La gobernadora defiende su decisión de no trasladar a las víctimas del terremoto.

La gobernadora Wanda Vázquez Garced aseguró que, de ser necesario, usará todos los poderes que le confieren las leyes para trasladar a los refugiados del área sur a otro lugar más seguro.

Sin embargo, la primera ejecutiva afirmó que, hasta el momento, esa movilización no está dentro de sus planes porque, a su juicio, no hay un problema de seguridad.

“De haber una necesidad donde la seguridad de nuestro pueblo esté en riesgo, nadie debe tener la menor duda de que ejerceré toda mi autoridad para que cualquier persona que esté en un lugar que no sea seguro, lo vamos a mover. Le vamos a proveer un lugar adecuado y seguro. Pero, en este momento, no hay esa situación”, sostuvo la mandataria.

Agregó que cuenta con la autoridad de la Ley 20-2017, que creó el Departamento de Seguridad Pública y faculta al Estado a desalojar en caso de peligro inminente.

Hasta hoy, 8,023 personas permanecían distribuidas en 30 refugios debido a la incesante actividad sísmica registrada al suroeste del país desde el 28 de diciembre.

El gobierno -con la asistencia de la Guardia Nacional y bajo la administración del Departamento de la Vivienda- instaló cinco campamentos base en Guánica, Peñuelas, Yauco, Guayanilla y Ponce.

Desde que comenzaron los sismos en el sur, incluido un terremoto de magnitud 6.4 el 7 de enero, ha aumentado consistentemente la cifra de refugiados. En esencia, son personas que perdieron su vivienda residen en un área vulnerable o tienen un impacto emocional y no quieren dormir en su casa, según ha dicho el gobierno.

Vázquez Garced hizo hincapié en que los campamentos base tienen las instalaciones necesarias y adecuadas para los refugiados y que estos, a su vez, le han expresado personalmente que están bien en esos lugares.

La gobernadora resaltó, no obstante, que de los cinco campamentos base, solo el de Guánica está completado en un 100%, y el resto está entre un 90% y 95% listo. Puntualizó que el problema que han confrontado es la falta de toldos.

Explicó que su decisión de dejar a los refugiados en el sur está cimentada en lo que le han dicho los alcaldes en los pueblos afectados, el insumo de los refugiados y la opinión de “expertos”.

Vázquez Garced dijo que igualmente se guió por la información que recibió de la Red Sísmica, de la organización Movimiento Fuerte de la Universidad de Puerto Rico, del Servicio Geológico de Estados Unidos y del especialista en sismos proveniente de California Kit Miyamoto.

“Tenemos una persona ajena que vino y evaluó la situación”, sostuvo Vázquez Garced, en conferencia de prensa en La Fortaleza, tras reunirse con legisladores de la mayoría del Partido Nuevo Progresista y los portavoces del Partido Popular Democrático.

La decisión del gobierno contrasta con las recomendaciones del geomorfólogo José Molinelli y exdirectores del ahora Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, como Ángel Crespo y Nazario Lugo, quienes han recomendado trasladar a los refugiados a una zona segura lejos de los epicentros.

Argumentan que dejar a los damnificados en la zona sur y prestar ayuda allí es un peligro.

La gobernadora, en cambio, dijo que su decisión no fue una “infundada”. Reconoció que, en el gobierno, no había un plan para terremotos. “Así que nos estamos enfrentando nosotros, como pueblo, a responder de la manera adecuada para todos nuestros ciudadanos”, enfatizó.

Reiteró su llamado a las miles de personas que permanecen en campamentos informales para que acudan a los albergues oficiales establecidos por el gobierno.

“Es importante, por favor, para que podamos llegar a ellos y darle las ayudas, que se comuniquen con Manejo de Emergencias para que podamos identificar dónde están esas personas, dónde está la necesidad y que obviamente podamos llegar. Si no conocemos la existencia de la necesidad en algún lugar, pues se nos dificulta”, dijo.

El senador independiente, José Vargas Vidot, quien estuvo en la reunión, dijo “que en menos de una semana ya han visitado 17 campamentos informales”. “Más del doble de lo que informa el gobierno”, sostuvo.

“Hay otro elemento que no se ha mencionado aquí, que es el vandalismo. Las personas, entonces, se quedan afuera (velando su propiedad)”, añadió el senador.

Al salir de la reunión, los portavoces de la minoría del PPD, Rafael “Tatito” Hernández y Eduardo Bhatia, dijeron que, en el encuentro, hubo quejas de representantes novoprogresistas -que supuestamente quedaron sin ser atendidas- en torno a la falta de ayuda a los pueblos de la zona montañosa afectados por los temblores.

Al ser abordada sobre ese particular, la gobernadora ripostó argumentando que toda necesidad debe ser canalizada “a través de Manejo de Emergencias”. “Hay un orden para todo”, subrayó.

Entretanto, el senador Juan Dalmau y el representante Denis Márquez, del Partido Independentista Puertorriqueño decidieron no acudir a la reunión.


💬Ver 0 comentarios