(GFR Media)

La Cámara de Representantes aprobó esta tarde, a viva voz, un proyecto que establece un tope a pagar a los comerciantes sobre el impuesto al inventario por los próximos cinco años.

El Proyecto de la Cámara 2443, que fue enmendado considerablemente en sala, congelará hasta el 2024, con una especie de tope, los pagos por este gravamen en el que incurren los comerciantes utilizando como punto de referencia lo que pagó el 15 de mayo de 2019.

En teoría, esto permitiría que un comerciante pueda aumentar su inventario sin que las importaciones adicionales le cuesten más.

Preguntado sobre si el sector privado acepta este lenguaje, el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Antonio Soto, se limitó a decir que hoy tuvo comunicación con varios de sus representantes.

"Lo ideal para Puerto Rico es que se elimine en su totalidad el impuesto. Lo ideal es eliminarlo porque desalienta que Puerto Rico tenga los abastos necesarios, pero ya representa (el impuesto) unos ingresos con el que cuentan los municipios. Eliminarlo socavaría sus servicios", dijo a El Nuevo Día el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, Antonio Soto.

Con este mecanismo se le garantizan a los gobiernos municipales $220 millones anuales.

Soto indicó que no ha habido discusiones recientes con el Senado sobre el lenguaje del proyecto. El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, ha dicho que no eliminará el impuesto si no se identifica un mecanismo que sustituya ese dinero.

El presidente de la Asociación de Comercio al Detal, Iván Báez, rechazó la idea de que se estableciera un tope sobre el pago del gravamen cuando El Nuevo Día le preguntó sobre el asunto el viernes pasado.

“No es una alternativa para nosotros. Hay unos modelos que sencillamente…. hicimos una recomendación como Asociación de Comercio al Detal (Acdet) porque el proyecto, como está en estos momentos, no nos resuelve el problema. Hay que mirar otras alternativas”, dijo Báez ayer al salir de una reunión en La Fortaleza.

Báez, uno de los líderes más vocales en contra del impuesto al inventario, al que describe como un “nefasto impuesto”, es presidente de Acdet y también director de asuntos públicos de Walmart.

Según representantes del sector empresarial en el país, la razón por la cual Puerto Rico no cuenta son suficientes abastos en diversos productos -situación que se puso sobre manifiesto tras el paso del huracán María-, está directamente relacionado a este impuesto. El pago, un gravamen sobre toda la mercancía almacenada, le genera $220 millones anuales al Centro de Recaudación de Impuestos Municipales (CRIM).

Otras figuras ponen en duda el verdadero beneficio de la eliminación del impuesto ya que no existe ninguna garantía de que los comercios necesariamente importarán más mercancía al no tener que pagar por el gravamen.


💬Ver 0 comentarios