Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico. (GFR Media)

La Escuelade Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR) investigará las convicciones erróneas en Puerto Rico, con el objetivo de lograr la libertad para los inocentes que han sido injustamente encarcelados, así como recomendar cambios al sistema penal que logren evitar estas fallas.

Pese a que en Puerto Rico no existen cifras de convicciones erróneas, la decana de la Escuela de Derecho, Vivian Neptune Rivera, reconoció que “hay muchas personas inocentes encarceladas”, un mal que pretenden subsanar con los $497,288 asignados por el Instituto de Justicia Nacional del Departamento de Justicia federal, para establecer el proyecto de pruebas ADN Post Sentencia.

Según la Ley de Análisis de ADN Post Sentencia, este es un recurso disponible para convictos por asesinato, agresión sexual, incesto, actos lascivos, agresión grave, robo, escalamiento, secuestro y restricción a la libertad agravada, en casos en los cuales no se hizo un análisis genético.

Desde que comenzó el programa hace tres semanas, una veintena de convictos y sus familiares se ha comunicado con los profesores de Derecho para pedir que su caso sea investigado. Madres y hermanos de reos han llamado llorosos para exponer la situación de su familiar, y a la facultad han llegado cartas de convictos, escritas algunas de ellas en papel de traza y con crayola.

“La peligrosidad de los delitos por los que están convictos no les permite ni siquiera acceso a un lápiz”, lamentó la licenciada Sharon Hernández, una de las coordinadoras del programa.

Los catedráticos a cargo del Proyecto ADN Post-Sentencia son conscientes no solo de que se trata de una de las poblaciones más marginadas, sino que muchas veces quienes son procesados no tuvieron los recursos económicos para costear su defensa.

“Si vamos a las cárceles, ¿cuáles son los rostros que vemos? Jóvenes negros, inmigrantes, un trasfondo de pobreza en la población encarcelada. El compromiso institucional de la Escuela de Derecho es mirar esa brecha tan grande de desigualdad”, puntualizó Neptune Rivera.

Los datos sobre convicciones erróneas son inexistentes en Puerto Rico, aunque se estima que, en Estados Unidos, entre 3 a 4% de los convictos son inocentes, dijo Hernández.

El déficit de estadísticas en Puerto Rico dificulta estudiar los datos demográficos de la población penal. “No hay estadísticas comparando la raza ni los recursos económicos con la comisión o gravedad del delito. Tampoco sabemos el nivel educativo o la región geográfica (de los convictos)”, mencionó Hernández.

La licenciada Liliam Rodríguez, quien también coordina Proyecto ADN Post-Sentencia, explicó que los estudiantes de derecho serán quienes investigarán los casos en búsqueda de prueba exculpatoria que no estuvo disponible o no se tomó en consideración al declarar sentencia. De existir esa evidencia, se presentará al tribunal junto a una solicitud para juicio nuevo.

Se trata de un proyecto en dos fases, pues no solo habrá investigación particular de los casos de los inocentes convictos que identifiquen, sino también investigación para evitar que ocurran este tipo de convicciones erróneas.

El coordinador académico del programa, Lcdo. José Nieto, indicó que una de las expectativas que tienen con las estadísticas, que se puedan recopilar mediante este proyecto, será analizar cómo la Policía de Puerto Rico hizo sus investigaciones criminales. “Como parte de la investigación de este delito, ¿se recopiló material genético? A lo mejor no se hizo o a lo mejor se hizo, pero no sabemos dónde está. Una vez lo encontremos (el material genético), ¿en qué estado está?”, mencionó a modo de ejemplo.

“Imagínense un convicto, que está solo en la cárcel, tratando de convencer a alguien de hacer todas estas cosas: ver cómo fue el juicio, qué evidencia hay. Sin dinero, sin recursos, sin poderse comunicar. Ahí, entramos nosotros”, agregó.

Los convictos, que entienden han sido procesados errónea e injustamente, o que conocen de la existencia de prueba exculpatoria para su caso, pueden llamar al (787) 999-9589 o escribir al correo electrónico: [email protected] La dirección postal es: Proyecto ADN Post Sentencia, Escuela de Derecho, Universidad de Puerto Rico, 7 Ave. Universidad, STE 701, San Juan, Puerto Rico 00925-2527.


💬Ver 0 comentarios