto este acuerdo, si no lo cojo ahora, me puedo ir sin nada”, dijo la maestra de 57 años.

Recordó que el documento incluye una estipulación en la que se establece que, si el gobierno alcanza unas garantías mayores, estas prevalecerán. “Yo no pierdo nada con esto, yo aseguro algo que no tengo… entre todo, lo mejor que se ha conseguido es esto. Podemos salir de esto, podemos mejorar esto, pero mientras tanto, qué propuesta tenemos, ¿estar en la incertidumbre?”, planteó Marrero.

Moraima García, maestra de inglés, emitió un voto en contra debido a que aún tiene dudas. “Es difícil tomar una decisión sobre el futuro de uno en tan poco tiempo... no puedo votar que estoy a favor cuando tengo muchas más dudas y preguntas que lo que realmente han contestado”, expresó.

El maestro Julio Otero, con 26 años de experiencia en el sistema, subrayó que la lucha y defensa de los derechos de la clase magisterial “donde se tienen que defender es en la calle”.

Más tiempo

Ayer en la tarde, la Asociación anunció la extensión del período de votación con la apertura de seis centros hasta el viernes, en horario de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

Los maestros que -al día de hoy- no hayan emitido su voto, tendrán la oportunidad de acudir a una de las cinco oficinas regionales de la Asociación, ubicadas en San Juan, Caguas, Ponce, Hatillo y Mayagüez, así como a la sucursal Educoop en Humacao.

Hoy, sin embargo, habrá 26 centros de votación abiertos en el área este del país, región que incluye a los municipios de Bayamón, San Juan, Cataño, Caguas y Carolina.


💬Ver 0 comentarios