El Seminario Conciliar de San Idelfonso se construyó en 1832 (semisquare-x3)
El Seminario Conciliar de San Idelfonso se construyó en 1832. (GFR Media)

La Arquidiócesis de San Juan confirmó hoy, miércoles, que puso en venta el edificio del Palacio Arzobispal y el Seminario Conciliar de San Idelfonso, ubicados en Viejo San Juan, con el fin de crear un fondo que cumpla con el pago de las pensiones que adeuda a los empleados retirados de los colegios católicos.

Desde agosto de 2018 la Arquidiócesis enfrenta un proceso de quiebra tras adeudar a sus acreedores más de $16.1 millones.

En las estructuras históricas en venta están localizados el archivo arquidiocesano y el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y del Caribe, respectivamente.

“Entre mantener un edificio y crear un fondo para los pensionados, la decisión es sumamente fácil. La Arquidiócesis de San Juan no es rica monetariamente, es una iglesia particular rica en bendiciones, en fe, esperanza y ayuda al necesitado, no en dinero”, sostuvo la oficina de prensa de la Arquidiócesis en declaraciones escritas enviadas a El Nuevo Día sin especificar el valor de las propiedades.

Con el plan que propone crear la Arquidiócesis se beneficiarían 184 maestros, empleados y exempleados de la Academia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, la Academia San José y la Academia San Ignacio de Loyola que participaron en el plan de pensiones de las escuelas católicas de la Arquidiócesis de San Juan y cuyas pensiones fueron eliminadas en 2016.

Los empleados demandaron a la Arquidiócesis, al arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, y al Fideicomiso del Plan de Pensión de Empleados de Escuelas Católicas reclamando una deuda de $4.5 millones por beneficios adquiridos.

Según las expresiones, la decisión de la venta fue tomada por el Consejo de Asuntos Económicos de la Arquidiócesis y el Colegio de Consultores.

Este medio supo que existen varios interesados en comprar las instalaciones para desarrollar un hotel.

La Arquidiócesis no rechazó esta información y estableció que “una vez se culmine y realice la compraventa de dichas facilidades, los nuevos titulares harán uso del mismo de conformidad con la normativa que nos permite vender propiedades y de acuerdo al derecho canónico”.

Por tratarse de estructuras que pertenecen a la Iglesia católica, el Vaticano deberá aprobar la transacción.

Asimismo, estas instalaciones están protegidas por la Oficina de Conservación Histórica.

Lucharán por quedarse

El Seminario Conciliar de San Idelfonso, ubicado en la calle Cristo, fue construido en 1832 y desde el 1985 es sede del Centro de Estudios Avanzados.

Las facilidades que eran unas ruinas fueron rescatadas por el historiador Ricardo Alegría, fundador de la institución universitaria.

El presidente de la Junta de Síndicos, Eduardo Rodríguez, dijo que ya tenía conocimiento de la posibilidad de la venta del edificio y anticipó que lucharán por permanecer en las instalaciones.

Según Rodríguez, el último contrato de arrendamiento que firmaron el Centro y la Arquidiócesis fue en 2009 y se supone que se renovara en octubre de este año.

“Se supone que sean contratos renovables, la última vez fue en el 2009 y toca renovar en el 2019, pero ellos no quieren renovar”, sostuvo en una entrevista telefónica con El Nuevo Día.

Hasta el momento no tienen una opción en caso de que tengan que mudarse.

El presidente del ente rector de la universidad aseguró que como la Arquidiócesis está en proceso de bancarrota, toda transacción deberá pasar por el Tribunal de Quiebras.

Ante ese panorama, indicó que los abogados del Centro están solicitando tener participación en el proceso de quiebra, ya que consideran que la institución “es uno de los afectados”.

“No entendemos por qué no se protegió al Centro y se incluyó en la quiebra. Ellos no pueden tomar ninguna decisión de venta sin el aval del Tribunal de Quiebras. Por eso nuestros abogados están pidiendo que nosotros podamos participar de esos procesos”, aseguró el cirujano de profesión.

Esta no es la primera vez que la Arquidiócesis busca sacar la universidad de las instalaciones, pues según Rodríguez, recientemente encontró una carta de 2001 donde el arzobispo solicitó la estructura a Alegría.

Aunque el presidente dijo que la relación entre la universidad y el arzobispo es una de cordialidad, sostuvo que “dará la pelea” para proteger a la sede.

“Nosotros somos un centro de la comunidad en San Juan, más que una universidad en San Juan. Nosotros somos parte del alma de San Juan y no vamos a dejar que desaparezca”, estableció.

Sobre la posibilidad de que el Centro sea despojado de su sede para dar paso a la construcción de un hotel, Rodríguez dijo que solicitaron a la Junta de Planificación y a la Oficina de Conservación Histórica la evidencia de que el Seminario Conciliar de San Idelfonso está protegido por ley.

“Esa es otra traba que le ponemos. Los hoteles destruyen paredes, hacen una piscina en el patio, ese tipo de cosas. Nosotros creemos en el desarrollo de San Juan, pero atemperados a toda la realidad histórica y a todas las gestiones de preservación arquitectónica de preservación que se hizo”, puntualizó.

Rodríguez también recordó que cuando Alegría comenzó a trabajar en la restauración del lugar las instalaciones estaban abandonadas, contrario a lo que es hoy.

La universidad cuenta con una biblioteca pública y hasta un laboratorio de arqueología en el sótano de la estructura colonial.

El riesgo de perder la sede de la universidad se produce en un momento de cambios profundos en la universidad.

La Junta de Síndicos se renovó en diciembre y con eso el rector de la universidad, Miguel Rodríguez, renunció a su cargo esta semana tras 15 años dirigiendo el centro educativo.

Se espera que en abril la universidad comience el proceso de acreditación de la Middle States Commission.


💬Ver 0 comentarios