Salvatore afirmó que no se dio cuenta de que la ventana estaba abierta por problemas de visión. (GFR Media)

Salvatore Anello fue negligente al colocar a la bebé Chloe Wiegand en la ventana abierta de un crucero, según la secretaria de Justicia Dennise Longo Quiñones, quien alega que un vídeo de las cámaras de seguridad de la embarcación sustenta la acusación del Ministerio Público.

La menor falleció al caer de sus brazos en el muelle de San Juan, por lo que Anello enfrenta un cargo de homicidio negligente.

El acusado expresó públicamente que desconocía que la ventana estaba abierta y que no se percató porque tiene problemas de visión.

El vídeo, que fue publicado en las redes sociales, presenta desde distintos ángulos a Anello caminando hasta el ventanal con la bebé, cómo se inclina sobre la baranda, a donde luego sube a la menor, que instantes después se le cae de los brazos.

Longo Quiñones indicó que desconoce cómo el vídeo se filtró a los medios de comunicación, pero enfatizó en que esas imágenes demuestran que el Ministerio Público tiene razón en el cargo de delito menos grave presentado contra el hombre.

"Una revisión cuidadosa de ese vídeo confirma, sin embargo, que Salvatore Anello es culpable de homicidio negligente como fue acusado", sostuvo Longo Quiñones en declaraciones escritas.

"La evidencia recopilada en este caso corrobora su responsabilidad criminal. Esperamos que la familia de Chole coopere con nuestros procedimientos y que la justicia prevalezca en este caso con una convicción", agregó.

En declaraciones escritas a medios en Estados Unidos, la familia de la niña cuestiona a las autoridades puertorriqueñas por qué el pietaje fue divulgado?. "¿Por qué continúan infligiendo angustia emocional atroz a nuestra familia? ¿No hemos sido castigados lo suficiente con la pérdida de Chole?".

En entrevista con el periódico Indianapolis Star, el abogado local de Anello, José Pérez Ortiz, aseguró que el vídeo de las cámaras de seguridad es consistente con la versión de su cliente.

"Mi cliente pensaba que la ventana estaba cerrada", sostuvo Ortiz. "Nada en el vídeo es inconsistente".

En la pasada vista del caso, Ortiz adelantó que presentaría como testigos de la defensa a peritos en reconstrucción de escenas, así como médicos para validar la condición de salud de su cliente.

En una demanda civil contra Royal Caribbean, empresa dueña del crucero, la representación legal de la familia Wiegand plantea, además, que el lugar del incidente no tiene letreros advirtiendo a los pasajeros sobre el hecho de que las ventanas pueden estar abiertas.

En el caso criminal, Anello se expone a una sentencia fija de tres años de prisión en caso de que sea encontrado culpable, aunque el tribunal podría permitirle cumplir la condena en probatoria.

Tanto la defensa como la fiscalía han negado que haya negociaciones o alguna oferta para que Anello se declare culpable.

La próxima vista está pautada para el 27 de enero, cuando se espera que se fije fecha para juicio.


💬Ver 0 comentarios