Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El Cuerpo de Ingenieros propone quemar el material vegetativo generado tras María mediante la técnica de incineración de cortina de aire. (Archivo / [email protected])

Representantes de la industria de reciclaje están organizándose para hacerle frente y detener la intención del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos (Usace, en inglés), de quemar el material vegetativo generado tras el paso del huracán María.

El ingeniero consultor Carlos Pacheco Irizarry, presidente del Comité de Residuos Orgánicos del Puerto Rico Recycling Partnership, indicó que en la industria hay consenso de que la propuesta del Usace “es muy peligrosa en términos ambientales y de salud”.

Proponen, en cambio, que la dependencia federal destine el dinero de la incineración de material vegetativo al establecimiento de empresas de composta municipales.

“Estamos proponiendo que se aproveche la situación de exceso de biomasa vegetativa y se empiece a compostar; que cada municipio tenga su compostera. Finalizada la emergencia, estas instalaciones se volverían permanentes ayudando no solo a la creación de empleos en los pueblos, sino a atender la crisis de residuos sólidos que hay en el país”, dijo Pacheco Irizarry, quien también preside la Junta de Fiduciarios del Fideicomiso del Bosque Modelo de Puerto Rico.

La semana pasada, la Oficina de Recuperación del Usace en Puerto Rico confirmó que había solicitado una dispensa a la Junta de Calidad Ambiental (JCA) para quemar el material vegetativo generado por María. Esta es una práctica prohibida en la isla por el Reglamento para el Control de la Contaminación Atmosférica de la JCA. Además, esa agencia estatal aprobó una resolución que detalla que el uso como composta debe ser la primera opción de disposición final del material vegetativo, seguido por mulch o viruta y cubierta diaria en vertederos.

El Usace propone quemar el material vegetativo mediante la técnica de incineración de cortina de aire. Su trabajo iniciaría como un proyecto piloto “en algún punto” en la zona este.

En opinión de Pacheco Irizarry, llevar el material vegetativo a ese o cualquier otro punto costaría más que disponerlo en composteras municipales.

"Junta especial"

“Convocamos al gobierno para que cree una junta especial y que, entre todos, podamos hacer un esfuerzo para crear las composteras municipales”, sostuvo.

Añadió que algunos integrantes sugeridos para esa junta son la JCA, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), el Departamento de Agricultura y la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés), además de representantes de la industria de reciclaje.

¿Cómo se establecerían las composteras?, preguntó El Nuevo Día, a lo que Pacheco Irizarry respondió que el primer paso sería que la junta evalúe los espacios que algunos municipios ya han establecido como centros de acopio. Luego, a la luz del Reglamento para el Diseño y Operación de Instalaciones de Compostaje en Puerto Rico, se harían recomendaciones de las mejoras –si alguna– que tendrían que hacer para recibir el material vegetativo.

“Lo otro es que el Cuerpo de Ingenieros debe pagar un tipping fee (tarifa por vuelco o descargue) razonable y, con ese dinero, empezar la compostera. Algo positivo aquí es que el Cuerpo de Ingenieros ya está haciendo mucho del trabajo fuerte, que es triturar el material. Por lo tanto, se les debe dar la oportunidad a las composteras de adquirir los equipos y que empiecen a operar”, agregó.

Pacheco Irizarry, quien es dueño de la compañía Trito Agro-Industrial Services, justificó el cobro de un tipping fee “razonable”, pues ese dinero les permite a las composteras generar ingresos para pagar por la energía, la maquinaria y la mano de obra para crear un producto final.

“La fuente de ingreso de una compostera es lo que llaman el pago por recibir el material, no tanto el pago por vender el producto. A diferencia de los vertederos, que también cobran y lo único que hacen es un hoyo para enterrar la basura, los composteros recibimos el material, lo trituramos, lo procesamos por tres meses, lo cernimos y mercadeamos”, expuso.

Advertencia

Entretanto, Pacheco Irizarry advirtió que el material vegetativo que aún queda a la intemperie está en riesgo de incendiarse “naturalmente”, porque de enero a abril se registra la temporada alta de fuegos forestales en el país.

“Si no se atiende rápidamente, toda esa biomasa se podría quemar. Estamos solicitándole al Cuerpo de Bomberos que tome acción”, dijo.

Pacheco Irizarry anunció que solicitarán reuniones a las agencias ambientales estatales y federales, para pedirles que no den paso a la propuesta del Usace que quemar el material vegetativo.

Si se dan las reuniones, insistirán en que, mediante composta, se puede crear un “acondicionador de suelo” ideal para reforestar las áreas naturales y apoyar la agricultura, entre otros usos.


💬Ver 0 comentarios