Estudiantes de la Academia Espíritu Santo de Toa Baja participaron del ejercicio Caribe Wave 2019 junto al comisionado NMEAD, Carlos Acevedo Caballero y el alcalde, Bernardo “Betito” Márquez.

A dos días de reportarse un temblor de magnitud 4.6 al sur de Guayama, el Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), en coordinación con el municipio de Toa Baja, realizaron durante la mañana de hoy, jueves, un ejercicio de desalojo por tsunami en el cual participaron estudiantes de un colegio cercano a la zona costera. 

“Me siento muy satisfecho con el desalojo. Todos los ejercicios son diferentes. En el 2017, posiblemente las sirenas no sonaron. Ahora, en el 2018, estamos en un municipio en donde las sirenas sí sonaron. En el 2017 a lo mejor participaron 50 mil personas, este año están participando más personas por la lección aprendida en María y por querer implementar un plan de emergencias, y hemos llevado una campaña de orientación. Lo que queremos es que más personas participen en este evento”, dijo el comisionado del Nmead, Carlos Acevedo Caballero.

El desalojo en la academia Espíritu Santo en la urbanización Levittown comenzó a las 10:00 a.m., cuando a la multitud de estudiantes y personal de la institución fueron advertidos como parte del simulacro Caribe Wave 2019 de un terremoto regional de magnitud 6.0 asociado a la actividad volcánica del Kick-‘em-Jenny, al norte de la isla de Granada en las Antillas Menores.

Posterior al temblor, que estuvo ubicado a 12.16 kilómetros al norte de Granada, se activó la alerta fija del municipio que es una de las 30 que se encuentran operando en la isla después del huracán María. De esta forma, la multitud dentro de la escuela quedó advertida, y se movilizaron a la parte posterior de la instalación educativa.

“Fíjate, en el caso del 2017, aquí la sirena no estaba funcionando, nos dimos a la tarea para que funcionaran. Hoy, en Toa Baja, entre colegios y escuelas públicas tenemos once participando. Se supone que en este simulacro el COE municipal esté activo. También, las facilidades municipales están siendo proactivos en un evento como este simulacro…”, agregó el alcalde de Toa Baja, Bernando ‘Betito’ Márquez.

Toa Baja actualmente cuenta con seis sirenas y está pidiendo seis más para colocarlas en el área sur del municipio, según informó Márquez.

Elalcalde ejemplificó que contrario al 2018, durante este año lograron crear alianzas con iglesias con el propósito de maximizar la respuesta municipal ante una emergencia.

“María nos dio muchas lecciones, una de ellas es que tenemos que trabajar de forma solidaria. Pues aquí, nosotros hemos identificado iglesias que pueden ser puntos de encuentros para situaciones difíciles como estas. Las iglesias estarían preparadas con agua, suministros, por lo menos en primera instancia, para luego de que pase la situación comenzar a traer otros recursos”, abundó el ejecutivo municipal.

El ejercicio, que tiene como objetivo probar y evaluar las operaciones del sistema de alerta de tsunamis del Caribe, fue coordinado en el municipio durante un año y contó con la participación de las autoridades municipales.

“En Toa Baja, definitivamente, se triplicó la participación durante este simulacro. Nosotros fuimos indicándole con anterioridad a nuestros residentes lo que iba a pasar, y les indicamos que era un simulacro, pero tenían que estar pendiente. Nos preguntaban si se iba a escuchar las sirenas, porque es la realidad, entonces se escucharon, y eso da más exposición a la conciencia”, comentó Márquez. 

Caribe Wave 2019 además tienen el fin de validar la preparación en la respuesta ante tsunamis, los protocolos y sistemas de comunicaciones con los centros de alerta de tsunamis y los puntos focales de alerta.

También, el evento evaluará los productos de tsunamis de origen volcánicos del Pacific Tsunami Warning Center (PTWC) para el Caribe EWS, así como ayudará en los esfuerzos de preparación sobre tsunamis de las agencias de manejo de emergencias caribeñas.

Posterior al simulacro, el director del Manejo de Emergencias de Toa Baja, Luis J. Rivera explicó que ahora procederán a evaluar los sistemas de alerta de emergencias en las oficinas locales del Nmead

“Se llenará un formulario de evaluación de cómo fue el ejercicio de comunicación. Tanto de la Red Sísmica, como del Servicio Nacional de Meteorología, de lo sistemas de alerta de emergencias para saber qué funcionó y que no funcionó porque están usando todo un sistema de emergencia. Aquí la respuesta a la emergencia fue muy rápido. Los maestros y los estudiantes estuvieron muy organizados”, comentó el funcionario.

Cuéntanos tu experiencia luego del simulacro en la sección de comentarios de esta historia.


💬Ver 0 comentarios