La Guardia Nacional estará en los aeropuertos Luis Muñoz Marín, en Isla Verde; Rafael Hernández, de Aguadilla; Mercedita de Ponce; José Aponte de la Torres, de Ceiba; y Fernando Ribas Dominicci, en Isla Grande. (Suministrada)

Miembros de la Guardia Nacional comenzaron hoy la inspección e instalación de equipo dentro del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, en Isla Verde, para monitorear a los pasajeros que entren al país de modo que se pueda identificar si alguno presenta síntomas asociados al coronavirus COVID-19.

El secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Osvaldo Soto, destacó que se prevé que la Guardia Nacional comience hoy mismo a realizar los cernimientos.

“La Guardia Nacional iniciará sus áreas de evaluación médica en los terminales A, B y C en el Luis Muñoz Marín. Personal de la Guardia Nacional estará preguntando a pasajeros sobre su estado de salud, tomarán lecturas de temperatura corporal. De no haber ninguna situación, podrán pasar al área de recogido de equipaje”, indicó Soto.

El ayudante general de la Guardia Nacional, el general José Reyes, indicó que han estado en conversaciones con el ex cirujana general de los Estados Unidos, Antonia Coello de Novello, para que esta aconseje sobre las estaciones que ubicarán, además, en los aeropuertos Rafael Hernández, de Aguadilla; Mercedita de Ponce; José Aponte de la Torres, de Ceiba; y Fernando Ribas Dominicci, en Isla Grande.

El director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos, Joel Pizá, señaló que prevé que las áreas de cernimiento estén instaladas en todos los aeropuertos regionales para la próxima semana. Luego que se ubique la estación en Isla Verde, se ubicarán áreas en Aguadilla y Ponce ya que reciben vuelos directamente de varias ciudades estadounidense, y después se instalará el equipo en Isla Grande, que recibe muchos vuelos privados, y Ceiba.

Esto se sumará a otras medidas que ya se han tomado en los aeropuertos para reducir el riesgo de propagación del virus, como aumentar la limpieza y desinfección de las instalaciones, añadió.

La semana pasada entraron en vigor restricciones para la entrada a jurisdicciones estadounidenses de vuelos procedentes de Europa. Aunque hay excepciones a esas restricciones que permiten que entren ciudadanos estadounidenses, residentes y personas con visas, a la isla no pueden llegar vuelos procedentes de Europa, recordó Pizá. Estos vuelos deben llegar a uno de 13 aeropuertos designados en los estados.

Hoy entró en vigor una ampliación a esa directriz de presidente Donal Trump para restringir los vuelos de Inglaterra e Irlanda, indicó el director ejecutivo de Puertos.

“Todavía los Estados Unidos no ha anunciado que va a cerrar el espacio aéreo doméstico”, indicó Pizá. “Yo lo cerraría hoy, pero esa es una decisión que no está en manos del gobierno de Puerto Rico”, añadió.

La gobernadora también había anunciado que se establecerían puntos de cotejo de la Guardia Nacional en los muelles y terminales de lancha hacia las islas municipio. El domingo, tres cruceros optaron por desviarse hacia el estado de Florida luego que las autoridades locales advirtieran que los pasajeros y la tripulación no podría desembarcar en suelo puertorriqueño por varios días, hasta que se establecieran las estaciones del cuerpo militar para detectar síntomas en los individuos, indicó Pizá.

“Es importante destacar que de los cinco casos (positivos) de COVID-19 que tenemos, tres viene de esta industria (cruceros)”, sostuvo Pizá.

Hasta esta mañana, los únicos barcos en los muelles de San Juan eran un crucero vacío y una embarcación militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), detalló.

“Cruceros no van a llegar más a Puerto Rico hasta, como dice la orden, después del 30 de marzo. Aunque esto está sujeto a cambios según responda el pueblo al toque de queda y lo que sea la transmisión comunitaria (del virus)”, expresó.


💬Ver 0 comentarios