Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El rector del recinto de Cayey de la UPR, Mario Medina, destacó que el presidente de la Junta de Supervisión Fiscal, José Carrión, mostró “receptividad” para discutir posibles cambios al plan fiscal de la institución

Los rectores de la Universidad de Puerto Rico (UPR) informaron hoy que el presidente de la Junta de Supervisión Fiscal, José Carrión, accedió a que esa entidad de educación sea considerada como un “servicio esencial”.

El anuncio se realizó después de que rectores de varios recintos se reunieran esta mañana con Carrión en sus oficinas privadas en Hato Rey para presentarle un plan fiscal confeccionado por la antigua Junta de Gobierno de la UPR y que actualmente desarrollan profesores del Recinto de Mayagüez y de otros recintos.

El rector del recinto de Cayey de la UPR, Mario Medina Cabán, catalogó como “positiva” la reunión, en la que también estuvieron presentes los representantes estudiantiles y del claustro ante la Junta Universitaria.

Medina Cabán destacó que, tras acceder a declarar a la institución como un servicio esencial, el presidente de la Junta mostró “receptividad” para discutir posibles cambios al plan fiscal de la institución.

“Fue positivo. Nos van a recibir el plan fiscal. Creo que amplió su visión en cuanto al rol que juega la universidad. Estipuló de entrada a la universidad como servicio esencial. Para mí, es un punto de partida importante en este proceso de la Ley PROMESA”, dijo Medina.

Agregó que “por ley, una vez identificas cuál es el servicio esencial, la jueza en Nueva York, Laura Taylor Swaintendría que asegurarse que el dinero necesario para ofrecer ese servicio esencial, se proteja”.

Según Medina Cabán, ahora le corresponde al gobernador Ricardo Rosselló hacer la petición ante el gobierno federal, pero desconoce aún si el Primer Ejecutivo tiene intención de hacerlo.

“Esa petición la hace el gobierno, canalizado a través de la Junta. Falta eso (la solicitud). Hay que preguntarle al gobernador”, comentó.

Medina Cabán señaló que Carrión estipuló la consideración de la UPR como servicio esencial después de que se le enfatizara en el valor que tiene para la economía y prestación de servicios en el país.

Resaltaron, por ejemplo, la aportación del Recinto de Ciencias Médicas en el sector de la salud.

“Nosotros proveemos un sinnúmero de residentes y de facultad que es pagada por la UPR, pero que está prestando servicio clínico en los hospitales del Estado”, dijo Ramón González, rector del RCM. “(Carrión) tenía conocimiento e indicó que estaba consciente de la labor del RCM y que compartía las expresiones que le acababa de dar”.

Según Medina Cabán, la estipulación de Carrión les dio "bastante tranquilidad". Por tal razón, en la reunión pudieron"plantearle otros asuntos, como las aportaciones que hemos estado haciendo en la reducción presupuestaria, que lleva ya casi $500 millones”.

Los recortes propuestos a la UPR alcanzan los $512 millones hasta el año 2020, comenzando con $202 millones para este año.

Para amortiguar el impacto de los $202 millones para este año, los rectores dijeron que se utilizarán unas partidas que estaban en reserva para deudas. Pero, al ser no recurrentes dichas partidas, comentaron que se necesita encontrar otras vías para enfrentar las reducciones de los años siguientes.

“(Carrión) dio la disponibilidad de que se trabajara con el recorte de $512 millones, pero que la universidad presentara una nueva propuesta”, dijo José Jiménez, representante estudiantil ante la Junta Universitaria, quien también estuvo en la reunión.

“Se le preguntó si la Universidad tenía que trabajar con esos 512 millones, dijo que sí, pero que la universidad podía presentar, dentro del plan fiscal, una nueva propuesta que generara ingresos”, añadió.

Tanto Medina Cabán, como el rector del Recinto de Humacao, José Manuel Encarnación González, enfatizaron en que la UPR está dispuesta a aportar, pero que obviar el rol que desempeña la institución en el ámbito económico y social podría tener un efecto peor para el país.

“Parte del plan fiscal que estamos proponiendo es que la reducción es a base del dinero nuevo que va a entrando con iniciativas que se han identificado en muchos de los recintos y medidas de eficiencia”, dijo Medina Cabán. “Son dos medidas importantes. No es cortar por cortar. El efecto va a ser devastador”.

A esto, Encarnación González abundó que “nuestro planteamiento es que el Estado no abandone el proyecto público educativo. Ha sido parte del histórico contrato social de este país. Si precarizamos el proyecto público, estamos irremediablemente dándole un golpe a la estructura social. Se va a ampliar el margen de desigualdad social en el país y eso no es lo que queremos”.

“Está demostrado que en aquellos municipios donde hay recintos universitarios, la economía se mueve mucho más ágilmente y la movilidad social es más robusto”, destacó.

Aunque se discutieron varios puntos de ese plan fiscal con Carrión, no le hicieron una presentación completa del mismo, pues todavía están en proceso de ser terminado.

El borrador del plan fiscal ya fue publicado, pero los rectores anticiparon que podría recibir modificaciones, pues todavía falta de ser presentado en algunos de los recintos de la UPR.

Aun así, reconocieron que el tiempo apremia y que necesitan que sea aprobado en “semanas” por la Junta Universitaria y la Junta de Gobierno de la UPR.

“(Carrión) dijo que estaba en disposición de reunirse con nosotros y nosotras una vez tengamos ese proyecto de plan fiscal que se está elaborando por parte de colegas universitarios de varios recintos”, manifestó Encarnación González.

Durante la reunión también surgió el tema comentado públicamente por Carrión en el pasado de que la UPR opere de manera similar a universidades públicas estatales de Estados Unidos.

“Aunque no estoy muy dispuesto a discutir temas filosóficos, sí nos escuchó y le planteamos que la tradición en Estados Unidos es que el estudiante pague o se endeude, pero que hay unas tendencias en varios estados donde esta perspectiva estaría en una etapa de cambio”, dijo Encarnación González.

“El caso de Puerto Rico es muy particular. La Universidad se concibe en la práctica como una herramienta fundamental para el desarrollo económico de la Isla”, afirmó. “Por eso no se pueden aplicar modelos de manera directa”.

Los rectores habían anunciado la semana pasada que tendrían esta reunión hoy, pero con la directora ejecutiva de la Junta, Natalie Jaresko, en vez de Carrión.

Medina Cabán indicó que “originalmente era con Jaresko. Aparentemente no estaba. El señor Carrión con gusto nos atendió”, a lo que Encarnación González agregó que Carrión “nos clarificó que está en Ucrania, que todavía no está de forma permanente en el país”.

La reunión no se llevó a cabo en la sede de la Junta fiscal federal, sino en la oficina profesional de Carrión en Hato Rey.


💬Ver 0 comentarios