La EPA analiza alternativas para que los vertederos mejoren su operación actual y para que, en consecuencia, sus cierres cuesten menos de lo anticipado. (horizontal-x3)
La EPA analiza alternativas para que los vertederos mejoren su operación actual y para que, en consecuencia, sus cierres cuesten menos de lo anticipado. (Archivo / GFR Media)

Los vertederos de Añasco, Barranquitas, Guayama, Hormigueros, Jayuya, Juana Díaz, Mayagüez y Vieques operan en incumplimiento con las normas aplicables y están en riesgo de recibir una orden de cierre de la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés).

Tras hacer la advertencia, la directora de la EPA en Puerto Rico y el Caribe, Carmen Guerrero, indicó que las órdenes de cierre son parte del plan de la dependencia federal de trabajar con los vertederos que representen un “posible daño inminente” a la salud y el medio ambiente.

“Proyectamos que próximamente se van a emitir nuevas órdenes de cierre, pero no podemos decir cuándo ni para cuáles vertederos”, se limitó a decir Guerrero.

“Este es un tema prioritario para la EPA. Los vertederos están llegando a su capacidad, por lo que tenemos que buscar mecanismos para fomentar el reciclaje y compostaje”, agregó.

De los 29 vertederos que operan en la isla, 13 ya tienen órdenes de cierre por incumplimiento con las normas federales y estatales. De esas 13 órdenes, tres se emitieron desde que Guerrero asumió el puesto en julio del año pasado: Arroyo, Cayey y Toa Alta.

Pero Guerrero destacó que al menos los vertederos de Toa Baja y Vega Baja —ambos en incumplimiento y con orden de cierre— han construido celdas de depósito afines a las normas aplicables. Para efectos de la EPA, las nuevas celdas son sistemas independientes y los vertederos pueden recibir basura para depositarla ahí.

“Estamos trabajando en cómo mejorar las operaciones de los vertederos para que el costo del cierre sea menor. Estamos analizando, por ejemplo, cómo se pueden conectar a las tuberías de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados para llevar los lixiviados a sus plantas y tratarlos, y también cómo pueden usar liners de material más económico. Tenemos una crisis de vertederos, sumada a una crisis fiscal, y hay que buscar cómo atender ambas de forma integrada”, dijo.

En situación crítica

El Nuevo Día entrevistó a cinco de los ocho alcaldes de los municipios con vertederos en incumplimiento y sin órdenes de cierre, y aseguraron que –al cierre de esta edición– no habían recibido notificación de la EPA sobre el cese de operaciones.

Los alcaldes de Barranquitas, Francisco “Paco” López; Hormigueros, Pedro Juan García; Jayuya, Jorge L. González; Juana Díaz, Ramón Hernández, y Vieques, Víctor Emeric, coincidieron en que cerrar sus vertederos tendría un impacto adverso en las finanzas municipales, principalmente por el acarreo de la basura a otros pueblos y los costos asociados a la clausura.

“Si recibimos la orden de la EPA, quedaríamos (en una situación) crítica por lo aislados que estamos. Los costos de llevar basura a cualquier vertedero son increíbles. No estamos en posición de asumir ese costo, porque se afectaría increíblemente la operación del Municipio”, dijo el alcalde jayuyano. González estimó que al vertedero de Jayuya le quedan 10 años de vida útil.

González y López señalaron que han implantado programas de reciclaje “agresivos” para disminuir los residuos en sus vertederos.

En el caso de Barranquitas, López contó que tienen autorización para operar el vertedero hasta 2020. Aunque no tienen una orden de cierre de la EPA, ese fue el año que la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) y la Junta de Calidad Ambiental (JCA) fijaron para que el vertedero deje de recibir basura.

“Nuestra preocupación mayor es qué vamos a hacer cuando cierre el vertedero. Hemos auscultado varias alternativas, como construir una estación de trasbordo y de ahí llevar la basura a otro municipio, pero necesitamos dinero, y con la crisis fiscal tenemos preocupación. Llevar la basura a la propuesta incineradora de Arecibo también sería absurdo; el costo de acarreo sería horrible”, dijo López, al precisar que el ayuntamiento adquirió poco más de siete cuerdas aledañas al vertedero con la intención de construir una nueva celda de depósito.

Nueva celda

Eso, precisamente, fue lo que impulsó García en Hormigueros, que ya tiene autorización de la ADS y la JCA para comenzar a operar su nueva celda. Ahora, indicó, el reto es conseguir financiamiento para los costos asociados al cierre de la celda vieja.

“Esa celda vieja la tengo que cerrar en menos de un mes. Como tengo la celda nueva, no debo tener problemas con el recibo de la basura, pero hay que hacer una inversión considerable asociada al cierre”, expuso García, tras estimar en $2 millones el costo de la clausura.

Agregó que a Hormigueros “le queda un pequeño superávit” presupuestario, al que recurrirían si no consiguen fondos federales o estatales para costear el cierre.

En el caso de Vieques, Emeric estimó que al vertedero de la isla municipios le quedan “muchos años” de vida útil, pues han procurado atender los señalamientos de irregularidades que le han hecho las agencias.

“No sería fácil cerrar el vertedero. ¿Cómo vamos a sacar la basura de Vieques? Por ferry es imposible. Tenemos que unir esfuerzos para evitar el cierre del vertedero”, reclamó.

Hernández, entretanto, dijo que están a la espera de que la ADS y la JCA aprueben el plan de cierre del vertedero de Juana Díaz, que “debe poder operar” por ocho años más. Y añadió que, mientras, las actividades para cierres parciales del vertedero están en fase de diseño.

Chocan posturas

Como alternativa para aumentar el reciclaje y alargar la vida útil de los vertederos, la EPA favorece el cobro por el recogido de basura al que le llaman, en inglés, pay-as-you-throw. La expectativa de estos programas es que la gente reduzca lacantidad de basura que genera para pagar menos por su disposición.

Pero los alcaldes entrevistados no están alineados con la EPA respecto a este tema.

López descartó, al menos por este año, empezar a cobrar por el recogido de basura. García y Emeric indicaron que tienen planes de cobrar por el recogido, pero solo a los comerciantes. González, entretanto, dijo que presentará el proyecto “Todos ganamos si somos responsables”, en el que el cobro por el recogido dependerá de cuánto reciclen los jayuyanos.


💬Ver 0 comentarios