Las inspecciones se dividirán en dos fases. (GFR Media)

Las inspecciones comisionadas por el gobierno para asegurar la estabilidad de estructuras gubernamentales tras los sismos de los pasados días van dirigidas tanto a identificar los posibles daños que sufrieron los edificios como a recomendar las mejoras que se requieren para que sean seguros, indicaron profesionales contratados por el gobierno para realizar estas tareas.

Las inspecciones se dividirán en dos fases, señaló el director interino del Área de Desarrollo de Proyectos de la Autoridad de Edificios Públicos (AEP), el ingeniero Gerardo Crespo.

La prioridad son las escuelas públicas, manifestó el funcionario.

Estamos trabajando con todos nuestros recursos internos y estamos en proceso de contratación de otros recursos adicionales para acelerar, en la medida que sea posible, los trabajos sin afectar la veracidad y la seguridad de los reportes”, indicó Crespo.

La fase 1 consta de inspecciones oculares para identificar los daños visibles que los temblores de la última semana, que han afectado principalmente municipios de la zona sur y suroeste, han provocado sobre estructuras como escuelas públicas, centros de gobierno, cuarteles de la Policía, o centros judiciales. En la fase 2, ingenieros estructurales harían pruebas más técnicas y rigurosas en las estructuras en las cuales se hayan identificado daños moderados o severos para que determinen el curso de acción, explicó Crespo.

“Si hubiese alguna recomendación o información de que puede haber algún tipo de situación que a simple vista no se ve, se incluirá en las recomendaciones del reporte para que la AEP las canalice de forma adecuada. Eso puede incluir hacer pruebas, buscar información, buscar los planos existentes, hacer pruebas de campo, pruebas destructivas para identificar esas posibles fallas y ver si eso que aparenta ser un defecto lo es”, señaló el ingeniero José Green, de la empresa Green Engineering Group, una de las dos contratadas hasta el momento por la AEP.

“A pesar de que uno dice que si está dañado no se puede entrar, en la segunda fase hay que evaluar los posibles métodos de reparación”, añadió Green.

El Departamento de Educación detalló ayer que, por su parte, las evaluaciones están en manos de 50 ingenieros. La Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas (OMEP) contrató a tres empresas de ingeniería para las inspecciones, mientras que la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) firmó acuerdo con una.

Las inspecciones comenzaron el miércoles y aún es demasiado pronto para precisar cuáles estructuras necesitan estudios más complejos, señaló el ingeniero José Raul Gayá, otro de los contratados por la corporación pública.

El Nuevo Día ha solicitado acompañar a alguno de estos equipos en sus inspecciones, pero las peticiones han sido rechazadas ante los posibles riesgos de seguridad.

Crespo reafirmó que todas las inspecciones estarán a cargo de ingenieros licenciados, quienes deberán certificar sus recomendaciones. Ante esto, su licencia y prestigio profesional está en juego si no realizan la evaluación de manera correcta.

De esta manera, Crespo rechazó denuncias que han circulado en redes sociales -particularmente de empleados de escuelas- que señalan que las inspecciones las están realizando empleados sin preparación en ingeniería y las completan en unos minutos.

Hasta el jueves, 90 escuelas públicas han sido inspeccionadas, detallaron tanto la AEP como Educación. Ambas agencias han dado a conocer un plan de trabajo que dispone que la inspección de las 856 escuelas públicas se extenderían hasta el domingo.


💬Ver 0 comentarios