Una de las residencias en Guayanilla, afectadas por el sismo de magnitud 5.8 reportada la mañana del 6 de enero de 2020 al sur de Puerto Rico. (Suministrada)

Ante el riesgo que representa para los residentes de hogares construidos sobre columnas o zancos que no son resistentes a terremotos, los dueños de ese tipo de residencia aún pueden modificar la estructura de sus hogares para fortalecerlas de cara a un evento sísmico de magnitud mayor.

De acuerdo con el ingeniero Ricardo López, experto en la construcción de estructuras sismoresistentes del Recinto de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), la única manera de proteger las casas y estructuras sobre zancos es construir paredes de hormigón armado entre las columnas que soportan el peso de la residencia.

“Básicamente lo que se propone es construirle paredes de hormigón armado en el primer piso para fortalecer ese piso, que es el peligro; hacer paredes en el primer piso y unirlas a las columnas que ya están hechas”, explicó el ingeniero.

Las recomendaciones de López forman parte de un folleto titulado “Casas en zancos” elaborado junto al doctor José Martínez Cruzado, también experto del RUM, enfocado en cómo reparar las casas construidas sobre columnas para fortalecer su resistencia ante terremotos.

“Hemos hecho estudios anteriormente en el recinto universitario de Mayagüez y hemos señalado muchas veces que hay muchas estructuras, casas y columnas en Puerto Rico que no aguantan un terremoto fuerte porque no han sido diseñadas de acuerdo a los Códigos (de Construcción) más recientes”, explicó el ingeniero.

Esas paredes de hormigón deben construirse de forma tal que aguanten el peso de la casa sin depender de las columnas.

“Como en el Código (de Construcción) de Puerto Rico especifica cuáles son las fuerzas de diseño para terremoto, uno calcula las paredes para que tenga suficiente espesor y refuerzo para que resista esos efectos, incluyendo el peso de la casa que tiene encima”, sostuvo el ingeniero.

Un fuerte temblor de magnitud 5.8 se registró en la mañana de este lunes al sur de Puerto Rico, un evento que provocó daños estructurales en varios municipios de la región.

“Las fotos que he visto son mayormente estructuras que estaban levantadas en columnas y como se ve la estructura ya en el piso, es difícil ver qué tipo de columnas tenían”, explicó López respecto a algunas residencias afectadas en el sur.

El ingeniero también observó imágenes de residencias con grietas en paredes de bloques, pero ese tipo de daños –explicó–, es común si la estructura está cerca de la zona donde ocurre un terremoto fuerte, como lo fue el de magnitud 5.8 reportado esta mañana. “No es un problema estructural, eso se repara y no es un riesgo de colapso”, indicó.

El comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, Carlos Acevedo, reconoció ayer que una de las preocupaciones es que en Puerto Rico hay alrededor de 150,000 viviendas enclavadas en zancos y que estarían en riesgo de colapsar si ocurre un terremoto de gran magnitud.

El ingeniero López indicó que uno de los problemas es que personas continúan construyendo casas sin la revisión de un ingeniero o arquitecto experto en determinar si la estructura es resistente o no a terremotos.

“La recomendación es que cumplan con el procedimiento de permisos del gobierno, que eso incluye el diseño y la inspección de ingenieros o arquitectos licenciados que sean conocedores”, manifestó el experto del RUM.

“Que por lo menos contraten a un ingeniero estructural o un arquitecto que la revise (la estructura), si tiene plano; si no tiene plano creo que deberían reforzarla, porque si no tiene plano me da la impresión que la han construido informalmente”, advirtió el ingeniero.


💬Ver 0 comentarios