Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La mayoría de las OSFL modificaron su oferta para ayudar en las necesidades inmediatas. (Ramón “Tonito” Zayas)

Días después del huracán María, salieron a la calle. Algunos limpiaron escombros, otros repartieron comida caliente o cajas de agua embotellada. Hicieron censos de las necesidades de los viejos que vivían solos, de las familias con niños, consiguieron combustible para que corrieran los generadores eléctricos de las égidas y, meses después, repartieron regalos navideños a los niños y niñas que correteaban por los pasillos de los refugios.


💬Ver 0 comentarios