Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Mujer suplica por ayuda mientras el agua casi cubre su casa y varios caballos están a punto de ahogarse

Las autoridades rescatan desde tempranas horas de la madrugada a los residentes de Levittown que se refugiaban desde anoche en los techos de sus viviendas debido a la gigantesca y creciente inundación que cubre este complejo de urbanizaciones de Toa Baja tras el devastador paso del huracán María por la isla. 

Sin embargo, los esfuerzos no son suficientes por la falta de equipo. Por tal razón, Nino Correa, coordinador de Rescate de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, hizo un llamado a todos los dueños de botes de calado bajito o balsas inflables a que se unan como voluntarios a los esfuerzos de rescate. Dijo que deben llegar hasta la Oficina de Manejo de Emergencias Municipal en Toa Baja, donde se organizan los trabajos. 

Además, se informó que se gestiona la llegada al lugar de algún camión grande que pueda circular por las calles severamente inundadas, así como un helicóptero que alumbre las labores de rescate en la profunda oscuridad.

Correa destacó que en la zona afectada hay muchos ancianos que necesitan ser desalojados con premura. 

Los rescatados son trasladados al estacionamiento de la tienda Home Depot en el centro comercial Plaza del Sol, en Bayamón, porque no hay refugios disponibles. Las personas rescatadas son movilizadas en grupos pequeños en intervalos de 10 a 12 minutos en una guagua de la Guardia Nacional.

Milton Oquendo, inspector de la Policía estatal en Bayamón, oficial que está a cargo del operativo de rescate, les informó a los rescatados que si alguno se siente enfermo lo diga para llevarlo a un hospital.

Las personas, empero, indicaron que nadie les informó que iban a abrir las compuertas del embalse La Plata y que algo de tanta magnitud ocurriría en el complejo de urbanizaciones más grande de Puerto Rico.

La señora Elba Montalvo, de 78 años de edad, y su hijo Jorge Hernández están entre los rescatados. Hernández contó que su casa ubica en la Sexta Sección de Levittown y que hay otras personas allí en espera de ser rescatadas. Explicó que el agua entró a la residencia y que subía de nivel aceleradamente. Como su madre está en silla de ruedas y no puede subir escaleras, ninguno de los dos subió al techo de la residencia para protegerse. Ambos estaban mojados cuando llegaron al refugio improvisado.

Refugio improvisado en el centro comercial Plaza del Sol, en Bayamón. (José Karlo Pagán / GFR Media)

“Yo no podía dejarla a ella, ella no sube escaleras. Si se quedaba ella, nos quedamos los dos”, expresó Hernández.

En Levittown, se encuentran policías estatales en una patrulla que redirige el tránsito que intentan circular por el lugar, así como civiles particulares atentos a la dramática situación que viven las personas atrapadas.

Piden ayuda

Desde cerca de las 8:00 p.m. de ayer, las pocas personas que lograron comunicarse vía telefónica o por las redes sociales comenzaron a alertar de la tragedia.

Vecinos de la urbanización Lagos de Plata, en Levittown, Toa Baja, reportaron que tuvieron que hacer un desalojo vertical hacia los techos de sus hogares, luego que algunas calles comenzaran a inundarse debido a las lluvias provocadas por el paso del huracán María por la isla.

Según contó a través de una entrevista telefónica Ana Acosta, una de las vecinas afectadas, las calles 11 y 12 de la mencionada urbanización comenzaron a inundarse en horas de la noche. Ante este panorama, tanto ella como otros residentes intentaron salir, pero fueron detenidos por efectivos de la Guardia Nacional.

La mujer agregó que entre las personas que esperaban ser desalojadas hay adultos mayores y personas con impedimentos. Para agravar la situación, ha comenzado a llover sobre el área.

"La Guardia Nacional no nos dejó salir", acotó Acosta, antes de que se perdiera la comunicación.

De la misma forma, se ha reportado una situación similar en varias secciones de Levittown, por lo que las autoridades han comenzado a hablar de desalojar toda esa urbanización. Residentes de la 5ta Sección de Levittown relataron a elnuevodia.com que decidieron subir al techo cuando el agua les llegaba a la cintura dentro de la casa. Mientras esto sucedía, varias personas pidieron ayudar a través de las redes sociales. 

Este medio intentó comunicarse con el alcalde de Toa Baja, Bernardo "Betito" Márquez, pero no fue posible por los problemas de comunicación. De la misma forma, resultó infructuoso el intento de contactar a la oficial de prensa de Márquez, Brenda Mangual.

Operativo de rescate

Tras los reiterados llamados de auxilio de la ciudadanía, el gobernador Ricardo Rosselló llegó al área. Además, miembros de la Guardia Nacional y funcionarios de la Oficina Municipal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastre de Emergencias Médicas de Toa Baja (Ommead) comenzaron a desalojar a los vecinos de esa urbanización, confirmaron oficiales del cuartel de Amelia. De hecho, estos mismos policías le señalaron a este medio que a eso de las 10:00 p.m. dieron un recorrido por el área de Levittown y parecía “como si hubiera caído una bomba allí".

Estas inundaciones, según explicaron esos agentes, se deben a que las bombas de desagüe que hay en el área, que presutamente le pertenecen a Recursos Naturales, dejaron de funcionar ante el aumento del nivel del mar. Sin embargo, esa urbanización está ubicada entre las desembocaduras del río Bayamón y el río La Plata, cuyos caudales crecieron por las lluvias que trajo a la isla el huracán María.

Mientras, el director ejecutivo de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead), Abner Gómez, dijo a través de su cuenta de Twitter que ya habían enviado grupos de búsqueda y rescate.

Asimismo, el cuartel de Levitown confirmó que había varios sectores bajo agua. Sin embargo, no pudieron ofrecer detalles adicionales, pues el mismo cuartel está inundado y los policías no pueden salir. "El cuarto ya tiene como 5 pulgadas de agua y contando.Para decirte, estamos a 25 pies de la entrada, así que no se puede ni caminar", explicó el agente Ojeda, del mencionado cuartel.

Este caso no es el único que se ha reportado. En Las Piedras, unas seis a siete familias llamaron esta madrugada al centro de mando de la Oficina de Manejo de Emergencia Municipal (OMME) suplicando para ser rescatados cuando los vientos más fuertes del huracán María comenzaron a sentirse.

Mientras, una familia que hace dos meses había comprado una casa de concreto en la carretera PR-187 en Río Grande vivió hoy una pesadilla cuando el caudaloso río Espíritu Santo se le metió en su vivienda y los cuatro integrantes del grupo familiar tuvieron que brincar por una ventana para salvar sus vidas en medio del azote del huracán María.

Asimismo, funcionarios del municipio de Carolina rescataron esta tarde a unos 60 residentes de una comunidad que ubica en la parte posterior del Hospital San Fernando, que quedaron atrapados en una inundación.

El ojo del huracán María ntró a Puerto Rico a eso de las 6:15 a.m. por el municipio de Yabucoa con vientos de 155 millas por hora y salió este mediodía entre la costa de Barceloneta y Arecibo. Los vientos huracanados se desplegaron de inmediato por toda la isla, causando destrozos, inundaciones y devastación.


💬Ver 0 comentarios